Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

jueves, 13 de agosto de 2015

Derechos y Deberes. - Gandhi,




En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos.
Mahatma Gandhi


miércoles, 12 de agosto de 2015

Poema de amor y dolor - Iehuda Amikhai



Todo el tiempo que estuvimos juntos
fuimos como unas útiles y buenas tijeras.

Después de separarnos volvimos
a ser dos cuchillos afilados
clavados en la carne del mundo
cada uno en su lugar.


Iehuda Amikhai
(1924-2000)

martes, 11 de agosto de 2015

Llamada - Fredric Brown







El último hombre sobre la Tierra está sentado a solas en una habitación. Llaman a la puerta... 
FIN

Fredric Brown (1948)

lunes, 10 de agosto de 2015

Por si no lo sabían - Joaquin Sabina



Ernesto -  che guevara en los toros

Antonio Ordóñez  junto a su amigo Orson Welles Foto: Canito

Hemingway, junto a Antonio Ordóñez y Pepe Luis Vázquez, en la plaza de Murcia.

Lluís Companys en los toros en Sevilla.


A Francisco de Goya le gustaban los toros,
a Rafael Alberti le gustaban los toros,
a Pablo Picasso le gustaban los toros,
a Agustín Lara le gustaban los toros,
a Ava Gardner le gustaban los toros,
a Orson Welles le gustaban los toros,
a José Bergamín le gustaban los toros,
a Gerardo Diego le gustaban los toros,
a María Felix le gustaban los toros,
a Ignacio Zuloaga le gustaban los toros,
a Miguel Hernández le gustaban los toros,
a Ortega y Gasset le gustaban los toros,
a Indalecio Prieto le gustaban los toros
y a mi abuelo tambien.



 Sergio Ramos, Íker Casillas
Paz Vega
Sakira y Pique
Alberto Contador
A Bryce Echenique le gustan los toros,
a Miquel Barceló le gustan los toros,
a Joan Manuel Serrat le gustan los toros,
a Mario Vargas Llosa le gustan los toros,
a Caballero Bonald le gustan los toros,
a Enrique Morente le gustan los toros,
a Albert Boadella le gustan los toros,
a Almudena Grandes le gustan los toros,
a Felipe Benitez le gustan los toros,
a Francisco Brines le gustan los toros,
a Carlos marzal le gustan los toros,
a Sánchez Dragó le gustan los toros,
a Luis Eduardo Aute le gustan los toros,
a García marquéz le gustan los toros,
a Caco Senante le gustan los toros,
a Raúl Gonzalez le gustan los toros,
a Rosa Aguilar le gustan los toros,
al japones del siete le gustan los toros,
al defensor del pueblo le gustan los toros
y a mí también.



Joaquin  Sabina



Nicolás Sarkozy
Mario Vargas Llosa



Sabina/Serrat/Bosé



De purísima y oro - Joaquín Sabina








domingo, 9 de agosto de 2015

Decencia política. -Vicenç San Francisco





El 11 de septiembre de 1973, los golpistas Chilenos asesinaron a Salvador Allende en el Palacio de la Moneda. En 1970 Allende ganó unas elecciones con un programa concreto de reformas sociales, como la nacionalización de la banca y las minas de cobre, entre otros. Desde el principio la oposición de la derecha y el gobierno norteamericano de Nixon le pusieron las cosas difíciles, pero Salvador Allende prefirió ser fiel al mandato de su pueblo, permaneció en su lugar de presidente y pagó con su vida el compromiso de lealtad a la democracia, convirtiéndose en un claro referente de honestidad y valentía.





Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia, se presentó a unas elecciones con un programa de cohesión social y  de no permitir más recortes para el pueblo griego, con propuestas económicas parecidas a las de Podemos en España. Estas medidas no impiden que Grecia tenga que pedir un nuevo
rescate en medio de duras negociaciones con sus acreedores Europeos y el 5 de julio decide realizar una consulta al pueblo griego para reforzar su postura de no aceptar según qué políticas económicas.

Los ciudadanos griegos, en un ejemplo de orgullo y valentía, le dan su apoyo. Pero el resultado final es frustrante y acepta peores condiciones que las sometidas a referéndum, trasladando su responsabilidad al pueblo Griego. Mucho más cerca nuestro, El Presidente Mas avanza las elecciones en Cataluña, cambia de socio, sustituyendo a UDC por ERC, se esconde en un cuarto lugar de la lista electoral (con el acuerdo de que se lo tiene que investir como presidente) y pretende no responsabilizarse de su gestión de desgobierno y recortes escondiéndolo todo bajo la nebulosa de unas elecciones plebiscitarias. 

 Nadie pretende que Tsipras o Mas se atrincheren en la plaza Sintagma uno, y en la plaza de Sant Jaume el otro, y que den su vida por sus compromisos. Sólo se los puede reclamar que tengan un mínimo de respecto a los ciudadanos y decencia política.

Vicenç San Francisco

No se me importa un pito que las mujeres... -Oliverio Girondo


No se me importa un pito que las mujeres
tengan los senos como magnolias o como pasas de higo;
un cutis de durazno o de papel de lija.
Le doy una importancia igual a cero,
al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco
o con un aliento insecticida.
Soy perfectamente capaz de sorportarles
una nariz que sacaría el primer premio
en una exposición de zanahorias;
¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono,
bajo ningún pretexto, que no sepan volar.
Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!
Ésta fue -y no otra- la razón de que me enamorase,
tan locamente, de María Luisa.
¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos?
¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo
y sus miradas de pronóstico reservado?
¡María Luisa era una verdadera pluma!
Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina,
volaba del comedor a la despensa.
Volando me preparaba el baño, la camisa.
Volando realizaba sus compras, sus quehaceres...
¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando,
de algún paseo por los alrededores!
Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado.
"¡María Luisa! ¡María Luisa!"... y a los pocos segundos,
ya me abrazaba con sus piernas de pluma,
para llevarme, volando, a cualquier parte.
Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia
que nos aproximaba al paraíso;
durante horas enteras nos anidábamos en una nube,
como dos ángeles, y de repente,
en tirabuzón, en hoja muerta,
el aterrizaje forzoso de un espasmo.
¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera...,
aunque nos haga ver, de vez en cuando, las estrellas!
¡Que voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes...
la de pasarse las noches de un solo vuelo!
Después de conocer una mujer etérea,
¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre?
¿Verdad que no hay diferencia sustancial
entre vivir con una vaca o con una mujer
que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?
Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender
la seducción de una mujer pedestre,
y por más empeño que ponga en concebirlo,
no me es posible ni tan siquiera imaginar
que pueda hacerse el amor más que volando.


-Oliverio Girondo


Enlaces:

¡Azotadme! Oliveiro Girondo