Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

miércoles, 26 de abril de 2017

The Oak of Gernika - William Wordsworth

OAK of GernikaTree of holier power
Than that which in Dodona did enshrine
(So faith too fondly deemeda voice divine
Heard from the depths of its aerial bower--
How canst thou flourish at this blighting hour?
What hopewhat joy can sunshine bring to thee,
Or the soft breezes from the Atlantic sea,
The dews of mornor April's tender shower?
Stroke merciful and welcome would that be
Which should extend thy branches on the ground,
If never more within their shady round
Those lofty-minded Lawgivers shall meet,
Peasant and lordin their appointed seat,
Guardians of Biscay's ancient liberty.

¡Roble de GuernicaÁrbol de poder aun más sagrado
que el profético roble que conservó en Dodona,
una voz divinaque partía de lo profundo
de su aérea enramadasegún una fe asaz crédula.
¿Cómo pudiste florecer en esta hora de destrucción?
¿Qué gozo y qué esperanza pueden traer a ya la luz solar
ya las suaves brisas del atlántico mar?
¿O las tiernas lluvias de Abrily los matutinos rocíos?
Si dentro de tu círculo sombríonunca ya se juntaran
aldeanos y señores en sus asientos señalados,
esos legisladores de mente elevada,
guardianes de la antigua libertad de Vizcaya,
sería misericordioso y bienvenido el golpe
que extendiera tus ramas por la tierra.
William Wordsworth (1770–1850)
                 traducción al castellano del soneto  Justo de Gárate.

miércoles, 12 de abril de 2017

“Mujeres y política: el reto de la igualdad”. Carme Chacón


"No os perdáis la mitad de la vida. No os perdáis la familia, los amigos, los hijos, no os creáis que sois imprescindibles. Y esta última recomendación no es solo para las mujeres. Por supuesto, si queréis ser madres no sacrifiquéis vuestra maternidad por el trabajo. Nadie os lo va a agradecer. Pero los hombres tampoco la sacrifiquéis. Disfrutad. Se pueden hacer sin ninguna duda ambas cosas."
Carme Chacón
 6 de abril, 2017

Fuentes:
http://www.elespanol.com/corazon/famosos/20170410/207479678_0.html

viernes, 7 de abril de 2017

GERUNDIANDO - Txema Anguera



a los "eruditos" que proponen, cuidar el uso del gerundio.

Me he pasado la vida gerundiando.
deseando, intentando y delirando.
extrañando, esperando y desesperando.
verseando, metaforizando y enmascarando.
zarpando, zozobrando y achicando.
jugando, apostando y palmando.
la existencia toda, engañándome.
como vosotros, engañando.

jueves, 6 de abril de 2017

Jealous Guy - John Lennon




I was dreaming of the past
And my heart was beating fast
I began to lose control
I began to lose control

I didn't mean to hurt you
I'm sorry that I make you cry
Oh no, I didn't want to hurt you,
I'm just a jealous guy.

I was feeling insecure
You might not love me anymore
I was shivering inside
I was shivering inside

I didn't mean to hurt you
I'm sorry that I make you cry
Oh no, I didn't want to hurt you,
I'm just a jealous guy.

I didn't mean to hurt you
I'm sorry that I make you cry
Oh no, I didn't want to hurt you,
I'm just a jealous guy.

I was trying to catch your eyes
Though that you was trying to hide
I was swallowing my pain
I was swallowing my pain

I didn't mean to hurt you
I'm sorry that I make you cry
Oh no, I didn't want to hurt you,
I'm just a jealous guy,
I'm just a jealous guy,
I'm just a jealous guy.

John Lennon
[The Recording of 1971]



HOMBRE CELOSO 

Yo soñaba con el pasado 
Y mi corazón latía fuerte 
Comencé a perder el control 
Comencé a perder el control 

Yo nunca quise herirte 
Siento haberte hecho llorar 
Oh no, no quise herirte 
Soy solo un hombre celoso 

Me sentía inseguro 
Podrías no amarme nunca más 
Estaba estremeciéndome por dentro 
Estaba estremeciéndome por dentro 

Yo nunca quise herirte 
Siento haberte hecho llorar 
Oh no, no quise herirte 
Soy solo un hombre celoso 

Yo nunca quise herirte 
Siento haberte hecho llorar 
Oh no, no quise herirte 
Soy solo un hombre celoso 

Intentaba atrapar tus ojos 
Aunque tu tratabas de esconderlos 
Estaba tragando mi dolor 
Estaba tragando mi dolor 

Yo nunca quise herirte 
Siento haberte hecho llorar 
Oh no, no quise herirte 
Soy solo un hombre celoso, mira 
Soy solo un hombre celoso, mira afuera cariño 
Soy solo un hombre celoso


John Lennon
1971

Enlaces
IMAGINE' - John Lennon

miércoles, 5 de abril de 2017

¡Oh, Capitán, mi Capitán! - Walt Whitman


O Captain my Captain! our fearful trip is done;The ship has weather’d every rack, the prize we sought is won;The port is near, the bells I hear, the people all exulting,While follow eyes the steady keel, the vessel grim and daring:
But O heart! heart! heart!
O the bleeding drops of red,
Where on the deck my Captain lies,
Fallen cold and dead.
O Captain! my Captain! rise up and hear the bells;Rise up—for you the flag is flung—for you the bugle trills;For you bouquets and ribbon’d wreaths—for you the shores a-crowding;For you they call, the swaying mass, their eager faces turning;
Here Captain! dear father!
This arm beneath your head;
It is some dream that on the deck,
You’ve fallen cold and dead.
My Captain does not answer, his lips are pale and still;My father does not feel my arm, he has no pulse nor will;The ship is anchor’d safe and sound, its voyage closed and done;From fearful trip, the victor ship, comes in with object won;
Exult, O shores, and ring, O bells!
But I, with mournful tread,
Walk the deck my Captain lies,
Fallen cold and dead.

Walt Whitman


¡Oh, Capitán, mi Capitán! Nuestro azaroso viaje ha terminado;El barco capeó los temporales, el premio que buscamos se ha ganado;Cerca está el puerto, ya oigo las campanas, todo el mundo se muestra alborozado,la firme quilla siguen con sus ojos, el adusto velero tan audaz.
Pero, ¡Oh, corazón! ¡Corazón! ¡Corazón!
Oh, se derraman gotas rojas
en la cubierta donde yace mi Capitán
caído, frío y muerto.
¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán! Levántate y escucha las campanas;levántate —por ti la enseña ondea— por ti suena el clarín;por ti son las guirnaldas y festones —por ti se apiñan gentes en la orilla;por ti claman, la inquieta masa a ti se vuelve ansiosa.
¡Escucha, Capitán! ¡Querido padre!
Te pongo el brazo bajo la cabeza;
Un sueño debe ser que en la cubierta
hayas caído frío y muerto.
Mi Capitán no contesta, están sus labios pálidos e inertes;Mi padre no es consciente de mi brazo, no tiene pulso ya ni voluntad.El barco sano y salvo ha echado el ancla, el periplo por fin ha concluido;del azaroso viaje, el barco victorioso regresa logrado el objetivo.
¡Exultad, oh, costas!, y ¡sonad, oh, campanas!
Mas yo, con paso fúnebre recorro
la cubierta donde yace mi Capitán
caído, frío y muerto.
Walt Whitman
 traducción  Tino Clandes

Enlaces:

martes, 4 de abril de 2017

Umberto Eco escribió una carta de amor a los buenos profesores

¿En el alud de artículos sobre el matonismo en la escuela he leído un episodio que, dentro de la esfera de la violencia, no definiría precisamente al máximo de la impertinencia… pero que se trata, sin embargo, de una impertinencia significativa. Relataba que un estudiante, para provocar a un profesor, le había dicho: “Disculpe, pero en la época de Internet, usted, ¿para qué sirve?”

El estudiante decía una verdad a medias, que, entre otros, los mismos profesores dicen desde hace por lo menos veinte años, y es que antes la escuela debía transmitir por cierto formación pero sobre todo nociones, desde las tablas en la primaria, cuál era la capital de Madagascar en la escuela media hasta los hechos de la guerra de los treinta años en la secundaria. Con la aparición, no digo de Internet, sino de la televisión e incluso de la radio, y hasta con la del cine, gran parte de estas nociones empezaron a ser absorbidas por los niños en la esfera de la vida extraescolar.

De pequeño, mi padre no sabía que Hiroshima quedaba en Japón, que existía Guadalcanal, tenía una idea imprecisa de Dresde y sólo sabía de la India lo que había leído en Salgari. Yo, que soy de la época de la guerra, aprendí esas cosas de la radio y las noticias cotidianas, mientras que mis hijos han visto en la televisión los fiordos noruegos, el desierto de Gobi, cómo las abejas polinizan las flores, cómo era un Tyrannosaurus rex y finalmente un niño de hoy lo sabe todo sobre el ozono, sobre los koalas, sobre Irak y sobre Afganistán. Tal vez, un niño de hoy no sepa qué son exactamente las células madre, pero las ha escuchado nombrar, mientras que en mi época de eso no hablaba siquiera la profesora de ciencias naturales. Entonces, ¿de qué sirven hoy los profesores?

He dicho que el estudiante dijo una verdad a medias, porque ante todo un docente, además de informar, debe formar. Lo que hace que una clase sea una buena clase no es que se transmitan datos y datos, sino que se establezca un diálogo constante, una confrontación de opiniones, una discusión sobre lo que se aprende en la escuela y lo que viene de afuera. Es cierto que lo que ocurre en Irak lo dice la televisión, pero por qué algo ocurre siempre ahí, desde la época de la civilización mesopotámica, y no en Groenlandia, es algo que sólo lo puede decir la escuela.

Y si alguien objetase que a veces también hay personas autorizadas en Porta a Porta (programa televisivo italiano de análisis de temas de actualidad), es la escuela quien debe discutir Porta a Porta. Los medios de difusión masivos informan sobre muchas cosas y también transmiten valores, pero la escuela debe saber discutir la manera en la que los transmiten, y evaluar el tono y la fuerza de argumentación de lo que aparecen en diarios, revistas y televisión. Y además, hace falta verificar la información que transmiten los medios: por ejemplo, ¿quién sino un docente puede corregir la pronunciación errónea del inglés que cada uno cree haber aprendido de la televisión?

Pero el estudiante no le estaba diciendo al profesor que ya no lo necesitaba porque ahora existían la radio y la televisión para decirle dónde está Tombuctú o lo que se discute sobre la fusión fría, es decir, no le estaba diciendo que su rol era cuestionado por discursos aislados, que circulan de manera casual y desordenado cada día en diversos medios −que sepamos mucho sobre Irak y poco sobre Siria depende de la buena o mala voluntad de Bush−. El estudiante estaba diciéndole que hoy existe Internet, la Gran Madre de todas las enciclopedias, donde se puede encontrar Siria, la fusión fría, la guerra de los treinta años y la discusión infinita sobre el más alto de los números impares. Le estaba diciendo que la información que Internet pone a su disposición es inmensamente más amplia e incluso más profunda que aquella de la que dispone el profesor. Y omitía un punto importante: que Internet le dice “casi todo”, salvo cómo buscar, filtrar, seleccionar, aceptar o rechazar toda esa información.


Almacenar nueva información, cuando se tiene buena memoria, es algo de lo que todo el mundo es capaz. Pero decidir qué es lo que vale la pena recordar y qué no es un arte sutil. Esa es la diferencia entre los que han cursado estudios regularmente (aunque sea mal) y los autodidactas (aunque sean geniales).

El problema dramático es que por cierto a veces ni siquiera el profesor sabe enseñar el arte de la selección, al menos no en cada capítulo del saber. Pero por lo menos sabe que debería saberlo, y si no sabe dar instrucciones precisas sobre cómo seleccionar, por lo menos puede ofrecerse como ejemplo, mostrando a alguien que se esfuerza por comparar y juzgar cada vez todo aquello que Internet pone a su disposición. Y también puede poner cotidianamente en escena el intento de reorganizar sistemáticamente lo que Internet le transmite en orden alfabético, diciendo que existen Tamerlán y monocotiledóneas pero no la relación sistemática entre estas dos nociones.

El sentido de esa relación sólo puede ofrecerlo la escuela, y si no sabe cómo tendrá que equiparse para hacerlo. Si no es así, las tres I de Internet, Inglés e Instrucción seguirán siendo solamente la primera parte de un rebuzno de asno que no asciende al cielo.

Umberto Eco 
diario La Nación,  2007.

Enlaces:
Umberto Eco - citas

Fuentes
http://www.elclubdeloslibrosperdidos.org/2015/08/de-que-sirve-el-profesor-umberto-eco.html
 http://www.lanacion.com.ar/910427-de-que-sirve-el-profesor

lunes, 3 de abril de 2017

El viajero, Benjamin Prado


Una foto de la época en que empezó todo: con Rafael Alberti, Javier Egea y Luis García Montero

para Javier Egea

Te acompañaban siempre los violines.
Tus poemas estaban en ti como los peces
en el fondo de un río.

Eso es lo que vi en ti:
peces en el desierto,
música amenazada.
Te vi hacer bosques y subir montañas,
te vi cavar abismos con tus manos.
No supe dónde ibas.

Te vi buscar la sombra entre la luz,
te vi buscar la muerte entre la vida,
y no pude entenderte.

Yo no sé qué has ganado, pero sé qué has perdido:
tu música,
tus peces,
tus montañas azules.

No puede ser feliz quien entierra un tesoro.
No puede ser feliz
quien envenena el agua de su vida.

Benjamin Prado


domingo, 2 de abril de 2017

Me debes un día de lluvia. Luna creciente


Ha estado toda la noche lloviendo y yo he estado muy inquieta. Los días y las noches lluviosas me generan una inseguridad que sólo la calma una gran dosis de caricias, besos y piel, y saliva. Tengo el capricho de que, alguna vez en mi vida, alguno de mis amantes haga realidad mi fantasía. Quiero pasar toda una mañana de lluvia en la cama. Retozando, follando, desayunando, desayunándonos. Durmiendo a ratos, exhaustos de tanto que nos lamemos, nos mordemos. Recuperando fuerzas para seguir sintiendo los cuerpos calientes, el uno dentro del otro, encima , debajo. Mirando vídeos calientes de otros, que nos dan ideas, y llamarles para, sin salir de la cama, ponernos aún más cachondos oyendo sus voces sensuales.
Como hoy, desde este hotel clandestino, donde tú has dado un nombre falso. Era demasiado evidente que te doblaba la edad. Que somos profesora y alumno. A pesar de que has sido el único hasta el momento que me ha propuesto semejante locura: - No vayamos a clase, tú di que estás enferma, yo no sé, algo inventaré. El pronóstico da tormentas todo el día. Vámonos a un hotel. Me debes un día de lluvia.

 Luna creciente


Enlaces: