Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

domingo, 27 de diciembre de 2015

Villancico - Lope de Vega

Pues andáis en las palmas,
ángeles santos,
que se duerme mi Niño,
tened los ramos.

Palmas de Belén
que mueven airados
los furiosos vientos
que suenan tanto;
no le hagáis ruido,
corred más paso.
Que se duerme mi Niño,
tened los ramos.

El Niño divino
que está cansado
de llorar en la tierra
por su descanso,
sosegaros quiere un poco
del tierno llanto.
Que se duerme mi Niño,
tened los ramos.

Rigurosos hielos
le están cercando;
ya veis que no tengo
con qué guardarlo.
Ángeles divinos
que vais volando,
que se duerme mi Niño,
tened los ramos.
Lope de Vega


martes, 8 de diciembre de 2015

Cuento de Navidad - Ray Bradbury



El día siguiente sería Navidad y, mientras los tres se dirigían a la estación de naves espaciales, el padre y la madre estaban preocupados. Era el primer vuelo que el niño realizaría por el espacio, su primer viaje en cohete, y deseaban que fuera lo más agradable posible. Cuando en la aduana los obligaron a dejar el regalo porque excedía el peso máximo por pocas onzas, al igual que el arbolito con sus hermosas velas blancas, sintieron que les quitaban algo muy importante para celebrar esa fiesta. El niño esperaba a sus padres en la terminal. Cuando estos llegaron, murmuraban algo contra los oficiales interplanetarios.
-¿Qué haremos?

-Nada, ¿qué podemos hacer?

-¡Al niño le hacía tanta ilusión el árbol!

La sirena aulló, y los pasajeros fueron hacia el cohete de Marte. La madre y el padre fueron los últimos en entrar. El niño iba entre ellos, pálido y silencioso.

-Ya se me ocurrirá algo -dijo el padre.

-¿Qué...? -preguntó el niño.

El cohete despegó y se lanzó hacia arriba al espacio oscuro. Lanzó una estela de fuego y dejó atrás la Tierra, un 24 de diciembre de 2052, para dirigirse a un lugar donde no había tiempo, donde no había meses, ni años, ni horas. Los pasajeros durmieron durante el resto del primer "día". Cerca de medianoche, hora terráquea según sus relojes neoyorquinos, el niño despertó y dijo:

-Quiero mirar por el ojo de buey.

-Todavía no -dijo el padre-. Más tarde.

-Quiero ver dónde estamos y a dónde vamos.

-Espera un poco -dijo el padre.

El padre había estado despierto, volviéndose a un lado y a otro, pensando en la fiesta de Navidad, en los regalos y en el árbol con sus velas blancas que había tenido que dejar en la aduana. Al fin creyó haber encontrado una idea que, si daba resultado, haría que el viaje fuera feliz y maravilloso.

-Hijo mío -dijo-, dentro de medía hora será Navidad.

-Oh -dijo la madre, consternada; había esperado que de algún modo el niño lo olvidaría. El rostro del pequeño se iluminó; le temblaron los labios.

-Sí, ya lo sé. ¿Tendré un regalo? ¿Tendré un árbol? Me lo prometieron.

-Sí, sí. todo eso y mucho más -dijo el padre.

-Pero... -empezó a decir la madre.

-Sí -dijo el padre-. Sí, de veras. Todo eso y más, mucho más. Perdón, un momento. Vuelvo pronto.

Los dejó solos unos veinte minutos. Cuando regresó, sonreía.

-Ya es casi la hora.

-¿Me prestas tu reloj? -preguntó el niño.

El padre le prestó su reloj. El niño lo sostuvo entre los dedos mientras el resto de la hora se extinguía en el fuego, el silencio y el imperceptible movimiento del cohete.

-¡Navidad! ¡Ya es Navidad! ¿Dónde está mi regalo?

-Ven, vamos a verlo -dijo el padre, y tomó al niño de la mano.

Salieron de la cabina, cruzaron el pasillo y subieron por una rampa. La madre los seguía.

-No entiendo.

-Ya lo entenderás -dijo el padre-. Hemos llegado.

Se detuvieron frente a una puerta cerrada que daba a una cabina. El padre llamó tres veces y luego dos, empleando un código. La puerta se abrió, llegó luz desde la cabina, y se oyó un murmullo de voces.

-Entra, hijo.

-Está oscuro.

-No tengas miedo, te llevaré de la mano. Entra, mamá.

Entraron en el cuarto y la puerta se cerró; el cuarto realmente estaba muy oscuro. Ante ellos se abría un inmenso ojo de vidrio, el ojo de buey, una ventana de metro y medio de alto por dos de ancho, por la cual podían ver el espacio. El niño se quedó sin aliento, maravillado. Detrás, el padre y la madre contemplaron el espectáculo, y entonces, en la oscuridad del cuarto, varias personas se pusieron a cantar.

-Feliz Navidad, hijo -dijo el padre.

Resonaron los viejos y familiares villancicos; el niño avanzó lentamente y aplastó la nariz contra el frío vidrio del ojo de buey. Y allí se quedó largo rato, simplemente mirando el espacio, la noche profunda y el resplandor, el resplandor de cien mil millones de maravillosas velas blancas.


FIN

Ray Bradbury

lunes, 7 de diciembre de 2015

Julio - Nieves Xenes


Ostenta el campo su verdor lucido,
de intenso azul el cielo se colora,
y el Sol vierte su luz deslumbradora
ardiente como el oro derretido.

Es un amante de pasión rendido
ante la hermosa Cuba a quien adora,
que a su ávida caricia abrasadora
abandona su cuerpo enardecido.

Y en languidez erótica postrada,
voluptuosa, gentil y enamorada,
a sus besos ofrece incitadores,

perfumados con lúbricos aromas,
ya los erectos senos de sus lomas,
ya los trémulos labios de sus flores.
 Nieves Xenes (1907)

domingo, 6 de diciembre de 2015

Rumores - MANUEL VAZQUEZ MONTALBAN



Por los mentideros de Madrid circula insistentemente el rumor de que Rato no fue investido por culpa de Acebes y no de Rajoy. Orgánicamente, el cerebro de Aznar, conectado con su dedo, señalaba a Acebes porque, al parecer, era el menos carismático de los posibles herederos y ya sabemos cuánto detesta Aznar los carismas. Además, Acebes tiene o se le ha puesto una cara de ministro del Interior que parece de diseño y utiliza con respecto al asunto vasco el mismo piñón que su jefe. Cuando Aznar mostró preferencias por Acebes ante los presuntos delfines, Rato le contestó que no, que ése no... no he estado yo esperando todos estos años para que ahora ocupe el puesto un recién llegado.

Muy mal sentaron estas palabras al señor presidente, y con harto pesar de su corazón, entre Rato y Acebes eligió a Rajoy, que siempre estaba allí, cayeran chapapotes, cayeran misiles inteligentes. Hasta aquí, la historia susurrada de lo ocurrido que, me consta, circula por la Corte y hay conjeturas sobre la tristeza repentina de Rato, a pesar de que acaba de pasar con muy buena nota la peripecia de leer su tesis doctoral sobre Economía. Es algo extraño que un ministro de Economía lea la tesis doctoral precisamente de Economía desde el cargo de responsable de la economía nacional, pero es norma que todos los sabios de España han sido algo heterodoxos, incluso alumnos retardados o tardones.

Contra el rumor del extraño triángulo formado por Acebes, Aznar y Rato, la evidencia de que el jefe de Gobierno ha dejado al ministro de Economía en la vicepresidencia segunda del Gobierno debería servir como prueba de confianza, aunque presente tarde la tesis de doctorado. Al fin y al cabo, el Che Guevara fue el jefe de la economía cubana y probablemente sólo se había leído el Manual de economía política de la Academia de Ciencias de la URSS o los escritos de Sweezey y Baran sobre tan arduas tareas. Que la tristeza de Rato, antaño, al parecer, la alegría de la huerta, sólo le dure hasta comprobar si Rajoy gana o no las elecciones de 2004. Si las gana, Rato podrá dedicarse a la economía privada y forrarse. Si Rajoy pierde, todavía el triste vicepresidente podría ser jefe de Gobierno en el 2008. Si la decisión no depende de los atributos orgánicos de Aznar.

MANUEL VAZQUEZ MONTALBAN
El Pais,29 SEP 2003


Fuentes: 



sábado, 5 de diciembre de 2015

EL MOMENTO - PEDRO ATIENZA


Y llegado el momento, partirás,
no sé sabe hacia donde,
pero te habrás marchado sin destino,
porque tu voluntad murió
una tarde de otoño que aún recuerdas.


Y te irás de vacío,
dueño tan sólo de ti mismo,
entre la intimidad de los silencios,
que te lamen tal que un hambriento perro de la calle.

No volverás jamás,
y tu huella será tu propia sombra,
y ociosa vagará por estas sierras
como un fantasma lento y desahuciado
que no conoce origen ni final.

Así te irás, reventado y contrito,
y en estas tierras altas dejarás
un dulce nombre de mujer y tu mirada,

que buscará a tus hijos en las entrañas de la nieve,
pero ya te habrás ido
y tú no lo verás.

viernes, 4 de diciembre de 2015

Los poetas de Serrat.




Joan Manel Serrat es un gran músico, pero sobre todo un excelente poeta, demostrado en las letras de sus canciones desde el inicio de su carrera, tanto en catalan como en castellano.

La poesía es un género distinto de la canción, a la hora de poner música a unos versos hay que remodelarlos, o cuando no, volver a escribirlos. Las letras que se cantan no son poesía pura. Las canciones, por repetirse innumerables veces, deben contener palabras que no cansen el oído.

Gracias a su sensibilidad poetica, Serrat ha sabido incorporar a su obra influencias de otros poetas, desde   Rafael Alberti, ( La paloma  en 1969)    León Felipe,  /Vencidos en 1971 para su disco Mediterráneo)  José Agustín Goytisolo, (Historia conocida en el álbum 1978)  Luis Cernuda, (adapta Más que a nadie de su disco Sombras de la China en 1998. Luis García Montero, ( Señor de la noche en su disco Versos en la boca.)  Federico García Lorca, (Herido de amor en Serrat sinfónico) y poetas catalanes como    Joan Vergés, ( El vell en su disco Per al meu amic de 1973).  Josep Palau i Fabre, ( Vaig com les aus para su disco Tal com raja en 1980)  Josep Vicenç Foix, ( És quan dormo que hi veig clar  en Tal com raja) Josep Carner, ( El gall para el disco Bestiari    Pere Quart, ( Infants incluida en Fa vint anys que tinc vint anys). Jaime Sabines, ( La lluna para Material sensible en 1989)


Hay cuatro poetas que marcan la obra y el territorio de Serrat (Catalunya, España y latinoamerica) y a los que el autor a dedicado discos monográficos: Antonio Machado, Miguel Hernandez y Mario Benedetti en castellano y Joan Salvat Papasseit en catalán.

Serrat y Antonio Machado.

Serrat popularizo a Machado al gran público, haciendo del poeta del 98 un autor actual. La influencia de Machado queda reflejada en las primeras canciones del Serrat castellano, tanto en el lenguaje como la aproximación a los temas de sus canciones.





Serrat y Miguel Hernández.

Serrat descubrió  Miguel Hernández a  las generaciones de postguerra. Hernandez era un poeta totalmente olvidado por el régimen franquista


Serrat se acerca al poeta de Orihuela en dos etapas de su vida que queda perfectamente reflejado en la forma de abordar la obra del poeta.

En 1972 pone música a los poemas de Hernández que escucharon por primera vez un verso de Miguel Hernández por boca de Joan Manuel Serrat. Así aquella Elegía (a su amigo Ramón Sijé), a Menos tu vientre, las Nanas de la cebolla o Para la libertad se incorporarn rapidamente al canciaonero popular.

En 2009 Serrat graba junto a Joan Albert Amargós un segundo disco en homenaje al poeta Miguel Hernández, de título Hijo de la luz y de la sombra, que es editado en febrero de 2010 ( En el centenario del nacimiento de Miguel Hernandez). Son 13 poemas de diferentes épocas.

 Hay creaciones de juventud como La palmera levantina, Ay del ay por el ay, El silbo del dale, Las abarcas desiertas o Tus cartas son un vino. También otros de la guerra:Canción del esposo soldado, El hambre o un homenaje que hizo a los brigadistas internacionales que ha titulado simplemente Canción".

Por este trabajo el Ministerio de Cultura de España le concede el Premio Nacional de Músicas Actuales en su primera edició a Joan Manel Serrat.

Serrat y Mario Benedetti
la obra de  Mario Benedetti ha sido a menudo interpretada por numerosos cantantes y cantautores de habla hispana. En 1970 Numa Moraes,artista  uruguayo, músico por primera vez  un poema de Mario Benedetti. Pero sólo tras la colaboración con Alberto Favero, de la que surgió el disco Nachacanta a Benedetti(1972), los poemas de Benedetti comienzan a popularizarse verdaderamente, quizás porque las canciones están más al alcance de todos. Colaboración semejante la tuvo Benedetti con Daniel Viglietti, otro cantautor uruguayo y personaje clave desde el punto de vista político, cultural y musical en la transformación del Uruguay a partir de 1968. A dos voces (1978) es el resultado del trabajo llevado a cabo entre Benedetti y Viglietti. Las canciones son en su mayoría de denuncia política y crítica social.


En el año 1985 Mario Benedetti escribió las letras de las canciones que integraron el álbum El Sur También Existe
abarca 10 poemas, escritos durante 1984 y 1985, y son: «El Sur también existe», «Currículum», «De árbol a árbol», «Hagamos un trato», «Testamento de miércoles», «Una mujer desnuda y en lo oscuro», «Los formales y el frío», «Habanera», «Vas a parir felicidad», «Defensa de la alegría». Esas letras generalmente tienen como antecedente poemas anteriores -sólo algunas fueron escritas directamente como canciones-, pero, al hacerse canciones se efectuaron cambios en su extensión y estructura
Este trabajo representó para los dos la base de una firme amistad y también para Benedetti el aprendizaje en un género por el que siempre sintió una particular atracción, la canción.
.

Desde el inicio de su carrera Serrat se ha sentido muy vinculado a Latinoamérica, continente que le acogió en su en (su destierro).

Serrat y Joan Salvat Papasseit

Joan Salvat Papasseit es conocido como poeta de vanguardia, desarrolló una prolífica actividad como redactor de artículos de crítica social en castellano y en catalán, en sintonia con las corrientes anarquistas y socialistas de las primeras decadas del Siglo XX. Murió de tuberculosis a los 30 años, dejando una obra que permanecería olvidada durante décadas. Se popularizó su figura a partir de los años 60, gracias sobre todo a los músicos  de la Nova Cançó. . A destacar las versiones de La casa que vull (Lluís Llach), Marxa Nupcial i  - Sageta de foc (Ovidi Montllor) Visca l'amor (Guillermina Motta) Tot l'enyor de demà (Toti Soler) L'enamorat li deia o [Penyora d'amor] (Miquel Porter)


En 1977 publica el disco-homenaje al poeta catalán Joan Salvat-Papasseit titulado Res no és mesquí (Nada es mezquino), con arreglos del músico Josep Maria Bardagí.. Autor ya musicado pòr otros cantantes de la Nova Canço, pero son las versiones de Serrat las que dan mas popularidad a otro poeta olviodado y recuperado para el gran publico por Serrat.


Sus poetas
Algunos de sus temas de más éxito han sido poemas musicalizados basados en las obras de algunos de los más laureados poetas de lengua española y catalana:
                    Antonio Machado, a quien le dedica un monográfico completo en 1969: Dedicado a Antonio Machado, poeta, constó de 12 canciones que popularizaron la figura y la obra del poeta.
                    Miguel Hernández, con dos discos completos dedicados a la evocación de su figura poética: Miguel Hernández e Hijo de la luz y de la sombra (2010).19
                    Rafael Alberti, el poema La paloma con música del italiano Sergio Endrigo y del argentino Carlos Guastavino en 1969 para el disco de igual título.
                    León Felipe, el tema Vencidos en 1971 para su disco Mediterráneo.
                    Joan Vergés, el poema El vell en su disco Per al meu amic de 1973.
                    Joan Salvat Papasseit, al que dedicó un disco monográfico en 1976: Res no és mesquí. Debe considerarse también una canción-homenaje que Serrat le compuso, publicada en primera instancia en el disco Serrat/4, de título Cançó per a en Joan Salvat Papasseit.
                    Ernesto Cardenal, la canción Epitafio para Joaquín Pasos en 1975.
                    José Agustín GoytisoloHistoria conocida en el álbum 1978.
                    Josep Palau i Fabre, Serrat pone música al poema Vaig com les aus para su disco Tal com raja en 1980.
                    Josep Vicenç Foix, su poema És quan dormo que hi veig clar grabado en Tal com raja.
                    Josep Carner, del poeta catalán pone música a El gall para el disco Bestiari de Guillermina Motta y a El falcó para Fa vint anys que tinc vint anys.
                    Pere Quart, la canción Infants incluida en Fa vint anys que tinc vint anys.
                    Jaime Sabines, la canción La lluna para Material sensible en 1989.
                    Mario Benedetti, al poeta uruguayo le dedica el disco monográfico El sur también existe (1985), Serrat musicaliza y colabora en la letra de Maravilla en el disco Utopía (1992), y también en el tema Historia de vampiros incluida en el disco Nadie es perfecto(1994). Además canta a dúo el tema Papel mojado en el álbum La vida ese paréntesis (1998) de Tania Libertad con música de Víctor Merino.
                    José María Fonollosa, adapta el poema Subway I para la canción Por dignidad que se incluye en Nadie es perfecto.
                    Eduardo Galeano, los temas Secreta mujer en Sombras de la China y La mala racha en el disco Versos en la boca.
                    Joan Barril, con el periodista y escritor barcelonés, Serrat compone las canciones Salam Rashid en 1989 y Mírame y no me toques en 1992.
                    Luis Cernuda, adapta un poema del poeta sevillano para el tema Más que a nadie grabado en su disco Sombras de la China en 1998.
                    Tito MuñozTarrés en el disco Cansiones (2000) y De cuando estuve loco en Versos en la boca (2002).
                    Luis García Montero, el tema Señor de la noche en su disco Versos en la boca.
                    Federico García Lorca, el poema Herido de amor en Serrat sinfónico, que grabó anteriormente Ana Belén en su disco Lorquiana.

Enlaces
Serrat, el noi del Poble Sec, un chico de barrio
Por las paredes (mil años hace...) Serrat

Fuentes:
http://www.moragrega.com/serrat/letras/poetas.html
http://www.jmserrat.com/foro/index.php
http://xjmserrat.com/serrat-y-los-poetas-i/
http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/mario-benedetti-inventario-complice--0/html/ff1470c0-82b1-11df-acc7-002185ce6064_92.htm
http://www.cmtv.com.ar/discos_letras/show.php?bnid=271&banda=Joan_Manuel_Serrat&DS_DS=3456&disco=SERRAT_CANTA_A_LOS_POETAS