Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

sábado, 23 de abril de 2016

Don Quijote de la Mancha - Miguel de Cervantes


CAPÍTULO 1: Que trata de la condición y ejercicio del famoso hidalgo D. Quijote de la Mancha
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas con sus pantuflos de lo mismo, los días de entre semana se honraba con su vellori de lo más fino. Tenía en su casa una ama que pasaba de los cuarenta, y una sobrina que no llegaba a los veinte, y un mozo de campo y plaza, que así ensillaba el rocín como tomaba la podadera. Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años, era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro; gran madrugador y amigo de la caza. Quieren decir que tenía el sobrenombre de Quijada o Quesada (que en esto hay alguna diferencia en los autores que deste caso escriben), aunque por conjeturas verosímiles se deja entender que se llama Quijana; pero esto importa poco a nuestro cuento; basta que en la narración dél no se salga un punto de la verdad.

Es, pues, de saber, que este sobredicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso (que eran los más del año) se daba a leer libros de caballerías con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura, para comprar libros de caballerías en que leer; y así llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos; y de todos ningunos le parecían tan bien como los que compuso el famoso Feliciano de Silva: porque la claridad de su prosa, y aquellas intrincadas razones suyas, le parecían de perlas; y más cuando llegaba a leer aquellos requiebros y cartas de desafío, donde en muchas partes hallaba escrito: la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura, y también cuando leía: los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas se fortifican, y os hacen merecedora del merecimiento que merece la vuestra grandeza. Con estas y semejantes razones perdía el pobre caballero el juicio, y desvelábase por entenderlas, y desentrañarles el sentido, que no se lo sacara, ni las entendiera el mismo Aristóteles, si resucitara para sólo ello. No estaba muy bien con las heridas que don Belianis daba y recibía, porque se imaginaba que por grandes maestros que le hubiesen curado, no dejaría de tener el rostro y todo el cuerpo lleno de cicatrices y señales; pero con todo alababa en su autor aquel acabar su libro con la promesa de aquella inacabable aventura, y muchas veces le vino deseo de tomar la pluma, y darle fin al pie de la letra como allí se promete; y sin duda alguna lo hiciera, y aun saliera con ello, si otros mayores y continuos pensamientos no se lo estorbaran.

Miguel de Cervantes



martes, 12 de abril de 2016

Stanley Kubrick





“Dirigir una película es como escribir ‘Guerra y Paz’ subido a una montaña rusa”.
Stanley Kubrick

lunes, 11 de abril de 2016

"Sombras" de Oriol Canals


Cada año, como si participaran de un extraño ritual de primavera, miles de inmigrantes vienen a naufragar ante las costas españolas. Les espera otro viaje: la deriva entre las sombras. Desde las márgenes de un mundo que no los quiere ver, estos hombres toman la palabra, se confían a su familia y nos miran a los ojos.

Sinopsis
Aborda el drama de los centenares de africanos que abandonan sus tierras de pobreza en busca de una vida mejor y que después de sobrevivir a la temeraria travesía marítima tienen que enfrentar algo, quizás todavía más complejo, como es el poder vivir en suelo europeo .En la intimidad de una pequeña habitación vacía, sólo ante la cámara y sin ninguno otro límite que el de la capacidad para soportar la dureza de la propia vivencia, los protagonistas del documental han ido explicando a los sus familias el horror de su viaje en Europa, los aflicciones sufridas dentro de un paraíso cerrado, la rotura de su sueño, la esperanza en un futuro que se les escapa de los dedos. Son expresiones de 10, 30, 60 y hasta 240 minutos (cuatro horas!) en algunas de los más antiguas y bellas lenguas africanas –aixanti, bambara, ful, haussa, soninké o wòlof– que recogen sentimientos a veces desbordados y constantes descripciones de una realidad difícil de admitir, que Oriol Canals envió a los respectivos destinatarios, tal como se había acordado



El realizador

Oriol Canals nació en Barcelona (España), donde creció, vivió y trabajó hasta 1994. Aquel año inició un periplo que le llevó a Londres, Dublín Belfast y París. En 1997 regresó a Barcelona, pero habiendo dejado una parte de sí mismo en París, pasó varios años a caballo entre ambas ciudades. Fue en Francia donde su larga pasión por el cine se concretó y le llevó a dar el salto a la realización.

"Sombras" es su primer largometraje.


“Llegan en cayuco, es decir, llegan si no se ahogan; sin documentos, sin identidad oficial, sin conocidos, sin saber el idioma. No son los únicos que habitan en la intemperie social, pero son un símbolo perfecto del desarraigo, sombras en la sombra, negros sepultados y perdidos en la sólida negrura marginal. Aunque convivimos con ellos desde hace años, por lo general apenas los miramos: sólo un poquito, de refilón, para poder sortear limpiamente su presencia cuando nos ofrecen pañuelos de papel en la puerta del supermercado. Pero de cuando en cuando alguien se detiene y les escucha. Como hizo Oriol Canals, un catalán que, tras cuatro años de ímprobos esfuerzos, ha rodado su primer documental para cine. Los esfuerzos fueron para conseguir financiación (al final la producción es franco-española), y la película, de hora y media de duración, es un retrato de estos inmigrantes sin papeles y de su odisea en España. Los subsaharianos hablan a cámara, grabando cartas verbales que luego mandarán a sus familias, allá abajo en África. Y, al hilo de sus palabras, se intercalan imágenes de esa realidad que están narrando. Es un documental intenso y desnudo, un emocionante atisbo de la vida extramuros.”. RosaMontero (El Pais Semanal)



Critica:
- “Digámoslo sin ambages: Sombras es una película espléndida” (Politis)

- “Un homenaje a esos aventureros contemporáneos que el destino ha transformado en sombras furtivas” (Le Monde)

- “Un documental intenso y desnudo, un emocionante atisbo de la vida extramuros” (Rosa Montero, El País)

- “Algunos se expresan con una profundidad inaudita. Hay que escucharlos” (La Croix)

- “Esta inmersión en una miseria insondable es también una hermosa obra cinematográfica” (Le Canardenchaîné)

Ficha técnica
Fotografía: JEAN-JACQUES MRÉJEN, FLORIAN BOUCHET – Montaje: VIRGINIE VÉRICOURT –
Sonido: MARC CHALOSSE – Montaje y mezcla de sonido: ERIC LESACHET –Música original: MARC CHALOSSE, GASPAR CLAUS – Escritura y dirección: ORIOL CANALS - Productor: PHILIPPE BOUYCHOU Productor ejecutivo: Alfonso Par- – Coproducción: CORTO PACIFIC, TURKANA FILMS, GROUPE GALACTICA –Productor asociado: RVB – Distribución: GROUPE GALACTICA

Duración94' - PaísFrança/Espanya - Año de producción2009

Premios  i menciones:

     Cannes, 2009
Doc Lisboa, 2009
États Genéraux du Documentaire de Lussas, 2009
Dok Fest -Munich, 2010
Quintessence -Benín, 2010 - Premio al Mejor Documental
Écrans du Réel, 2011 - Premio del Jurado
Cinesul - Menció del Jurat
Lumières d'Afrique, 2011 - Premio del Jurado
Tetuan, 2011

Distribució: GROUPE GALACTICA – http://sombras.eu

Fuentes:

domingo, 10 de abril de 2016

Ventanas pintadas - Gloria Fuertes


Vivía en una casa
con dos ventanas de verdad y las otras dos pintadas
en la fachada.

Aquellas ventanas pintadas fueron mi primer dolor.

Palpaba las paredes del pasillo,
intentando encontrar las ventanas por dentro.


Toda mi infancia la pasé con el deseo
de asomarme para ver lo que se veía
desde aquellas ventanas que no existieron.

     Gloria Fuertes 


                                       

sábado, 9 de abril de 2016

Etam Cru, los grandes murales.



Bajo el nombre de Etam Cru se ocultan los artistas: Bezt y Sainer. Este dúo de grafitteros polacos le ha dado un giro al arte callejero, pues crean murales que ocupan varios pisos de altura.

Bezt y Sainer seconocieron en la escuela de Arte y a los pocos días comenzaron a pintar una pared juntos, aunque solo eran letras. “Empezamos saliendo y divirtiéndonos, más tarde pintando y hasta ahora. Simplemente pasó”.  En principio desde distintos puntos de vista, Sainer pintaba de forma más realista mientras que Bezt tenía más estilos y personajes. Entonces fueron mezclando estilos se puede seguir viendo quién ha dibujado qué, y nunca intentan cambiar sus estilos. Como dice Sainer: “Yo nunca pienso en mi estilo, solo pinto lo que me gusta usando mi estilo. No me planteo cómo va a ser. Es un proceso, simplemente pintas y el estilo es parte de ello”.

Etam Cru, son los reyes de la pintura a gran escala. Sus estilos inicialmente dispares se han ido acercando como imanes con el tiempo, siendo hoy capaces de decorar ciudades con la heterogeneidad de sus dibujos y la homogeneidad de su intención: poner fin a la cotidianidad de un entorno mediante la aportación de lo nuevo, lo inusual y lo sorprendente. Su trabajo, representa el simbolismo folklórico de Europa del Este y  juega con situaciones vitales, el humor y el sarcasmo de la sociedad actual.

Por otro lado, les gusta  conectar su trabajo con la música, así que algunos títulos van ligados a su música favorita. “Hay un grupo de raperos de EEUU, los Ugly Heroes, así que esto es también un tributo hacia ellos, aunque decidimos interpretarlo a nuestra manera. Así que al final los Ugly Heroes son tíos que quieren ser algo como un superhéroe sin saber cómo se hace. Es como ser un niño”.

No establecen conexión entre las paredes y los lugares en que se encuentran. Quieren hacer algo nuevo; por ejemplo, no pintaran motores en un edificio de motores, no tiene sentido. Les gusta pintar cosas poco comunes de los sitios, como hicieron en Portugal al pintar un oso polar…”¡pero nunca verán un oso polar por ahí! Relacionar la pared excesivamente con el lugar…malo ” ¿Por qué? Bezt: Porque preferimos pintar cosas totalmente distintas. La gente quiere ver no lo que ve cada día, sino algo de un mundo completamente distinto. Sainer: Yo creo que es aburrido, ¿sabes? Si hay muchos pescadores en un pueblo no tiene sentido pintar un barco. Han visto barcos toda su vida, otro barco no les diría nada. Es gracioso como algunos dicen ‘Achh lo odio’, pero al cabo de un año te enteras de que ahora lo adoran. Esto hace que mucha gente abra su mente. Otro tema gracioso es el de Polonia, donde la gente es muy conservadora y prefieren colgar objetos relacionados con la religión, algo que los represente y que muestre que Polonia tiene poder. Creo que no tiene mucho sentido porque tenemos tantos símbolos religiosos a nuestro alrededor ya que necesitamos traer cosas nuevas”.


Normalmente, las obras de arte de esta dimensiones y calidad requieren de un gran esfuerzo, tiempo y recursos.  Las pinturas están hechas con acrílico y óleo, poseen increíbles detalles y colores, su resultado final demuestra la calidad  de equipo.


Este par de artistas representan a la creciente sociedad de arte callejero de una forma legítima, pues demuestran su alto nivel profesional, creativo y magistral, lo que los hace dignos de este reconocimiento.  Trabajan principalmente en su país natal Polonia y el resto de  Europa del Este, también han creado obras en Estados Unidos, Portugal, Noruega, Canadá, España, entre otros países.





Fuentes:
http://www.etamcru.com/
http://lamonomagazine.com/entrevista-etam-cru-rompiendo-con-la-monotonia/
http://culturacolectiva.com/etam-cru-arte-urbano-europeo/
http://www.boredpanda.com/street-art-murals-etam-cru/

Enlaces:
“Herakut” pareja de street art

Street artists Etam Cru

https://youtu.be/lAn4ZMeoSGU
https://youtu.be/IIn9KtKsJvI
https://youtu.be/UjMyeIQHHQ4
https://vimeo.com/49680981

jueves, 7 de abril de 2016

Hay días - Javier Suarez




Hay días en que me crece el deseo
y pierdo el gusto por vivir en manada.
Esos días mataría al hombre que me viste
y al enano mental que me hace los discursos
porque el verbo ha ido escondiendo tantos
y tantos animales anhelos,
que siento que esto no lo endereza ya
sino la nada.

Hay días en que para vestirnos de don nadie
debemos casi meternos enteros 
en la particular caja de Pandora,
encerrarnos adentro
y dejar que un espectral monigote
vaya herido y doblado
por el peso de la llave.

Hay días en que me sueño finado
pero libre de confines ya
al ver volar mis cenizas
cual mariposas entre los campos.

Y esos días, no me curan del mal sino tus poros,
tus tibias humedades, tus recodos,
oír registros prohibidos y gemidos,
sentir que clavas tus uñas en mi espalda
para injertarme unas alas. 



miércoles, 6 de abril de 2016

¿Por qué socialismo? Albert Einstein

¿Debe quién no es un experto en cuestiones económicas y sociales opinar sobre el socialismo? Por una serie de razones creo que si.
Permítasenos primero considerar la cuestión desde el punto de vista del conocimiento científico. Puede parecer que no hay diferencias metodológicas esenciales entre la astronomía y la economía: los científicos en ambos campos procuran descubrir leyes de aceptabilidad general para un grupo circunscrito de fenómenos para hacer la interconexión de estos fenómenos tan claramente comprensible como sea posible. Pero en realidad estas diferencias metodológicas existen. El descubrimiento de leyes generales en el campo de la economía es difícil por que la observación de fenómenos económicos es afectada a menudo por muchos factores que son difícilmente evaluables por separado. Además, la experiencia que se ha acumulado desde el principio del llamado período civilizado de la historia humana --como es bien sabido-- ha sido influida y limitada en gran parte por causas que no son de ninguna manera exclusivamente económicas en su origen. Por ejemplo, la mayoría de los grandes estados de la historia debieron su existencia a la conquista. Los pueblos conquistadores se establecieron, legal y económicamente, como la clase privilegiada del país conquistado. Se aseguraron para sí mismos el monopolio de la propiedad de la tierra y designaron un sacerdocio de entre sus propias filas. Los sacerdotes, con el control de la educación, hicieron de la división de la sociedad en clases una institución permanente y crearon un sistema de valores por el cual la gente estaba a partir de entonces, en gran medida de forma inconsciente, dirigida en su comportamiento social.
Pero la tradición histórica es, como se dice, de ayer; en ninguna parte hemos superado realmente lo que Thorstein Veblen llamó "la fase depredadora" del desarrollo humano. Los hechos económicos observables pertenecen a esa fase e incluso las leyes que podemos derivar de ellos no son aplicables a otras fases. Puesto que el verdadero propósito del socialismo es precisamente superar y avanzar más allá de la fase depredadora del desarrollo humano, la ciencia económica en su estado actual puede arrojar poca luz sobre la sociedad socialista del futuro.
En segundo lugar, el socialismo está guiado hacia un fin ético-social. La ciencia, sin embargo, no puede establecer fines e, incluso menos, inculcarlos en los seres humanos; la ciencia puede proveer los medios con los que lograr ciertos fines. Pero los fines por si mismos son concebidos por personas con altos ideales éticos y --si estos fines no son endebles, sino vitales y vigorosos-- son adoptados y llevados adelante por muchos seres humanos quienes, de forma semi-inconsciente, determinan la evolución lenta de la sociedad

Por estas razones, no debemos sobrestimar la ciencia y los métodos científicos cuando se trata de problemas humanos; y no debemos asumir que los expertos son los únicos que tienen derecho a expresarse en las cuestiones que afectan a la organización de la sociedad. Muchas voces han afirmado desde hace tiempo que la sociedad humana está pasando por una crisis, que su estabilidad ha sido gravemente dañada. Es característico de tal situación que los individuos se sienten indiferentes o incluso hostiles hacia el grupo, pequeño o grande, al que pertenecen. Como ilustración, déjenme recordar aquí una experiencia personal. Discutí recientemente con un hombre inteligente y bien dispuesto la amenaza de otra guerra, que en mi opinión pondría en peligro seriamente la existencia de la humanidad, y subrayé que solamente una organización supranacional ofrecería protección frente a ese peligro. Frente a eso mi visitante, muy calmado y tranquilo, me dijo: "¿porqué se opone usted tan profundamente a la desaparición de la raza humana?"
Estoy seguro que hace tan sólo un siglo nadie habría hecho tan ligeramente una declaración de esta clase. Es la declaración de un hombre que se ha esforzado inútilmente en lograr un equilibrio interior y que tiene más o menos perdida la esperanza de conseguirlo. Es la expresión de la soledad dolorosa y del aislamiento que mucha gente está sufriendo en la actualidad. ¿Cuál es la causa? ¿Hay una salida?

Es fácil plantear estas preguntas, pero difícil contestarlas con seguridad. Debo intentarlo, sin embargo, lo mejor que pueda, aunque soy muy consciente del hecho de que nuestros sentimientos y esfuerzos son a menudo contradictorios y obscuros y que no pueden expresarse en fórmulas fáciles y simples.
El hombre es, a la vez, un ser solitario y un ser social. Como ser solitario, procura proteger su propia existencia y la de los que estén más cercanos a él, para satisfacer sus deseos personales, y para desarrollar sus capacidades naturales. Como ser social, intenta ganar el reconocimiento y el afecto de sus compañeros humanos, para compartir sus placeres, para confortarlos en sus dolores, y para mejorar sus condiciones de vida. Solamente la existencia de éstos diferentes, y frecuentemente contradictorios objetivos por el carácter especial del hombre, y su combinación específica determina el grado con el cual un individuo puede alcanzar un equilibrio interno y puede contribuir al bienestar de la sociedad. Es muy posible que la fuerza relativa de estas dos pulsiones esté, en lo fundamental, fijada hereditariamente. Pero la personalidad que finalmente emerge está determinada en gran parte por el ambiente en el cual un hombre se encuentra durante su desarrollo, por la estructura de la sociedad en la que crece, por la tradición de esa sociedad, y por su valoración de los tipos particulares de comportamiento. El concepto abstracto "sociedad" significa para el ser humano individual la suma total de sus relaciones directas e indirectas con sus contemporáneos y con todas las personas de generaciones anteriores. El individuo puede pensar, sentirse, esforzarse, y trabajar por si mismo; pero él depende tanto de la sociedad -en su existencia física, intelectual, y emocional- que es imposible concebirlo, o entenderlo, fuera del marco de la sociedad. Es la "sociedad" la que provee al hombre de alimento, hogar, herramientas de trabajo, lenguaje, formas de pensamiento, y la mayoría del contenido de su pensamiento; su vida es posible por el trabajo y las realizaciones de los muchos millones en el pasado y en el presente que se ocultan detrás de la pequeña palabra "sociedad".
Es evidente, por lo tanto, que la dependencia del individuo de la sociedad es un hecho que no puede ser suprimido -- exactamente como en el caso de las hormigas y de las abejas. Sin embargo, mientras que la vida de las hormigas y de las abejas está fijada con rigidez en el más pequeño detalle, los instintos hereditarios, el patrón social y las correlaciones de los seres humanos son muy susceptibles de cambio. La memoria, la capacidad de hacer combinaciones, el regalo de la comunicación oral ha hecho posible progresos entre los seres humanos que son dictados por necesidades biológicas. Tales progresos se manifiestan en tradiciones, instituciones, y organizaciones; en la literatura; en las realizaciones científicas e ingenieriles; en las obras de arte. Esto explica que, en cierto sentido, el hombre puede influir en su vida y que puede jugar un papel en este proceso el pensamiento consciente y los deseos.
El hombre adquiere en el nacimiento, de forma hereditaria, una constitución biológica que debemos considerar fija e inalterable, incluyendo los impulsos naturales que son característicos de la especie humana. Además, durante su vida, adquiere una constitución cultural que adopta de la sociedad con la comunicación y a través de muchas otras clases de influencia. Es esta constitución cultural la que, con el paso del tiempo, puede cambiar y la que determina en un grado muy importante la relación entre el individuo y la sociedad como la antropología moderna nos ha enseñado, con la investigación comparativa de las llamadas culturas primitivas, que el comportamiento social de seres humanos puede diferenciar grandemente, dependiendo de patrones culturales que prevalecen y de los tipos de organización que predominan en la sociedad. Es en esto en lo que los que se están esforzando en mejorar la suerte del hombre pueden basar sus esperanzas: los seres humanos no están condenados, por su constitución biológica, a aniquilarse o a estar a la merced de un destino cruel, infligido por ellos mismos.
Si nos preguntamos cómo la estructura de la sociedad y de la actitud cultural del hombre deben ser cambiadas para hacer la vida humana tan satisfactoria como sea posible, debemos ser constantemente conscientes del hecho de que hay ciertas condiciones que no podemos modificar. Como mencioné antes, la naturaleza biológica del hombre es, para todos los efectos prácticos, inmodificable. Además, los progresos tecnológicos y demográficos de los últimos siglos han creado condiciones que están aquí para quedarse. En poblaciones relativamente densas asentadas con bienes que son imprescindibles para su existencia continuada, una división del trabajo extrema y un aparato altamente productivo son absolutamente necesarios. Los tiempos -- que, mirando hacia atrás, parecen tan idílicos -- en los que individuos o grupos relativamente pequeños podían ser totalmente autosuficientes se han ido para siempre. Es sólo una leve exageración decir que la humanidad ahora constituye incluso una comunidad planetaria de producción y consumo.
Ahora he alcanzado el punto donde puedo indicar brevemente lo que para mí constituye la esencia de la crisis de nuestro tiempo. Se refiere a la relación del individuo con la sociedad. El individuo es más consciente que nunca de su dependencia de sociedad. Pero él no ve la dependencia como un hecho positivo, como un lazo orgánico, como una fuerza protectora, sino como algo que amenaza sus derechos naturales, o incluso su existencia económica. Por otra parte, su posición en la sociedad es tal que sus pulsiones egoístas se están acentuando constantemente, mientras que sus pulsiones sociales, que son por naturaleza más débiles, se deterioran progresivamente. Todos los seres humanos, cualquiera que sea su posición en la sociedad, están sufriendo este proceso de deterioro. Los presos a sabiendas de su propio egoísmo, se sienten inseguros, solos, y privados del disfrute ingenuo, simple, y sencillo de la vida. El hombre sólo puede encontrar sentido a su vida, corta y arriesgada como es, dedicándose a la sociedad.
La anarquía económica de la sociedad capitalista tal como existe hoy es, en mi opinión, la verdadera fuente del mal. Vemos ante nosotros a una comunidad enorme de productores que se están esforzando incesantemente privándose de los frutos de su trabajo colectivo -- no por la fuerza, sino en general en conformidad fiel con reglas legalmente establecidas. A este respecto, es importante señalar que los medios de producción --es decir, la capacidad productiva entera que es necesaria para producir bienes de consumo tanto como capital adicional-- puede legalmente ser, y en su mayor parte es, propiedad privada de particulares.
En aras de la simplicidad, en la discusión que sigue llamaré "trabajadores" a todos los que no compartan la propiedad de los medios de producción -- aunque esto no corresponda al uso habitual del término. Los propietarios de los medios de producción están en posición de comprar la fuerza de trabajo del trabajador. Usando los medios de producción, el trabajador produce nuevos bienes que se convierten en propiedad del capitalista. El punto esencial en este proceso es la relación entre lo que produce el trabajador y lo que le es pagado, ambos medidos en valor real. En cuanto que el contrato de trabajo es "libre", lo que el trabajador recibe está determinado no por el valor real de los bienes que produce, sino por sus necesidades mínimas y por la demanda de los capitalistas de fuerza de trabajo en relación con el número de trabajadores compitiendo por trabajar. Es importante entender que incluso en teoría el salario del trabajador no está determinado por el valor de su producto.
El capital privado tiende a concentrarse en pocas manos, en parte debido a la competencia entre los capitalistas, y en parte porque el desarrollo tecnológico y el aumento de la división del trabajo animan la formación de unidades de producción más grandes a expensas de las más pequeñas. El resultado de este proceso es una oligarquía del capital privado cuyo enorme poder no se puede controlar con eficacia incluso en una sociedad organizada políticamente de forma democrática. Esto es así porque los miembros de los cuerpos legislativos son seleccionados por los partidos políticos, financiados en gran parte o influidos de otra manera por los capitalistas privados quienes, para todos los propósitos prácticos, separan al electorado de la legislatura. La consecuencia es que los representantes del pueblo de hecho no protegen suficientemente los intereses de los grupos no privilegiados de la población. Por otra parte, bajo las condiciones existentes, los capitalistas privados inevitablemente controlan, directamente o indirectamente, las fuentes principales de información (prensa, radio, educación). Es así extremadamente difícil, y de hecho en la mayoría de los casos absolutamente imposible, para el ciudadano individual obtener conclusiones objetivas y hacer un uso inteligente de sus derechos políticos.
La situación que prevalece en una economía basada en la propiedad privada del capital está así caracterizada en lo principal: primero, los medios de la producción (capital) son poseídos de forma privada y los propietarios disponen de ellos como lo consideran oportuno; en segundo lugar, el contrato de trabajo es libre. Por supuesto, no existe una sociedad capitalista pura en este sentido. En particular, debe notarse que los trabajadores, a través de luchas políticas largas y amargas, han tenido éxito en asegurar una forma algo mejorada de "contrato de trabajo libre" para ciertas categorías de trabajadores. Pero tomada en su conjunto, la economía actual no se diferencia mucho de capitalismo "puro". La producción está orientada hacia el beneficio, no hacia el uso. No está garantizado que todos los que tienen capacidad y quieran trabajar puedan encontrar empleo; existe casi siempre un "ejército de parados". El trabajador está constantemente atemorizado con perder su trabajo. Desde que parados y trabajadores mal pagados no proporcionan un mercado rentable, la producción de los bienes de consumo está restringida, y la consecuencia es una gran privación. El progreso tecnológico produce con frecuencia más desempleo en vez de facilitar la carga del trabajo para todos. La motivación del beneficio, conjuntamente con la competencia entre capitalistas, es responsable de una inestabilidad en la acumulación y en la utilización del capital que conduce a depresiones cada vez más severas. La competencia ilimitada conduce a un desperdicio enorme de trabajo, y a ése amputar la conciencia social de los individuos que mencioné antes.
Considero esta mutilación de los individuos el peor mal del capitalismo. Nuestro sistema educativo entero sufre de este mal. Se inculca una actitud competitiva exagerada al estudiante, que es entrenado para adorar el éxito codicioso como preparación para su carrera futura.
Estoy convencido de que hay solamente un camino para eliminar estos graves males, el establecimiento de una economía socialista, acompañado por un sistema educativo orientado hacia metas sociales. En una economía así, los medios de producción son poseídos por la sociedad y utilizados de una forma planificada. Una economía planificada que ajuste la producción a las necesidades de la comunidad, distribuiría el trabajo a realizar entre todos los capacitados para trabajar y garantizaría un sustento a cada hombre, mujer, y niño. La educación del individuo, además de promover sus propias capacidades naturales, procuraría desarrollar en él un sentido de la responsabilidad para sus compañeros-hombres en lugar de la glorificación del poder y del éxito que se da en nuestra sociedad actual.
Sin embargo, es necesario recordar que una economía planificada no es todavía socialismo. Una economía planificada puede estar acompañada de la completa esclavitud del individuo. La realización del socialismo requiere solucionar algunos problemas sociopolíticos extremadamente difíciles: ¿cómo es posible, con una centralización de gran envergadura del poder político y económico, evitar que la burocracia llegue a ser todopoderosa y arrogante? ¿Cómo pueden estar protegidos los derechos del individuo y cómo asegurar un contrapeso democrático al poder de la burocracia?

A. Einstein

 Primera Edición: En Monthly Review, Nueva York, mayo de 1949.

Digitalización y Fuente: Unión de Juventudes Socialistas de Puerto Rico.

Esta Edición: Marxists Internet Archive, 2000.

martes, 5 de abril de 2016

Otra definición de amor - Pedro Atienza


Mirarse en ella y darse por cautivo,
Perder la voluntad y la mesura,
Ser enfermo de un mal que no se cura,
Y animal vigoroso y redivivo.
Triste estar por alegre sin motivo,
Confundir la paciencia con premura,
Mirar al sol segado de locura,
Y ver la luna en su rostro esquivo.
Limpio y claro su nombre está en mi pecho,
Pues el amor a sí mismo se nombra,
Mientras va propagando su grandeza.
Mi alma ha conquistado por derecho,
Y yo tan solo asombro de una sombra,
Donde se confabula la belleza.
Pedro Atienza

lunes, 4 de abril de 2016

C'est magnifique - Luna creciente

Nos habíamos conocido en una taberna de la Barceloneta. Mi francés de la EGB me ayudó a conversar con ellos. Una pareja muy simpática intentando tapear en una algarabía de gente hambrienta. Mi chico no dominaba el idioma, así que fui yo la que alternaba. De las tapas al café en un bar cercano, el chupito, las risas, los roces…Subieron a nuestro apartamento aún riéndose. Desinhibida, besaba a mi pareja, cuando Lauren, la bella rubia y voluptuosa francesa se acercó a besar a tres labios. Nuestras salivas, las de las chicas, las lenguas, se mezclaban morbosamente y desde su situación, él tenía una visión muy erótica. Se dedicó a observar y excitarse. Michel, el marido francés, maduro y sexy, observaba, sorprendido gratamente, exclamaba en un susurro, c’est maginifique…La escena nos excitó a los cuatro, mucho. Pasamos a la acción, mezclando cuerpos y sudores, alcanzando terrenos prohibidos hasta ese momento. Los dedos y la boca de mi amor jugaban con el coño de Lauren, cuando de repente él, me miró a las ojos y me sugirió, ven a colaborar…Mientras sus dedos exploraban su interior húmedo, mi lengua y mis labios probaban por primera vez semejante textura, lamiendo, chupando. La rubia se incorporó y al vernos a los dos se reclinó y gozó la situación, retorciéndose de placer. Michel no salía de su asombro, nos miraba empalmado y seguía susurrando, c’est magnifique…

Luna creciente

Enlaces
MILF -
Luna creciente
https://www.facebook.com/Luna-creciente-1636273219943601/?fref=ts

viernes, 1 de abril de 2016

IMPOSIBLE - Miguel Hernandez


"Quiero morirme riendo,
no quiero morirme serio;
y que me den tierra pronto...
pero no de cementerio.
No quiero morir –dormir–,
no quiero dormir muriendo
en un estéril jardín...
¡Yo quiero morir viviendo!
Quiero dormir... ¿Dónde?.. Sea
donde lo quiera el Destino:
en un surco de barbecho,
a la vera de un camino...
En una selva ignorada,
o a la orilla de un riachuelo
de esos tan claros, que están
venga a robar cielo al cielo.
Que cuando mi carne sea
nada en polvo, broten flores
de ella, donde caiga escarcha
y escarcha de ruiseñores.
Que resbale por mi cuerpo
la corriente cristalina
y ladronzuela, sacándole
alguna nota argentina.
Que escuche mi oído armónico,
en cuanto el día se vuelva
ascua, la armonía virgen
del virgen Pan de la selva.
Que nazcan espigas fáciles
con luminosas aristas
de mi pecho, que ama el arte,
para recreo de artistas...

No quiero morir –dormir–,
no quiero dormir muriendo
en sagrada tierra estéril...
¡Yo quiero morir viviendo!