Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

miércoles, 19 de septiembre de 2012

LOS NEGROS - Julio Antonio Gómez Fraile,

LOS NEGROS

whoduth.blogspot.com
 Julio Antonio Gómez Fraile
 
Y, de pronto, en su cielo, en su piel, en sus pájaros,
en sus labios y dientes retumbó el desconcierto.
Y apareció el fusil y el látigo y la red
y el odio que extendía su aceite hacia las costas.
(El odio fue un fragante vestido de colores
a cuyo aroma nunca pudieron resistirse).
La más desnuda noche se fue desmoronando
sobre la selva intacta que se llenó de gritos.
Porque gritaron todos: Los ecuánimes belfos,
las axilas rasgadas, los élitros potentes,
los sexos violentados, las bocas rebatidas...
De nada les sirvió.
Fueron cayendo a trozos, uno a uno.
Supieron
de la soga y del garfio, del grillo y la cadena...
Cortaron los caminos, las ráfagas hermosas
que quedaban aún vírgenes.
Con sus máscaras blancas,
con sus metales negros, como dioses podridos
Fueron contaminando los más benditos seres.
La selva se erizó en cortantes aristas
de  sangre y de ponzoña.
De nada les sirvió.
De nada les sirvió, repito, porque nada
estaba preparado para un golpe tan brusco.
   
Las aguas se tiñeron de vísceras y asombros.
Sólo quedaba limpia la nieve en la montaña.

 Julio Antonio Gómez Fraile,


Zaragoza Amarilla (Julio Gómez Fraile)
 

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Salvador Allende







Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Salvador Allende
Ultimo discurso (11 septiembre 1973)

Tomás Pladevall, Director de fotografía



Tomás Pladevall (AEC)



foto Pep Herrero

Director de fotografía



Nacido en Sabadell, Barcelona, en 1946. Ingeniero Técnico titulado en Terrassa. Diplomado como Director de Fotografía por la Escuela Oficial deCinematografía (EOC) de Madrid, el año 1972.

Ha trabajado en 56 largometrajes como director de fotografía. Ha fotografiado más de 400 producciones cortas (spots publicitarios, documentales y cortos de ficción), con productoras españolas, francesas, inglesas y norteamericanas. Ha colaborado en un centenar de programas (documentales y series) para televisiones nacionales y extranjeras, incluyendo el mediometraje GAUDÍ dirigido por Manuel Huerga. Ha experimentado con todos los formatos fotoquímicos y digitales (fue pionero en documentales con las primeras cámaras HD de Sony y Philips), incluyendo el 70mm y el 3D para grandes pantallas.

Ha diseñado la iluminación de numerosas representaciones teatrales, conciertos y espectáculos en vivo y para televisión. En 1992 colaboró en las CE­REMONIAS DE I­NAU­GURACIÓN Y CLAUSURA de los Juegos Olímpicos y de los Para­lím­picos de Barcelona, como director de ilu­minación de aquellos eventos ce­lebrados en el estadio olímpico.

Las intervenciones en la fotografía de largometrajes incluyen PUENTE DE VARSOVI­A (del que fue adquirida una copia por el MoMA de Nueva York) del director Pere Portabella; ACTRICES (dir. Ventura Pons, con las actrices Núria Espert, Rosa Maria Sardà, Anna Liza­ran y Mercè Pons); TIC TAC, film infantil di­rigido por Rosa Ver­gés; TREN DE SOM­BRAS (dir. José Luis Guerin); EL PIANISTA, diri­gido por Ma­rio Gas; LEO (dir. José Luis Borau); LA SILLA (dir. Julio Wallovits); DIE STILLE VOR BACH (El silencio antes de Bach), dirigida por Pere Portabella (se estrenó en España en Diciembre de 2007). Y el largometraje infantil para IMAX 3D y cines estereoscópicos, rodado en Namibia, Sudáfrica y Barcelona, MAGIC JOURNEY TO AFRICA, con producción y dirección deJordi Llompart. Su último largometraje, en etapa de postproducción, es EL GÉNERO FEMENINO, dirigido por Carlos Benpar, con quién ya había rodado la parte de ficción de CINEASTAS CONTRA MAGNATES y CINEASTAS EN ACCIÓN, que obtuvieron el Goya al mejor documental.

Colabora con diferentes centros docentes en seminarios de dirección de fotografía. Desde 1999 imparte clases en la Universidad Ramon Llull de Barcelona, en la que actualmente es profesor de la asignatura de Dirección de Fotografía. Dirige un Máster internacional de dirección de fotografía en la ESCAC de Terrassa. En 1984 le fue publicado el diccionario Video Terminology y ha redactado numerosos textos sobre cinematografía. Es asesor de la Filmoteca de Catalunya, para temas de laboratorio en la restauración y preservación fotoquímica y digital de sus archivos. A través de Spaillum scp colabora en proyectos de iluminación arquitectónica.

Ha sido galardonado dos veces por la Generalitat de Catalunya. En el año 1986 por los films LA RUBIA DEL BAR (dir. Ventura Pons), y por BAR-CEL-ONA (dir. Ferrán Llagostera); y en el año 1987 por DANIYA, JARDÍN DEL HARÉN (dir. Carlos Mira). En 1998 ganó el “Prisma AEC 1998”, premio de los directores de fotografía españoles a la mejor fotografía, por el largometraje TREN DE SOMBRAS (dirigido por J.L.Guerin), y el premio Sant Jordi, de la crítica especializada, a la mejor contribución a la cinematografía española del 1998 y por la promoción de la AEC, asociación de directores de fotografíaespañoles de la que fue presidente de 1993 a 1995; es miembro de la Academia de las AA y CC Cinematográficas de España, de la Academia del Cinema de Catalunya, y de la EFA (European Film Academy).



Tomás Pladevall durante el rodaje de "Viaje mágico a África", la primera película europea rodada en IMAX 3D


Fuente: http://bandeapart.org/minipage.php?page=82&lang=es_ES

Canet Rock



Canet Rock 1975


Heredero de los conciertos de Rock, como  el Festival de Woodstock  de 1969  en Estados Unidos o el de pequeña isla de Wight 1970 situada en la costa sur de Inglaterra, frente a la ciudad de Southampton.
Aparecio Canet Rock, de la mano de la Trinca “Pebrots” y “Zeleste”. Hermano menor de “Les 6 hores de Canço”, donde actuaban los grupos de moda juveniles en la Catalunya de los años ‘ 70.
Posteriormente se realizarón tres ediciones mas del Canet Rock , en los años 1976,77 y 78.


Se organizo en verano de 1975 un concierto de Rock en Canet de Mar en una finca denominada “Can Sala”. Si bien el nombre de “Canet Rock” puede llevar a engaño, pues los grupos que actuaban formaban parte del rock progresivo que sonaba con fuerza en Cataluña ( Pau Riba, Jaume Sisa, OriolTramvia, Companyia Elèctrica Dharma , Secta Sónica, Música UrbanaOrquesta Mirasol, Orquestra Plateria,) El denominado Rock Laieta, un rock/ Jazz/ rumba /salsa de fusión auspiciado por la sala y discografica Zeleste. También actuaron otros artistas como Maria del MarBonet, Lole y Manuel, La voss del Tropico, Ia & Batiste. Que tenían en común la
transgresión o, como empezaba a llamarse, contracultura, manifestada básicamente en el contenido de las letras de las canciones, el uso del estilo rock y otros estilos no del gusto del gobierno ni del Iglesia, y el uso del catalán


Jaume sisa y Pau Riba
Algunos jóvenes, ya acostumbrados a los festivales extranjeros en los que vieron actuaciones de los Stones o Led Zeppelin, Ramones, Frank Zappa,  Blondie,  protestaron de aquel primer "festival de rock" en el que el incipiente rock que se mostraba estaba liderado por el tan personal rock de Pau Riba o Sisa, intercalado con Pi de la Serra o Ia & Batiste,  que muy poco tenían del rock que se hacía fuera de Cataluña en esos días.

Canet Rock, al igual que la mayoría de actos culturales del momento eran el reflejo de su época, con una sociedad con ansias de cambio y libertad. Un concierto con la euforia de asistir a un festival juvenil, todavía en vida de Franco que murió meses después. La crónica del festival titulada "Canet Rock un campo de concentración sin rock" en una revista musical valenciana (Mundo Musical) refleja bien la fotografia del momento: “Una alambrada rodeaba el campo de barbecho, el polvo levantado por tantos jóvenes ansiosos de libertad era irrespirable, la música era apenas audible por la deficiente instalación sonora y la guardia civil vigilaba tras de las alambradas con tricornio y el subfusil Z-45 en mano: Un campo de concentración juvenil sin rock.” Pero ese “campo de concentración”. Tenia dentro el germen de lo que buscaban las nuevas generaciones y que para la España del momento era la novedad, que quedaba reflejado en las crónicas de las otras revistas modernas del período Popular 1, Vibraciones, Ajoblanco, y Star.

Un grupo de cineastas jovenes decidio realizar un documental, que nos permite acompañar a los 25.000 asistentes y  ser testigos, de la música y el ambiente que se respiaraba en aquellos momentos de cambio de la sociedad española.

Canet Rock, se estreno en 1976, realizada por FrancescBellmunt, con guion del propio Bellmunt y Angel Casas, fotografia de Tomas Pladevall y montaje de Anastasi Rinos.
 

 

 
 
 

Llanto por Ignacio Sánchez Mejías- Federico García Lorca


Llanto por Ignacio Sánchez Mejías


Federico García Lorca


La cogida y la muerte


A las cinco de la tarde.
Eran las cinco en punto de la tarde.
Un niño trajo la blanca sábana
a las cinco de la tarde.
Una espuerta de cal ya prevenida
a las cinco de la tarde.
Lo demás era muerte y sólo muerte
a las cinco de la tarde.
El viento se llevó los algodones
a las cinco de la tarde.
Y el óxido sembró cristal y níquel
a las cinco de la tarde.
Ya luchan la paloma y el leopardo
a las cinco de la tarde.
Y un muslo con un asta desolada
a las cinco de la tarde.
Comenzaron los sones del bordón
a las cinco de la tarde.
Las campanas de arsénico y el humo
a las cinco de la tarde.
En las esquinas grupos de silencio
a las cinco de la tarde.
¡Y el toro, solo corazón arriba!
a las cinco de la tarde.
Cuando el sudor de nieve fue llegando
a las cinco de la tarde,
cuando la plaza se cubrió de yodo
a las cinco de la tarde,
la muerte puso huevos en la herida
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
A las cinco en punto de la tarde.
Un ataúd con ruedas es la cama
a las cinco de la tarde.
Huesos y flautas suenan en su oído
a las cinco de la tarde.
El toro ya mugía por su frente
a las cinco de la tarde.
El cuarto se irisaba de agonía
a las cinco de la tarde.
A lo lejos ya viene la gangrena
a las cinco de la tarde.
Trompa de lirio por las verdes ingles
a las cinco de la tarde.
Las heridas quemaban como soles
a las cinco de la tarde,
y el gentío rompía las ventanas
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
¡Ay qué terribles cinco de la tarde!
¡Eran las cinco en todos los relojes!
¡Eran las cinco en sombra de la tarde!





Salvador Dali







La sangre derramada.


 ¡Que no quiero verla!
Dile a la luna que venga,
que no quiero ver la sangre
de Ignacio sobre la arena.
¡Que no quiero verla!
La luna de par en par,
caballo de nubes quietas,
y la plaza gris del sueño
con sauces en las barreras
¡Que no quiero verla¡
Que mi recuerdo se quema.
¡Avisad a los jazmines
con su blancura pequeña!
¡Que no quiero verla!
La vaca del viejo mundo
pasaba su triste lengua
sobre un hocico de sangres
derramadas en la arena,
y los toros de Guisando,
casi muerte y casi piedra,
mugieron como dos siglos
hartos de pisar la tierra.
No.
¡Que no quiero verla!
Por las gradas sube Ignacio
con toda su muerte a cuestas.
Buscaba el amanecer,
y el amanecer no era.
Busca su perfil seguro,
y el sueño lo desorienta.
Buscaba su hermoso cuerpo
y encontró su sangre abierta.
¡No me digáis que la vea!
No quiero sentir el chorro
cada vez con menos fuerza;
ese chorro que ilumina
los tendidos y se vuelca
sobre la pana y el cuero
de muchedumbre sedienta.
¡Quién me grita que me asome!
¡No me digáis que la vea!
No se cerraron sus ojos
cuando vio los cuernos cerca,
pero las madres terribles
levantaron la cabeza.
Y a través de las ganaderías,
hubo un aire de voces secretas
que gritaban a toros celestes,
mayorales de pálida niebla.
No hubo príncipe en Sevilla
que comparársele pueda,
ni espada como su espada,
ni corazón tan de veras.
Como un río de leones
su maravillosa fuerza,
y como un torso de mármol
su dibujada prudencia.
Aire de Roma andaluza
le doraba la cabeza
donde su risa era un nardo
de sal y de inteligencia.
¡Qué gran torero en la plaza!
¡Qué gran serrano en la sierra!
¡Qué blando con las espigas!
¡Qué duro con las espuelas!
¡Qué tierno con el rocío!
¡Qué deslumbrante en la feria!
¡Qué tremendo con las últimas
banderillas de tiniebla!
Pero ya duerme sin fin.
Ya los musgos y la hierba
abren con dedos seguros
la flor de su calavera.
Y su sangre ya viene cantando:
cantando por marismas y praderas,
resbalando por cuernos ateridos
vacilando sin alma por la niebla,
tropezando con miles de pezuñas
como una larga, oscura, triste lengua,
para formar un charco de agonía
junto al Guadalquivir de las estrellas.
¡Oh blanco muro de España!
¡Oh negro toro de pena!
¡Oh sangre dura de Ignacio!
¡Oh ruiseñor de sus venas!
No.
!Que no quiero verla!
Que no hay cáliz que la contenga,
que no hay golondrinas que se la beban,
no hay escarcha de luz que la enfríe,
no hay canto ni diluvio de azucenas,
no hay cristal que la cubra de plata.
No.
!Yo no quiero verla!







Picasso.









Cuerpo presente.



La piedra es una frente donde los sueños gimen
sin tener agua curva ni cipreses helados.
La piedra es una espalda para llevar al tiempo
con árboles de lágrimas y cintas y planetas.

Yo he visto lluvias grises correr hacia las olas
levantando sus tiernos brazos acribillados,
para no ser cazadas por la piedra tendida
que desata sus miembros sin empapar la sangre.

Porque la piedra coge simientes y nublados,
esqueletos de alondras y lobos de penumbra;
pero no da sonidos, ni cristales, ni fuego,
sino plazas y plazas y otras plazas sin muros.

Ya está sobre la piedra Ignacio el bien nacido.
Ya se acabó; ¿qué pasa? Contemplad su figura:
la muerte le ha cubierto de pálidos azufres
y le ha puesto cabeza de oscuro minotauro.

Ya se acabó. La lluvia penetra por su boca.
El aire como loco deja su pecho hundido,
y el Amor, empapado con lágrimas de nieve
se calienta en la cumbre de las ganaderías.

¿Qué dicen? Un silencio con hedores reposa.
Estamos con un cuerpo presente que se esfuma,
con una forma clara que tuvo ruiseñores
y la vemos llenarse de agujeros sin fondo.

¿Quién arruga el sudario? ¡No es verdad lo que dice!
Aquí no canta nadie, ni llora en el rincón,
ni pica las espuelas, ni espanta la serpiente:
aquí no quiero más que los ojos redondos
para ver ese cuerpo sin posible descanso.

Yo quiero ver aquí los hombres de voz dura.
Los que doman caballos y dominan los ríos;
los hombres que les suena el esqueleto y cantan
con una boca llena de sol y pedernales.

Aquí quiero yo verlos. Delante de la piedra.
Delante de este cuerpo con las riendas quebradas.
Yo quiero que me enseñen dónde está la salida
para este capitán atado por la muerte.

Yo quiero que me enseñen un llanto como un río
que tenga dulces nieblas y profundas orillas,
para llevar el cuerpo de Ignacio y que se pierda
sin escuchar el doble resuello de los toros.

Que se pierda en la plaza redonda de la luna
que finge cuando niña doliente res inmóvil;
que se pierda en la noche sin canto de los peces
y en la maleza blanca del humo congelado.

No quiero que le tapen la cara con pañuelos
para que se acostumbre con la muerte que lleva.
Vete, Ignacio: No sientas el caliente bramido.
Duerme, vuela, reposa: ¡También se muere el mar!


 

Alma ausente


No te conoce el toro ni la higuera,
ni caballos ni hormigas de tu casa.
No te conoce el niño ni la tarde
porque te has muerto para siempre.

No te conoce el lomo de la piedra,
ni el raso negro donde te destrozas.
No te conoce tu recuerdo mudo
porque te has muerto para siempre.

El otoño vendrá con caracolas,
uva de niebla y monjes agrupados,
pero nadie querrá mirar tus ojos
porque te has muerto para siempre.

Porque te has muerto para siempre,
como todos los muertos de la Tierra,
como todos los muertos que se olvidan
en un montón de perros apagados.

No te conoce nadie. No. Pero yo te canto.
Yo canto para luego tu perfil y tu gracia.
La madurez insigne de tu conocimiento.
Tu apetencia de muerte y el gusto de tu boca.
La tristeza que tuvo tu valiente alegría.
Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace,
un andaluz tan claro, tan rico de aventura.
Yo canto su elegancia con palabras que gimen
y recuerdo una brisa triste por los olivos.

 

 Enlaces

 

Despedida - Federico García Lorca

 

Pequeño Vals Vienés

Calles y sueños, (Poeta en Nueva York)