Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

jueves, 12 de septiembre de 2019

Victoria - Pablo Neruda





Honor a la victoria apetecida,

honor al pueblo que llegó a la hora

a establecer su derecho a la vida!



Pero el ratón acostumbrado al queso,

Nixon, entristecido de perder,

se despidió de Eduardo con un beso.



Cambió de embajador, cambió de espías

y decidió cercarnos con alambre:

no nos vendieron más mercaderías

para que Chile se muriera de hambre.



Cuando la Braden les movió la cola

los momios ayudaron la tarea

gritando «Libertad y cacerolas»,

mientras que los parrones victimarios

pintaban de bondad sus caras feas

y disfrazándose de proletarios

decretaban la huelga de señores

recibiendo de Nixon los dineros:

treinta monedas para los traidores.

Pablo Neruda
Incitación al nixonicidio y alabanzade la revolución chilena
[1972-1973]


Enlaces:


miércoles, 11 de septiembre de 2019

Neruda, su “nixonicidio” y Trump - Juan Pablo Cárdenas


En 1973, Pablo Neruda alcanzó a escribir y difundir su Incitación al Nixonicidio y alabanza a la Revolución Chilena, una verdadera ráfaga poética contra las acciones del gobierno estadounidense para desestabilizar al gobierno de Allende y provocar su derrocamiento. Un escrito que lo distinguió por su compromiso político y ético, advirtiéndonos a los chilenos de la forma en que operaba el imperialismo y que, de hecho, después explicó nuestro Quiebre Institucional, a causa de la acción desestabilizadora de Nixon y su ministro Kissinger venían implementando para frenar el auge de los regímenes de izquierda en todo nuestro continente.
Hoy, a varias décadas, un nuevo gobernante, aún más desquiciado y temerario que aquel, tiene en peligro no solo a las naciones latinoamericanas sino al mundo entero. Cuando en sus atrevidas bravatas reparte amenazas de todo tipo contra todos los gobiernos y pueblos que Trump verdaderamente menosprecia en el mundo y sobre los cuales hace gala de su ignorancia y descriterio.

El constante alejamiento de funcionarios de su gobierno, que prefieren renunciar a sus cargos antes que hacerse cómplices y encubridores de este siniestro personaje, habla de la gravedad que representa su permanencia en el gobierno más poderoso de la Tierra, como de la necesidad de que los propios estadounidenses discurran una salida política que salve al mundo entero de un gobernante que, tal como se ve, puede llegar a ser tan nefasto como el mismo Hitler y otros deschavetados tiranos. Cuando se sabe, además, que Trump evidentemente participa de las ideas del genocida alemán y ejerce un idéntico racismo hacia los pueblos no caucásicos. Un sujeto, asimismo, que habla con la arrogancia de los multimillonarios y todos los días evidencia vicios y delitos abominables para practicar sus amoríos y satisfacer su irrefrenable concupiscencia.
En lo que sería su primer viaje a América Latina, Trump debía llegar a Perú para participar de una nueva cumbre de las Américas, a la que concurrirán también representantes de algunas naciones europeas y otras diversas personalidades del mundo político y diplomático mundial. Sin embargo, el Presidente de Estados Unidos ha desistido de cumplir con este compromiso, alegando que preferirá monitorear desde Washington las acciones de represalia que se propone descargar contra de Siria, ante la supuesta agresión con armas químicas del régimen de Bachar El Asad contra un poblado civil en la guerra civil de este país.
Pero se trata, sin duda, solo de un pretexto que le permite a Trump demostrar su desprecio por nuestra región y esta cumbre en Lima, cuando hoy cualquier acción que quiera tomar un gobernante como él puede, en realidad, ejecutarla desde cualquier punto de la Tierra, salvo que ésta pudiera ofrecerle riesgos a su persona que lo convenzan de guarecerse en un lugar seguro. Lo más probable es que tampoco Trump quiera exponerse ante mandatarios como los de Bolivia, Venezuela, México y otras que, sin duda, podrían aprovechar encuentros multinacionales como éste para enrostrarle cara a cara sus despropósitos, entre los que se propone amurallar su frontera sur a objeto de frenar la inmigración de latinoamericanos a Estados Unidos.

Todo un desaire, sin embargo, que todavía no merece el reproche de nuestros gobernantes y, por el contrario, hasta provocan benévolos comentarios que lo exculpan de asistir a Lima. Una actitud que, sabemos, es muy propia de las naciones y políticos vasallos del Departamento de Estado y la CIA que, tal como en 1973, prefieren callar que denunciar estas ilícitas intervenciones norteamericanas en todo el mundo.
Pero lo grave es que entre tantos analistas internacionales, intelectuales y artistas que todavía presumen de progresistas, latinoamericanistas o tercermundistas no haya una reacción más encendida contra los despropósitos de TRUMP y, como lo hizo Neruda, alerten al mundo de sus aviesos propósitos. Haría falta ahora que surgieran varios “Trumpicidios” antes que siga incubándose en la Casa Blanca un monstruo como los que han asolado al mundo en toda nuestra historia.
En particular, cómo nos gustaría que desde las expresiones más nuevas y vanguardistas chilenas se leyera lo que entonces escribió nuestro Premio Nobel y eso recuperara el viejo antimperialismo de la izquierda, a pesar de que el uso de este término prefiere eludirse en la actualidad, cuando los despropósitos hegemónicos de Estados Unidos y otras naciones siguen totalmente vigentes y nos han reinstalado en una nueva Guerra Fría. La que, por supuesto, Trump parece propuesto a derivar en una nueva conflagración mundial.
Ya sabemos que muchos de los movimientos y partidos políticos que alguna vez salieron a marchar en contra de la Guerra del Vietnam, hoy han sido cooptados y reclutados por los intereses estadounidenses. Al tiempo que los dirigentes de antaño se han convertido en jefes de Estado, cancilleres y legisladores que prefieren practicar la connivencia con los Estados Unidos y las transnacionales enseñoreadas en nuestros territorios gracias a la transgresión ideológica y el oportunismo que han tomado las riendas de tantos referentes del vanguardismo.

“Pongamos frente al paredón de la historia a un frío y delirante genocida”, decía entonces nuestro Pablo Neruda, en la presentación de ese manifiesto que hoy recordamos a fin de alentar un nuevo magnicidio intelectual y político.  Aunque sea solo poético como aquel pero que se constituya en verdaderamente letal al voluntarismo de gobernantes como el actual morador de la Casa Blanca.
Juan Pablo Cárdenas
Resumen Latinoamericano / 13 de abril de 2018 / Juan Pablo Cárdenas, Radio UChile
Fuentes:

sábado, 7 de septiembre de 2019

Esto no es nada - Ángel González


Si tuviésemos la fuerza suficiente
para apretar como es debido un trozo de madera,
sólo nos quedaría entre las manos
un poco de tierra.
Y si tuviésemos más fuerza todavía
para presionar con toda la dureza
esa tierra, sólo nos quedaría
entre las manos un poco de agua.
Y si fuese posible aún
oprimir el agua,
ya no nos quedaría entre las manos
nada.

Ángel González



Enlaces:
Otro tiempo vendran

Ciudad cero 

viernes, 6 de septiembre de 2019

Escenas de la Barceloneta - Elisenda Dalmau


Ahir després de (tornar a) nedar, em vaig trobar al meu pare a la zona de la bomba, a l’aigua, amb una dona de 70, la fornera de 60, subjectant entre tots a la mare de la fornera de 80 i pico, amb crosses i Alzheimer. La dona s’havia volgut banyar i els veïns la van fotre a mar entre tots. “Si ens hi fotem tots la banyem”, van dir. El meu pare li va tirar aigua pel cap i la fornera li va cridar: “Al cap no, Joan Albert, que ve de la pelu!”, mentre l’àvia cridava “Déu t’ho pagui, tinc calor nen!” i mon pare afegia “Déu no, regala’m una barra de pà!”. Després jo me’n vaig anar a secar a l’hamaca. Mentre caminava cap allà, ben morena i amb una seguretat que et dona la vida d’estar a la trentena i passar de tot (si, amb una 46),un tio tatuat i d’aquells estupendos del barri (perdoneu, però com deia la meva àvia “el que surt guapo surt a rabiar, nena”) em va seguir amb la mirada fins que el meu pare va sortir a escena. “EEEEEEEEEEELIIIIIIIII” -Perquè a la Barceloneta es crida molt i per tot- enmig de tothom i a pulmó ple: ‘Vaig a buscar la barra de pà gratis, vaig tirant! Si vens a dinar hi ha ensaladilla”. “Molt bé, molt bé, rei”. Quan vaig estirar-me a l’hamaca el tatuat ja no hi era, però si la idea, després de molt de temps de només escriure per aqui, de fer una nova novel.la sobre el barri. 

Elisenda Dalmau





Ayer después de (volver a) nadar, me encontré a mi padre a la zona de la bomba, en el agua, con una mujer de 70, la panadera de 60, sujetando entre todos a la madre de la panadera de 80 y pico, con muletas y Alzheimer. La mujer se había querido bañar y los vecinos la pusieron en el  mar entre todos. “Si nos Ponemos todos la bañamos”, comentaron. Mi padre le echó agua por la cabeza y la panadera le gritó: “En la cabeza  no, Joan Albert, que viene de la pelu!”, mientras la abuela gritaba “Dios te lo pague, tengo calor nen!” y mi padre añadía “Dios no, regálame una barra de pan!  Después yo me fui a secar en la hamaca. Mientras andaba de un sitio a otro, muy morena y con una seguridad que te da la vida de estar en la treintena y pasar de todo (si, con una 46),un tipo tatuado y de aquellos estupendos del barrio (me perdonareis, pero como decía mi abuela “el que sale guapo sale a rabiar, nena”) me siguió con la mirada hasta que mi padre salió a escena. “EEEEEEEEEEELIIIIIIIII” -Porque en la Barceloneta se grita mucho y por todo- en medio de todo el mundo y a pulmón lleno: ‘Voy a buscar la barra de pan  gratis, voy tirando! Si vienes a comer hay ensaladilla”. “Muy bien, muy bien, rey”. Cuando me estiré a la hamaca el tatuado ya no estaba, pero si la idea, después de mucho  tiempo de solo escribir por aquí, de hacer una nueva novela sobre el barrio.
Elisenda Dalmau

domingo, 1 de septiembre de 2019

Y si la otra vida fuera de Manuel Vázquez Montalbán






prolongar la conciencia hasta el instante


 en que se pudre la última molécula posibilidad de memoria y presencia en el espectáculo obsceno de lo ajeno aunque el deseo sea recuerdo o viejas sombras que los ojos aceptan en su terror de incógnitos

si la inmortalidad se pudriera si se pudriera bienaventuradas entonces las momias y desventurados los incinerados aunque nada se sepa a ciencia cierta sobre la voluntad de ser de la ceniza.