Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

jueves, 17 de mayo de 2018

«Barcelona ja no es bona» - GIL DE BIEDMA

Foto: Català-Roca


                                                                    o mi paseo solitario en primavera




                                                                                                         A Fabián Estapé

                                                                                   Este despedazado anfiteatro,
                                                             impío honor de los dioses, cuya afrenta
                                                                                 publica el amarillo jaramago,
                                                                                    ya reducido a trágico teatro,
                                                                          ¡oh fábula del tiempo! representa
                                                                cuánta fue su grandeza y es su estrago.
                                                                                                                    Rodrigo Caro

En los meses de aquella primavera
pasaron por aquí seguramente
más de una vez.
Entonces, los dos eran muy jóvenes
y tenían el Chrysler amarillo y negro.
Los imagino al mediodía, por la avenida de los tilos,
la capota del coche salpicada de sol,
o quizá en Miramar, llegando a los jardines,
mientras que sobre el fondo del puerto y la ciudad
se mecen las sombrillas del restaurante al aire libre,
y las conversaciones, y la música,
fundiéndose al rumor de los neumáticos
sobre la grava del paseo.
Sólo por un instante
se destacan los dos a pleno sol
con los trajes que he visto en las fotografías:
él examina un coche muchísimo más caro 
-un Duesemberg  sport con doble parabrisas, 
bello como una máquina de guerra-
y ella se vuelve a mí, quizá esperándome,
y el vaivén de las rosas de la pérgola
parpadea en la sombra
de sus pacientes ojos de embarazada.
Era en el año de la Exposición.

Así yo estuve aquí
dentro del vientre de mi madre,
y es verdad que algo oscuro, que algo anterior me trae
por estos sitios destartalados.
Más aún que los árboles y la naturaleza 
o que el susurro del agua corriente 
furtiva, reflejándose en las hojas 
-y eso que ya a mis años
se empieza a agradecer la primavera-,
yo busco en mis paseos los tristes edificios,
las estatuas manchadas con lápiz de labios,
los rincones del parque pasados de moda
en donde, por la noche, se hacen el amor...
Y a la nostalgia de una edad feliz
y de dinero fácil, tal como la contaban,
se mezcla un sentimiento bien distinto
que aprendí de mayor,
este resentimiento
contra la clase en que nací,
y que se complace también al ver mordida,
ensuciada la feria de sus vanidades
por el tiempo y las manos del resto de los hombres.

Oh mundo de mi infancia, cuya mitología
se asocia -bien lo veo-
con el capitalismo de empresa familiar!
Era ya un poco tarde
incluso en Cataluña, pero la pax burguesa
reinaba en los hogares y en las fábricas,
sobre todo en las fábricas - Rusia estaba muy lejos
y muy lejos Detroit.
Algo de aquel momento queda en estos palacios
y en estas perspectivas desiertas bajo el sol,
cuyo destino ya nadie recuerda.
Todo fue una ilusión, envejecida
como la maquinaria de sus fábricas,
o como la casa en Sitges, o en Caldetas,
heredada también por el hijo mayor.

Sólo montaña arriba, cerca ya del castillo,
de sus fosos quemados por los fusilamientos,
dan señales de vida los murcianos.
Y yo subo despacio por las escalinatas
sintiéndome observado, tropezando en las piedras
en donde las higueras agarran sus raíces,
mientras oigo a estos chavas nacidos en el Sur
hablarse en catalán, y pienso, a un mismo tiempo,
en mi pasado y en su porvenir.

Sean ellos sin más preparación
que su instinto de vida
más fuertes al final que el patrón que les paga
y que el salta-taulells que les desprecia:
que la ciudad les pertenezca un día.
Como les pertenece esta montaña,
este despedazado anfiteatro
de las nostalgias de una burguesía.


martes, 15 de mayo de 2018

La adicción que Clint Eastwood adquirió tras su paso por España - Nieves Mira

Clint Eastwood, enganchado sin remedio al tabaco tras el rodaje
Clint Eastwood, enganchado sin remedio al tabaco tras el rodaje -
La carrera de Clint Eastwood no sería la que hoy es si, en su camino, no se hubiera cruzado con el director Sergio Leone. El ‘padre’ del spaghetti western no era muy conocido en Hollywood cuando empezó a rodar en España en 1963 «Por un puñado de dólares», y mucho menos lo era el actor estadounidense. Para entonces, Eastwood trabajaba en la serie de televisión «Rawhide», pero tenía un papel del que hasta él mismo estaba aburrido.

Mientras, en Europa, Leone, un apasionado de las películas del Oeste, ya daba sus primeros pasos para inaugurar un género propio tan importante que después influiría en otros directores como George Lucas, Martin Scorsese o Quentin Tarantino. Tras intentarlo con otras caras entonces más conocidas (Henry Fonda, Charles Bronson...), el papel fue a parar y a cambiar la vida de Eastwood, que vio, más que una oportunidad de saltar a la fama, la de pasar tres meses en la España de 1963 junto a su esposa. Su sueldo, de hecho, fue de apenas quince mil dólares.
«Por un puñado de dólares», que se rodó entre Madrid y Almería, fue la primera de la llamada «Trilogía del dólar» del director italiano. Completaron la serie «La muerte tenía un precio» y «El bueno, el feo y el malo». Leone, que se crió entre rodajes que los grandes estudios estadounidenses producían en Italia, rompió con las normas establecidas, como el Código Hays, que decía lo que se podía y lo que no se podía mostrar en pantalla y que funcionaba como autocensura para los creadores. Mostró, y con gran éxito, que un actor podía recibir una bala y morir en el mismo plano. Estaba inaugurando así una nueva forma de narrar y, también, de mostrar la violencia en el cine.

Un rodaje caótico
Eastwood encontró en España un rodaje «de locos» en el que se veían obligados a repetir las mismas tomas tres veces «por si acaso las perdían en el laboratorio» y en el que cada uno de los actores hablaba en su propio idioma. Los vecinos de los pueblos más recónditos de Almería, en pleno desierto, hacían de anfitriones al equipo de rodaje, que, tal y como recoge María Herreros en «Marilyn tenía once dedos en los pies», se vio obligado a aprovechar la grúa de otra grabación durante el parón de Semana Santa porque no podían costearse una propia.




Sergio Leone
Sergio Leone

Pese al caos y a la difícil relación que mantenían actor y director por aquel entonces, gracias a la oportunidad de Leone, Eastwood empezó a interpretar al Hombre sin nombre, que le cambiaría su futuro. Al director no le bastaba con cualquier cosa. Quería tanto realismo en su película que no dejaba a nadie moverse durante el día anterior al rodaje para que no enturbiaran la atmósfera, y convenció al actor para que comenzara a fumar pese a ser un concienciado antitabaco. Tampoco le bastaba con fumar tabaco «de verdad» durante la grabación: tenía que engancharse realmente para que no quedara falso, y así continuó durante varios años, adicto sin remedio al tabaco.
El puro, el poncho y el sombrero (que Eastwood se llevaba tras el rodaje para asegurarle de que no lo perdía, pues no tenían otro de repuesto) son la esencia del Hombre sin nombre, de un Eastwood que, muchos años más tarde, en 1992, dedicó a su «primer gran director» la exitosa «Sin perdón», una particular despedida al género del western al que lo aficionó, pese a todo el caos, el director italiano.

Acusado de plagio

Pero no todo fueron buenas noticias. Akira Kurosawa, tras ver la película, escribió a Leone para felicitarle por «su adaptación». Lo estaba acusando de plagiar «Yojimbo» (1961), y al final tuvo que cederle los derechos de distribución de su película en Japón. Según cuenta Herreros en su libro, solo con ese dinero ganó más que lo que jamás recaudó con su filme.
Una vez conseguido el éxito y el reconocimiento internacional, Leone pudo trabajar con los actores que realmente quería desde el principio. En la que es una de sus mejores películas, «Hasta que llegó su hora», dirigió, por fin, a Henry Fonda, acompañado por una magnífica Claudia Cardinale, que se convirtió en la primer mujer que tenía un papel complejo en uno de sus trabajos. El inicio de esta película está considerado como una de las mejores aperturas de la historia del cine.
Nieves Mira 

viernes, 11 de mayo de 2018

Voy a escribir un libro Luis Alberto de Cuenca.


Voy a escribir un libro que hable de las (poquísimas)
mujeres de mi vida. De mi primera novia,
que me enseñó el amor y las puertas secretas
del cielo y del infierno; de Isabel, que se fue
al país de los sueños con el pequeño Nemo,
porque aquí lo pasaba fatal; de Margarita,
recordando unos jeans blancos y unos lunares
estratégicamente dispuestos; de Ginebra,
que dejó a Lanzarote plantado por mi culpa
y fundó una familia respetable a mi costa;
de Susana, que sigue tan guapa como entonces;
de Macarena, un dulce que me amargó la vida
dos veranos enteros; de Carmen, que era bruja
y veía el futuro con ojos de muchacho;
de la red que guardaba los cabellos de Paula
cuando me enamoré de su melancolía;
de Arancha, de Paloma, de Marte y de Teresa;
de sus besos, que izaron la bandera del triunfo
sobre la negra muerte, y también de su helado
desdeén, que recluyó tantas veces mi espíritu
en la triste mazmorra de la desesperanza.
Voy a escribir un libro que hable de las mujeres
que han escrito mi vida.

 Luis Alberto de Cuenca.

Enlaces: 
" EL RESCATE "

viernes, 4 de mayo de 2018

PSICÓPUTA - Marisol Galdón



Me importa una mierda lo que pienses sobre mí o que mi rollo corte el tuyo. Ésta es mi historia. La historia que, por fin, me he decidido a perpetrar. Si eso altera o no tu sensibilidad me la suda por completo. Si no estás preparado para afrontarlo, allá tú. Yo ya te he avisado. Ahora, dos cosas, y más vale que prestes atención porque sólo te lo diré una vez: primera, si no lo tienes claro, aún estás a tiempo de retirarte; luego será inevitablemente tarde y deberás atenerte a las consecuencias. Y segunda, aquí la que lleva la batuta soy yo. ¿Lo has entendido? Bien, cuanto antes te quede claro, mejor. Y cuando eso suceda, más vale que no se te olvide: yo soy quien dicta las reglas.
          Lo siento, pequeña, pero esto es algo entre ellos y yo. Aunque no me importa en absoluto que sigas ahí. De hecho, lo que más me pone es hacérmelo con tías como tú... Mira, ¿sabes qué? Sí, quédate, puede que aprendas algo que te sea muy útil en el futuro, o en el presente, ¿quién sabe?
          En cuanto a ti, soplapollas, te diré, para empezar, que me pasé mucho tiempo intentando condescender con tipos como tú, tratando de ser razonable. Y lo peor de todo es que, en una época ya remota, hasta me esforcé por gustaros, por complaceros. Era capaz de hacer cualquier cosa con tal de conseguirlo. Oh, sí. Tan ciega estaba que mi objetivo principal siempre pasaba por obtener vuestra aprobación. Vuestra asquerosa e insignificante aprobación, ¿te imaginas? ¿Y para qué? Pues para acabar sometida a vuestros caprichos y mentiras. Siempre pendiente de las estúpidas valoraciones de tipos como tú, que no tenéis agallas para afrontar vuestra propia miseria. Me dais asco. Sí, tú también. No eres más que otro cobarde, parapetado tras la armadura de tu falsa seguridad. ¡Ja! Me río yo de tu seguridad, de tu virilidad decadente, de tus imposiciones absurdas y de tus cochinas mentiras. No sois más que un atajo de cretinos vulnerables, embusteros y retorcidos, dispuestos a traicionarme, traicionarnos, a la primera de cambio.
          Pero en lo que a mí respecta eso se acabó. Ya no me la vas a pegar más. Ahora soy yo quien manda. Y deberás obedecerme si no quieres lamentarlo. Soy capaz de todo con tal de darte una auténtica lección. Pienso llegar hasta el final. Y, escúchame bien, nadie, ¿me has entendido? ¡Nadie me lo va a impedir! Al fin y al cabo, ¿qué significa la vida de un mediocre más o menos? La vida es un valor que hay que saber ganarse y ya estoy más que harta de contemplar cómo desperdiciáis las vuestras impunemente. No estoy dispuesta a consentir que me arrastres por el lodo de tu incompetencia, directa al asqueroso hoyo de tu perdición. A partir de ahora, eso va a cambiar. ¡Voy a por ti!
          Oh, vamos, no pongas esa cara... Por ahora, no tienes de qué preocuparte. Todavía no ha llegado tu hora. Tranquilo, las cosas bien hechas llevan su tiempo. Claro que tú no tienes ni la más puta idea de lo que eso significa, ¿verdad? No eres más que un chapucero de mierda, como todos. Dispuesto a fingir que te intereso, a cambio de un buen polvo. ¡Salido hipócrita! Pues para tu información, te diré que, por el momento, me limito a observar. Hay overbooking de capullos a mi alrededor. Lo que ocurre es que no me sirve uno cualquiera. Quiero seleccionar bien a mis víctimas. Esa fase del proyecto no es tan aburrida como pensaba y me recrearé en ella tanto como me dé la gana.
          ¿Te gusta este carmín oscuro? Pues claro... ¿Cómo no te va a gustar? ¡Si sois todos iguales! Resulta tan fácil dar en la diana de vuestra debilidad, que siempre es la misma, sea cual sea vuestra condición. ¡Qué vulgares! Da igual que seáis listos o tontos, ricos o pobres, guapos o feos... Eso es lo de menos. La debilidad, esa debilidad tan babosa y decadente, es un rasgo común a todos. Está tirado poneros cachondos... Son escasas, muy escasas, las excepciones de los que no permiten que la bragueta interfiera en sus decisiones. Tan escasas que son casi inexistentes. Los demás, o sea, todos vosotros, tarde o temprano, sucumbís a los encantos de la primera idiota guarrona que se ponga a tiro. ¡Qué patéticos, por favor! ¡Dais pena! Te puedo asegurar que si algo no soy yo es idiota, mi tiempo es muy valioso y no pienso desperdiciarlo con cualquier gilipollas. En la cruzada que me he propuesto llevar a cabo, tan sólo tiene cabida un grupo muy selecto de hombres. ¿Has oído? ¡Hombres capaces de seducir a una mujer como yo! Dispuesta a dejarse seducir, claro... A mí, lo de seducir me resulta tan aburrido... Todo pasa por hacerte creer que eres tú quien lleva la iniciativa, eso halaga tu vanidad. ¡Vuestra vacua vanidad! Es entonces cuando te relajas y puedo hacer contigo lo que se me antoje. ¡Y vaya si lo voy a hacer!
          Como puedes comprobar, la naturaleza me ha dotado de un cuerpo muy a propósito para despertar el gozo. Un cuerpo de esos que tanto te gustan, ¿lo ves? Delgado pero con curvas, con un culo apretadito y un buen par de grandes tetas... ¿Has visto cómo son, mi amor? ¡Mira, mira cómo me las toco..! Así... así... Huumm, cómo se endurece mi pezón... ¿Te gustaría tocarlas, eh? Apuesto a que te mueres de ganas de pegarles un buen sobón... Sube, sube un poco más arriba hasta mi boca. Lo sé, es carnosa y sensual... Como todo mi cuerpo. Humm, tengo los labios un poco resecos... Mi lengua lo soluciona rápido, restregándose en ellos... Sí, es una boca que siempre os atrae. Soy capaz de hacer con ella muchas diabluras que te proporcionan placer. Sólo con que pasee, lentamente, la lengua por mis labios... así... ya te resulta excitante. ¿A que sí? Claro que no tanto como si me introduzco un dedo en la boca y lo chupo con ganas, frotando mi lengua, que no cesa de moverse, por toda su superficie... Y lo meto cada vez más adentro... Y lo saco... Y lo vuelvo a meter... Y lo vuelvo a sacar... Sin dejar de lamerlo... ¡Así! ¡Así! ¡Hummm, qué rico está! ¿Lo ves? Ay, sois tan simples. Está tirado excitar a memos como tú.
Marisol Galdón
PSICÓPUTA 2018


Fuentes:

jueves, 3 de mayo de 2018

EMBRACEABLE YOU Joan Margarit

Foto:Alfred Eisenstaedt
Es triste poner Gershwin sin poder abrazarte.
Somos el blanco y negro de una vieja película:
las parejas bailando, y los barcos de guerra
que han de zarpar al alba.

Quizá fui aquel muchacho que pereció en combate,
y tú aquella muchacha que nunca olvidaría la canción.
Vivimos en la sombra su mañana perdido
en oscuros bailables.

Pero hoy, aquella música se toca en los conciertos
y nadie ya la baila.

Hemos errado el tiempo, destruido los recuerdos.
La fiesta está acabando: guarda el último baile
-la luz de oro del saxo y una pieza de Gershwin-,
para cuando se acerque la hora
de embarcar en el buque de guerra.
Joan Margarit

Enlaces:
Ser vell

"Una fotografia colgada en la pared"
Nadal a Paris

martes, 1 de mayo de 2018

El escándalo de Eurovisión : 50 años de Serrat en Eurovisión





El 6 de abril se cumplieron 50 años desde que Massiel ganara Eurovisión en Londres quedando  por delante del gran favorito, Cliff Richard, después del escándalo originado por la sustitución de Joan Manuel Serrat.

En 1967, Serrat era un cantautor de la nova cançó catalana. Su representante desde septiembre de aquel año era José María Lasso (también mánager del Dúo Dinámico, por ejemplo), y éste firmó un acuerdo con una discográfica llamada Zafiro para comercializar toda la producción en castellano de Serrat.
Paralelamente, TVE estaba buscando representante al que enviar a Londres para Eurovisión 68, y como era costumbre en la época, hizo una selección entre discográficas, a las que pidió ideas. Zafiro propuso tres canciones: Nos falta fe, de Juan y Junior, El titiritero, de Serrat; y La,la, la, del Dúo Dinámico.
TVE anunció que Serrat sería el representante de España en el Festival de Eurovisión. En cuanto a la canción a interpretar  al final se decidió que "La, la, la" , al considerarse más festivalera. El tema  fue compuesto  por el Dúo Dinámico, quienes, sin embargo, al componerla tuvieron en mente algunos temas y el estilo poético por los que se habían destacado las letras de Serrat: el canto a las cosas sencillas de la vida: la madre, la tierra, el despertar de un nuevo día, la naturaleza.

El 8 de marzo, se emite un especial en TVE,titulado “Asi es…asi canta…asi compone Joan Manel Serrat”, este programa sirve para promocionar en televisón al recien nombrado representante de eurovisión.Canta 4 temas en catalán y los 3 , que hasta el momento había grabado en castellano.
La, la, la se grabó en Alemania en diferentes idiomas para la promoción internacional  con unos arreglos compuestos por Bert Kaempfert (que también había trabajado para Sinatra), aunque por temas fiscales los firmó el delegado de TVE Arthur Kaps..

Durante la grabación de la canción en Alemania, al representante de Serrat se le ocurre que pruebe a grabar una versión en catalán sobre la misma base musical. No tenían letra, pero Joan Manuel es capaz de improvisarla en el momento. Esto es una oportunidad de negocio para ambos, ya que como hemos dicho antes, la discográfica Zafiro (que se estaba haciendo cargo de todo el proceso) tenía los derechos en castellano. La versión catalana, por su parte, se vende a la discográfica  Edigsa (propietaria de los derechos de las canciones en catalán de Serrat), y ambas empresas lanzan sus discos, cada una en el idioma que le corresponde.

Mientras Serrat está de promoción por Europa cantando el La, la, la en programas de radio y televisión, en Barcelona las cosas empiezan a caldearse. Siempre ha sido un cantautor en catalán y sus fans y algunos miembros de la élite cultural catalana empiezan a presionar para que la interpretación sea en catalán. A su casa comienzan a llegar discos rotos y cartas con insultos y amenazas.

Desde Paris, El 25 de marzo, es decir, menos de dos semanas antes de su celebración (6 de abril),  Serrat envió una carta al director general de radio y televisión, en la que pide que acepte su renuncia a participar en eurovisión, si no es cantando el La,la,la…en catalan, su idioma. Serrat dá una rueda de prensa para explicar sus motivos y razones y todo eso , lleva a que se inicie una campaña brutal de toda la prensa ,en contra del artista,llegando a censurar la difusión de sus canciones  en TVE y RNE.

Cuenta ahora el carismático cantautor que “fue un decisión larga y muy meditada.Yo llevaba mucho tiempo hablando con la gente de TVE sobre la posibilidad de que eso podría ocurrir. Es más, ya habíamos grabado en Hamburgo distintas versiones de La, la, la en varios idiomas con el director musical] Artur Kaps y el arreglista Bert Kaempfert , para poder promocionar el tema en distintas televisiones europeas. Y una de las versiones que hicimos fue en catalán. Nadie me dijo nada oficialmente hasta unos días después, cuando en una recepción en Madrid me vino Rosón [director general en esa época de RTVE] y me dijo: ‘Oiga, Serrat, ¿usted quiere ser un artista internacional o provinciano?’ No le respondí, pero en ese momento lo vi todo clarísimo”.



 Zafiro, que ha hecho toda la inversión económica, se arruinaría, ya que no tendría los derechos de la canción eurovisiva en catalán, propiedad de Edigsa. Para salir del paso, el representante de Serrat tiene una idea: que cante la canción en castellano pero con una estrofa en catalán. Para los fans sería todo un logro, y para TVE una manera de dar una imagen moderna y tolerante de la dictadura, además de que así Zafiro no perdería la inversión.
La versión más extendida —y que Serrat nunca ha negado— sobre a qué se debió este insólito hecho es que Serrat había decidido no cantarla si no podía hacerlo en catalán, a modo de plante que pretendía llamar la atención sobre la situación marginal en la que se mantenía a la lengua catalana en los años de la Dictadura. Al parecer se trataba de que Serrat cantara un verso de la canción en catalán durante el festival, la mejor manera de conseguir eso sería decir que exigía cantar toda la letra en catalán para, más tarde y tras una supuesta negociación con las autoridades, llegar a un compromiso que le permitiera al menos cantar el ansiado verso.



Parece ser que a Franco no le gustó nada la idea, lo que le valió a Serrat un prolongado veto en la radio y la televisión nacional.
TVE y Zafiro se reúnen para elegir a otro cantante que tenga contrato con la discográfica para que se encargue de cantar el La, la, la en Londres. Las dos opciones son Marisol (que lo rechaza) o Massiel, que estaba de gira en México y a la que convencen rápidamente.

El "La, la, la" se va a cantar en castellano, Massiel va a sustituir a Serrat; vuelve a España, graba la canción sobre el playback musical que se hizo en Alemania para Serrat y se dispone a ir a Londres. Pero en TVE están aterrados por si, después de la polémica y de haber hecho que la BBC cambiase todos los programas y materiales promocionales, quedan en mala posición. Así que, la gente se pone en movimiento. Hay que tocar todos los resortes: Intereses, amistades, presiones, etc. Un personaje de la Casa sale en avión para Belgrado a fin de tener una entrevista con Olga Botsikovich del diario Polik, con la que previamente ha hablado quien puede hacerlo. La casa discográfica se encarga de Italia y Francia, con cuyos jurados tiene buenas conexiones.

Paralelamente, el Régimen censuraba a Serrat . Cumpliendo órdenes más o menos solapadas, las tiendas especializadas retiraron sus discos de las estanterías –aunque seguían vendiéndolos bajo cuerda–. Las emisoras públicas y un buen número de privadas dejaron de "pinchar" sus temas, y TVE le incluyó en su lista de individuos "non gratos" a la Casa.

"No fue una anécdota, fue algo muy duro... Bastaba que dijeras: o canto en catalán, o no canto, para que automáticamente fueras condenado y se estableciera contra ti un auto de fe. Te esperaba la hoguera. De hecho, en varios lugares del Estado español fueron quemados mis discos, y en algunas emisoras oficiales los inutilizaron con cinta adhesiva... Estuve seis años sin aparecer en TVE, y durante bastante tiempo hubo sobre mis actuaciones la amenaza cierta del boicoteo. Fue una época dura. Pero la vida es muy curiosa. De esta situación tremenda surgieron mis viajes a América y el descubrimiento de un mundo que para mí ha sido fundamental." (Declaraciones de Serrat sobre el asunto)

Fue un pequeño terremoto que sacudió al régimen franquista a escala popular, sin duda. Sobre todo por su repercusión mediática, por la entidad de sus protagonistas y por su trasfondo político. Y es que no solo el aficionado de Joan Manuel Serrat sino prácticamente cualquier ciudadano de la España de 1968 tuvo conocimiento de lo que pasó aquel año, en buena medida porque Televisión Española monopolizaba el contenido de los receptores del ciudadano televidente y, también, porque el Festival de Eurovisión era un acontecimiento anual de seguimiento masivo.

Las consecuencias de esa decisión ya son conocidas. Las reacciones públicas del establishment y aledaños fueron innumerables y motivó una represalia personal  y profesional contra Serrat que le obligo. a marchar a París y después a México, exiliandose para poder vivir y trabajar ya que en España le hicieron un boicot brutal, tuvieron que pasar 6 años para que en 1974, la televisión pública española le levantó el veto con un programa especial titulado  A su aire” grabado en el Casino de la Aliança del Poble Nou de Barcelona.

Serrat comenzó a escribir canciones cuando el hecho de escribir en catalán representaba una definición de pueblo y una herramienta de lucha antifranquista. Su evolución responde a su voluntad de comunicarse y acercarse a las cosas, de reconocer que lo uno no es enemigo de lo otro. “Cuando me han preguntado cómo me sentía más a gusto, lo tengo muy claro: canto y escribo en aquello que le molesta al otro que yo haga. Si alguien me prohíbe cantar en catalán, inmediatamente canto en catalán, si a alguien le molesta que cante en castellano, inmediatamente canto en castellano. Para mí es algo tan natural como que las uñas crecen“.


El Noi del Poble Sec, veterano en su dni, inconformistamente joven en su juicio crítico ha sido tildado de fascista hace unos meses cuando cuestionó el 1-O,  cree que la percepción que tuvo la gente hace ya medio siglo de aquellos acontecimientos “dependió mucho de qué medios leían, algo que sigue prevaleciendo en la actualidad aunque de otra manera”. Y se reafirma en lo que ha  repetido desde hace decenios: “pienso que era una oportunidad importante para movilizar el problema en Catalunya, y de que en el resto de España la gente fuese consciente de aquí convivíamos y convivimos gentes de formaciones y culturas diferentes”. No hace mucho completaba esta visión en el programa El intermedio : “dejarme cantar una canción en catalán en un festival internacional pensaba que era un buen negocio para el régimen (...) hubiera sido una muestra al mundo de que España respetaba su diversidad cultural, siendo mentira que la respetaba, pero hubiera sido de un Gobierno inteligente”.