Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

martes, 20 de noviembre de 2018

lo real para Miguel Ángel Arcas


Miguel Ángel Arcas. - Foto: MIGUEL ÁNGEL MOLINA (EFE)

Se equivocan quienes piensan que lo real no hay que inventarlo.
Miguel Ángel Arcas

lunes, 19 de noviembre de 2018

Lamentación del sin techo. Allen Ginsberg.


Perdona, amigo, no quise molestarte
pero volví de Vietnam
donde maté a un montón de caballeros vietnamitas
algunas damas también
y no pude soportar el dolor
y de miedo cogí un hábito
y pasé por la rehab y estoy limpio
pero no tengo lugar donde dormir
y no sé qué hacer
conmigo ahora mismo
Lo siento, amigo, no quise molestarte
pero hace frío en la calle
y mi corazón está enfermo solo
y estoy limpio, pero mi vida es un desastre
Tercera Avenida
y calle E. Houston
en el paso peatonal bajo el semáforo en rojo
limpio tu parabrisas con un trapo sucio
Allen Ginsberg


Homeless compleynt


Pardon me buddy, i didn't mean to bug you
but I came from Vietnam
where I killed a lot of Vietnamese gentlemen
a few ladies too
and I couldn't stand the pain
and got a habit out of fear
I've gone through rehab and I'm clean
but I got no place to sleep
and I don't know what to
with myself right no

I'm sorry buddy, I didn't mean to bug you
but it's cold in the alley
my heart's sick alone
and I'm clean, but my life's a mess
Third Avenue
and E. Houston Street
on the corner traffic island under a red light
wiping your windshield with a dirty rag

Allen Ginsberg (EEUU, 1926 - 1997)

domingo, 18 de noviembre de 2018

"Su única arma era su chaleco médico" Ian Lee, Dominique vanHeerden




Esta es Razan al-Najjar, la enfermera voluntaria palestina a la que un francotirador mató  de un tiro en el pecho mientras asistía a los heridos de la manifestación de la #GreatReturnMarch en Gaza.

"Su única arma era su chaleco médico": palestinos lloran a enfermera muerta por fuerzas de Israel

Razan al-Najjar es una enfermera palestina que resultó muerta por el disparo de un francotirador durante las protestas del mes de Junio, más de 100 palestinos han muerto por fuego israelí El ejército israelí dice que está investigando la muerte de Razan
Razan al-Najjar es conocida por el mundo como la enfermera palestina que resultó muerta por el disparo de un francotirador.

Para sus padres, ella era una hija querida que murió a pocos cientos de metros de su hogar en Khan Younis, cerca de la barda que separa Gaza de Israel.

Las calles aledañas y las farolas están ahora adornadas con la imagen sonriente de su hija.

Su padre, Ashraf al-Najjar, acompaña a CNN por las escaleras que llevan a su departamento. El resto de la familia, su pequeño hogar ahora lleno de dolientes, se sientan incrédulos.

La madre de Razan, Sabreen, vestida completamente de negro, aprieta el chaleco médico de su hija bañado en sangre. Nos cuenta que Razan había sido voluntaria desde el inicio de las protestas, trabajando sin paga.
"Tenía miedo por ella, pero Razan nos dijo que no tenía miedo, ella se sentía obligada a ayudar y claramente llevaba un chaleco médico", dijo.

Sabreen dice que su hija "podía ser pequeña, pero era fuerte, y su única arma era su chaleco médico". Ashraf se sienta junto a su esposa en un silencioso estado de negación, de vez en cuando asintiendo con la cabeza. "Estoy protegida por mi chaleco", le decía a sus padres antes de salir a ayudar. "Dios está conmigo, no tengo miedo".
La muerte de Razan al-Najjar ocurrió tras varias semanas de protestas palestinas, conocidas como la Gran Marcha del Retorno, durante las cuales más de 100 palestinos han muerto por fuego israelí.


Ella es el segundo operario médico en morir. Más de 200 otros han resultado herido, de acuerdo con el Ministerio de Salud Palestino.

El ejército israelí dice que está investigando la muerte, y añadió que las fuerzas israelíes "trabajan constantemente para extraer lecciones operativas y reducir el número de víctimas en el área de la valla de seguridad de la Ribera Occidental".

"Quiero justicia para Razan", dijo Sabreen mientras saca un rollo de gasa del chaleco médico de su hija. "¡Aquí está su arma! Quiero que el mundo sepa que esta es el arma de Razan al-Najjar ... ¿Y esta es la identificación de una terrorista?", preguntó de forma retórica, mostrando la identificación médica que su hija llevaba al momento de su muerte.

Otro trabajador médico que estaba en el lugar ese día nos cuenta que vio al francotirador y que pidió a los otros tener cuidado. "Algunas personas en redes sociales dicen que a Razan le disparó un francotirador mujer. Yo vi al francotirador ... era un hombre", dijo Rasha Qudeih.

Los amigos de Razan y sus compañeros voluntarios dicen que la recordarán por su valentía y que ahora más que nunca continuarán con su trabajo.

Ian Lee, Dominique vanHeerdenr , CNN

sábado, 17 de noviembre de 2018

Otro tiempo vendrá - Ángel González


Otro tiempo vendrá distinto a éste.
Y alguien dirá:
«Hablaste mal. Debiste haber contado
otras historias:
violines estirándose indolentes
en una noche densa de perfumes,
bellas palabras calificativas
para expresar amor ilimitado,
amor al fin sobre las cosas
todas».
Pero hoy,
cuando es la luz del alba
como la espuma sucia
de un día anticipadamente inútil,
estoy aquí,
insomne, fatigado, velando
mis armas derrotadas,
y canto
todo lo que perdí: por lo que muero.


Ángel González

lunes, 12 de noviembre de 2018

La historia oculta de ‘Ciudadano Kane’ - ASTRID MESEGUER,




¿Qué se puede decir de Ciudadano Kane que no se haya dicho hasta ahora? 75 años han pasado ya desde su estreno el 1 de mayo de 1941 en el RKO Palace de Broadway, en Nueva York. La película, inspirada en la vida del magnate de la prensa William Randolph Hearst, consolidó a un jovencísimo Orson Welles como uno de los personajes más importantes de la historia del cine. Y es que tenía solo 25 años cuando protagonizó, escribió, dirigió y produjo esta historia que habla de la ambición, corrupción y poder, pero también de soledad y traiciones, de sentimientos heridos donde la falta de amor es clave para entender el comportamiento de Charles Foster Kane.

Ciudadano Kane ha estado liderando durante 50 años el top ten de la lista de las mejores películas de todos los tiempos de la prestigiosa revista Sight & Sound. Desde 2012 es Vértigo, de Alfred Hitchcock, la que ocupa la primera posición del ranking que confecciona cada década la publicación británica con la ayuda de 846 críticos, programadores y distribuidores.

El reputado crítico Roger Ebert sentenció que Ciudadano Kane se trataba, oficialmente, del mejor filme de la historia. El paso del tiempo no ha hecho más que avivar la fuerza de sus imágenes, el poder de su lenguaje narrativo con el uso de flash-backs, una puesta en escena espectacular con escenarios donde se aprecian los pequeños detalles, el uso de imágenes muy contrastadas y la insistencia de profundidad de campo, así como los grandes angulares y los largos planos secuencia, que supusieron una revolución en la estética cinematográfica y que ha tenido efectos inspiradores en obras posteriores.


El filme comienza con la muerte del protagonista. Kane fallece en soledad en su mansión de Xanadú, en plena decadencia personal. La última palabra que pronuncia es Rosebud. El misterio de su significado mueve al periodista Jerry Thompson (William Alland) a investigar sobre lo que esconde esa palabra. En su periplo, y a través de varias entrevistas a algunos de los allegados de Kane, reconstruirá su vida, sus glorias y miserias, pero sólo el espectador logra conocer al final cuál es el significado de Rosebud.
 Rodar la película no fue tarea fácil. Hearst intentó boicotearla y de hecho lo consiguió. Su estreno estaba previsto dos meses y medio antes pero se pospuso debido a las presiones ejercidas por el todopoderoso magnate de la prensa, que atacaría al filme en sus medios de comunicación e intentaría que la película no se distribuyese. Con motivo del 75 aniversario de la proyección de Ciudadano Kane, os desvelamos algunos episodios y datos curiosos que rodearon a esta obra maestra.

1. Total libertad creativa

Era la primera película de Welles, un joven ambicioso curtido en el teatro y la radio. Tuvo carta blanca para hacer lo que quisiera a pesar de no tener experiencia previa en el mundo del cine. Así se lo garantizaba el suculento contrato con los estudios RKO, que le convertirían en el cineasta mejor pagado y con mayor independencia de la historia del cine norteamericano. Welles se movió como pez en el agua durante el rodaje y se llevó consigo a sus compañeros del Mercury Theatre, entre ellos a su gran amigo Joseph Cotten.


Tres años antes, en 1938, había conseguido un éxito sin parangón con su discurso radiofónico de La guerra de los mundos de H.G. Wells. Fue una narración que causó el pánico entre los radioyentes, que dieron por cierta una invasión extraterrestre. A raíz de entonces , el artista de Wisconsin alcanzó la etiqueta de genio y su primer filme dejó constancia de su maestría como cineasta.

2. Polémica

La polémica que generó la cinta fue tal que RKO Pictures recibió ofertas monetarias para destruirla antes de su estreno público. Tras una negociación con los abogados de Hearst, la compañía cinematográfica presionó al director para que eliminara algunos fragmentos de la película. Una de las escenas eliminadas hacía referencia a la sospechosa muerte de Thomas Ince, un magnate del cine que falleció durante una fiesta de cumpleaños de Hearst.

3. ‘American’

Durante su producción, Ciudadano Kane fue conocida como RKO 281. En un principio la película iba a llevar por título American, pero el jefe de RKO George Schaefer sugirió cambiarlo por el de Ciudadano Kane. Orson Welles pensó en titular su película con el nombre de John Q.

4. El misterio de quién escribió el guión

Existe un debate abierto sobre la verdadera autoría del guión, que fue galardonado precisamente con el único Oscar de los nueve a los que aspiraba la película en la edición de 1942. El veterano guionista Herman J.Mankiewicz, gran bebedor y adicto al juego, había asistido a muchas de las fiestas que organizaba Hearst en Hollywood. Uno vez, el magnate negó su entrada a una de ellas, afirmando que tenía problemas con el alcohol. La veterana crítica de cine Pauline Kael publicó en 1971 en The New Yorker una investigación que apuntaba a que fue Herman quien escribió el guión del filme en un centro de rehabilitación alcohólica donde se le encerró para que cumpliera con la escritura del texto.


En Raising Kane la periodista desmitifica el papel que tuvo Welles en el guión y asegura que, pese a figurar en los créditos, no colaboró en una sola línea. Dicha postura no fue del agrado de muchos críticos y Peter Bogdanovich, cineasta y gran amigo de Welles refutó muchas de las afirmaciones de Kael. Charles Lederer, guionista y una de las fuentes de la periodista, insistió en que nunca se recurrió a la Screen Writers Guild para que arbitrase la cuestión de los créditos. En cualquier caso, la tendencia de Welles al egocentrismo le movió con frecuencia a desdeñar olímpicamente los aportes de sus colaboradores.

5. Secretismo en el rodaje

Welles mantuvo el plató cerrado, limitó el acceso al metraje y controló la publicidad de Ciudadano Kane para asegurarse de que la trama se mantuviese en secreto. Los primeros meses de filmación Welles alejó a los curiosos y a la prensa afirmando que estaban apenas ensayando, lo que dio resultado.


El rodaje se desarrolló entre el 29 de junio y el 23 de octubre de 1940 en el plató Paramount en Hollywood. También se rodó en el Parque Balboa y en el zoo de San Diego, así como en el Castillo de Oheka en Huntington (Nueva York).

6. El misterio de Rosebud

Rosebud es el gran secreto de la historia, la última palabra que dice Kane antes de morir y ha pasado a considerarse uno de los McGuffin más importantes de la historia del cine. Solo al final de la cinta el espectador conoce que Rosebud (”capullo de rosa” en español) es el nombre del trineo con el que jugaba Kane de pequeño, la imagen de una infancia añorada. Pero Rosebud es mucho más, en realidad era el apodo cariñoso que Hearst daba a las partes íntimas de su amante, la actriz Marion Davies, a la que intentó lanzar en vano al estrellato. En la película, Davies es presentada como una mujer frívola e interesada, pero lo cierto es que cuando Hearst se arruinó, ella le ayudó a superar la crisis vendiendo sus valiosas joyas.




Sobre Rosebud Welles aseguró que se trataba de un recurso para “arrancar” la historia. “El truquito de Rosebud es lo que menos me gusta de la película. No es más que eso, un truquito, y parece sacado de un libro de tercera sobre Freud para principiantes”, dijo.

Steven Spielberg compró el famoso trineo en una subasta en 1982 por 50.000 dólares. Cuando Orson Welles se enteró de esto, dijo: “Pensé que lo habíamos quemado”.

7. Gazapo

A lo mejor poca gente se habrá dado cuenta, pero la verdad es que Ciudadano Kane cuenta con un gazapo importante al principio de la película. Si Kane muere solo en su habitación ¿cómo es posible que la prensa esté intrigada por saber el significado de Rosebud, la última palabra que sale de su boca?. Cuenta la leyenda que hubo quienes se percataron del error antes del estreno de la cinta, pero Welles les pidió que no se lo contaran a nadie. Parece que los críticos no se dieron cuenta de este “error”, porque la película tuvo una abrumadora mayoría de opiniones positivas tras su estreno, aunque fue un fracaso comercial.

8. Inspiración

Orson Welles afirmó que, antes de realizar Ciudadano Kane, se había preparado viendo la cinta La diligencia (1939) de John Ford unas 40 veces. Se encerró en su casa y observó el mítico western cada vez con un técnico diferente con tal de aclarar dudas y tener claro cómo iba a plantear su historia. Así, cuando se presentó en el set de rodaje, sabía realmente lo que quería para su película.


9. Negativos perdido

Los negativos originales de la película se han perdido. Fueron destruidos durante un incendio en los años 70. Asimismo, todo el equipo que formó parte del filme ha muerto. Kathryn Popper, la última actriz que permanecía aún con vida, falleció en 2016. Popper sirvió de asistente personal de Orson Welles y era la que pronunciaba la famosa frase “¿Qué es Rosebud?”.

10. Rodaje accidentado

Welles se lastimó el tobillo en mitad de la producción mientras rodaba la escena en la que Kane persigue a Jim Gettys por las escaleras. Durante dos semanas tuvo que dirigir la película sentado en una silla de ruedas, una situación que no ayudó a reducir las extenuantes jornadas de grabación diarias, que en ocasiones duraban hasta 18 horas.

La Vanguardia 01/05/2016 



Fuentes:


sábado, 10 de noviembre de 2018

LOS ESPEJOS - Karmelo . Iribarren



No los domésticos, 
estratégicamente dispuestos 
para que te digan siempre 
lo que quieres oír, 

sino los otros, 
los que no tienen dueño, 
los de los bares, 
los de los comercios, 
los de los vestíbulos de hotel,

 esos son los que te dicen la verdad: 
que no eres nada, nadie, 
en realidad, 

 sólo uno más 
que pasaba por allí.

Karmelo Iribarren


Enlaces:
Las estaciones

jueves, 8 de noviembre de 2018

Manuel Garrido. El "despertar" de las sevillanas




Manuel Garrido es probablemente el autor de sevillanas más trascendente del último medio siglo. Su repertorio de letras han alcanzado fama mundial las” Sevillanas del Adiós”, “Pasa la vida”, “Sevilla se nos va”,” En Libertad” pero las más emblemáticas son las Sevillanas del adiós, compuesta en colaboración con ManuelMelado y cantadas por los Amigos de Ginés en 1975. El éxito de esta sevillana fue instantáneo, 
convirtiéndose en un clásico del género. Con todo, su obra musical más conocida es «La Misa del Alba», cuya salve final se ha convertido en un clásico en el Rocío. Fue autor asimismo de libros y numerosos pregones. Hermano de la Esperanza de Triana, también compuso la salve marinera de esta Hermandad.



Su repertorio de letras han alcanzado fama mundial las del Adiós, Pasa la vida, Sevilla se nos va, En Libertad... Las más emblemáticas son las Sevillanas del adiós, El éxito de esta sevillana fue instantáneo, convirtiéndose en un clásico del género. .

Manuel Garrido López, nacido en Morón de la Frontera el 15 de noviembre de 1924, estudió en el Colegio Salesiano, donde brotó su afición por el teatro y la literatura. A los 27 años se trasladó a Sevilla como empleado del BancoCentral. En la capital ingresa en la institución «Galas Juveniles» como actor y autor de comedias infantiles. Al poco es reclamado por Radio Sevilla como actor, ejerciendo asimismo como autor de guiones y presentador de programas. En los años sesenta asumió el reto de revitalizar las sevillanas, que pasaban entonces por una crisis creativa, ya que en las casetas de la feria de abril apenas se escuchaba más que sevillanas corraleras. Formó el dúo «LosGiraldillos» y comenzó a componer. Autor de cientos de sevillanas y otras tantas coplas que han sido interpretadas por artistas como Macarena del Río y Lolita Sevilla

De su repertorio de letras han alcanzado fama mundial las del Adiós, Pasa la vida, Sevilla se nos va, En Libertad... Las más emblemáticas son las Sevillanas del adiós, compuesta en colaboración con Manuel García y cantadas por los Amigos de Gines en 1975. El éxito de esta sevillana fue instantáneo, convirtiéndose en un clásico del género. Con todo, su obra musical más conocida es «La Misa del Alba», cuya salve final se ha convertido en un clásico en el Rocío. Fue autor asimismo de libros y numerosos pregones. Hermano de la Esperanza de Triana, también compuso la salve marinera de esta Hermandad.
Fue autor de numerosos pregones y sainetes, y varios libros de poemas, soleares y saetas.

Manuel Garrido dio un nuevo impulso a las sevillanas y a la Feria de Abril, convirtiéndola en  la mayor fiesta de la capital de Andalucía (con permiso de la Semana Santa) y que sea una experiencia que hay que vivir en persona para entenderla. El baile y el cante por sevillanas forman hoy parte de la misma gracias a  Manuel Garrido. A mediados de los años 60, decidió, junto a un grupo de amigos, que no le gustaba el proceso de desnaturalización que estaba menoscabando el espíritu de la Gran Cita de Abril, junto a otros aspectos relacionados con la idiosincrasia y la concepción urbanística de Sevilla. El objetivo estaba claro: más sevillanas (y trajes de sevillanas) y menos orquestas al uso que amenazaban con convertir la Feria en una fiesta más, una de tantas. Manuel García y Manolo Alfaro prestaron las voces para que sonaran "Los Giraldillos", el emblemático grupo de sevillanas que salvó a las ídem de entrar en proceso de disolución y que lideró durante una década la recuperación de las sevillanas. Los que vinieron después son hijos suyos. A Los Giraldillos le debemos tal renacimiento.


Fuentes:


miércoles, 7 de noviembre de 2018

NI A TORT NI A DRET (irreflexivamente.) Miquel Martí i Pol


Ja potser és ben inútil
esgargamellar-se,
posar cortines de teixit espès
a les finestres,
fer l’amor només
per tal de procrear,
no menjar carn els divendres.

Ja potser tot és inútil
i els humils de cor no
posseiran la terra. 
(La terra es ven a pams:
amb set pams n’hi ha prou
per al repòs etern.)

Ja potser és ben inútil
escriure versos o
entendrir-se els capvespres,
i el que cal és asseure's
davant el receptor
de la TV, a esperar,
irats i decebuts,
que tot esclati d'una
refotuda vegada


Miquel Martí i Pol



SIN MIRAR SI ES CON O SIN RAZÓN

 Quizás es muy inútil
desgañitarse,
poner cortinas de tejido espeso
en las ventanas,
hacer el amor sólo
para procrear,
no comer carne los viernes.

Quizás todo es inútil
y los humildes de corazón no
poseerán la tierra.
(La tierra se vende a palmos:
con siete palmos hay
bastante para el reposo eterno.)

 Quizás es muy inútil
escribir versos o enternecerse
los atardeceres,
y el que hace falta es sentarse
ante el receptor
de la TV, a esperar,
irritados y decepcionados,
que todo estalle de una
puñetera vez.

Miquel Martí i Pol



viernes, 2 de noviembre de 2018

LEYENDA 15: “EL MONTE DE LAS ÁNIMAS” Gustavo Adolfo Bécquer

La noche de difuntos me despertó a no sé qué hora el doble de las campanas; su tañido monótono y eterno me trajo a las mientes esta tradición que oí hace poco en Soria.
Intenté dormir de nuevo; ¡imposible! Una vez aguijoneada, la imaginación es un caballo que se desboca y al que no sirve tirarle de la rienda. Por pasar el rato me decidí a escribirla, como en efecto lo hice.
Yo la oí en el mismo lugar en que acaeció, y la he escrito volviendo algunas veces la cabeza con miedo cuando sentía crujir los cristales de mi balcón, estremecidos por el aire frío de la noche.
Sea de ello lo que quiera, ahí va, como el caballo de copas.
I
-Atad los perros; haced la señal con las trompas para que se reúnan los cazadores, y demos la vuelta a la ciudad. La noche se acerca, es día de Todos los Santos y estamos en el Monte de las ánimas.
-¡Tan pronto!
-A ser otro día, no dejara yo de concluir con ese rebaño de lobos que las nieves del Moncayo han arrojado de sus madrigueras; pero hoy es imposible. Dentro de poco sonará la oración en los Templarios, y las ánimas de los difuntos comenzarán a tañer su campana en la capilla del monte.
-¡En esa capilla ruinosa! ¡Bah! ¿Quieres asustarme?
-No, hermosa prima; tú ignoras cuanto sucede en este país, porque aún no hace un año que has venido a él desde muy lejos. Refrena tu yegua, yo también pondré la mía al paso, y mientras dure el camino te contaré esa historia.
Los pajes se reunieron en alegres y bulliciosos grupos; los condes de Borges y de Alcudiel montaron en sus magníficos caballos, y todos juntos siguieron a sus hijos Beatriz y Alonso, que precedían la comitiva a bastante distancia.
Mientras duraba el camino, Alonso narró en estos términos la prometida historia:
-Ese monte que hoy llaman de las ánimas, pertenecía a los Templarios, cuyo convento ves allí, a la margen del río. Los Templarios eran guerreros y religiosos a la vez. Conquistada Soria a los árabes, el rey los hizo venir de lejanas tierras para defender la ciudad por la parte del puente, haciendo en ello notable agravio a sus nobles de Castilla; que así hubieran solos sabido defenderla como solos la conquistaron.
Entre los caballeros de la nueva y poderosa Orden y los hidalgos de la ciudad fermentó por algunos años, y estalló al fin, un odio profundo. Los primeros tenían acotado ese monte, donde reservaban caza abundante para satisfacer sus necesidades y contribuir a sus placeres; los segundos determinaron organizar una gran batida en el coto, a pesar de las severas prohibiciones de los clérigos con espuelas, como llamaban a sus enemigos.
Cundió la voz del reto, y nada fue parte a detener a los unos en su manía de cazar y a los otros en su empeño de estorbarlo. La proyectada expedición se llevó a cabo. No se acordaron de ella las fieras; antes la tendrían presente tantas madres como arrastraron sendos lutos por sus hijos. Aquello no fue una cacería, fue una batalla espantosa: el monte quedó sembrado de cadáveres, los lobos a quienes se quiso exterminar tuvieron un sangriento festín. Por último, intervino la autoridad del rey: el monte, maldita ocasión de tantas desgracias, se declaró abandonado, y la capilla de los religiosos, situada en el mismo monte y en cuyo atrio se enterraron juntos amigos y enemigos, comenzó a arruinarse.
Desde entonces dicen que cuando llega la noche de difuntos se oye doblar sola la campana de la capilla, y que las ánimas de los muertos, envueltas en jirones de sus sudarios, corren como en una cacería fantástica por entre las breñas y los zarzales. Los ciervos braman espantados, los lobos aúllan, las culebras dan horrorosos silbidos, y al otro día se han visto impresas en la nieve las huellas de los descarnados pies de los esqueletos. Por eso en Soria le llamamos el Monte de las ánimas, y por eso he querido salir de él antes que cierre la noche.
La relación de Alonso concluyó justamente cuando los dos jóvenes llegaban al extremo del puente que da paso a la ciudad por aquel lado. Allí esperaron al resto de la comitiva, la cual, después de incorporárseles los dos jinetes, se perdió por entre las estrechas y oscuras calles de Soria.