Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

martes, 11 de septiembre de 2018

Un pueblo ignorante - Simón Bolívar





“Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción; la ambición, la intriga, abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos de todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la libertad, la traición por el patriotismo, la venganza por la justicia”

Simón Bolívar
 discurso ante el Congreso de Angostura del 15 de febrero de 1819

lunes, 10 de septiembre de 2018

Somos cinco mil - Víctor jara


Somos cinco mil 
en esta pequeña parte de la ciudad. 
Somos cinco mil  
¿Cuántos seremos en total
en las ciudades y en todo el país?
Sólo aquí, 
diez mil manos que siembran 
y hacen andar las fábricas.

¡Cuánta humanidad 
con hambre, frío, pánico, dolor, 
presión moral, terror y locura!

Seis de los nuestros se perdieron 
en el espacio de las estrellas.
Un muerto, un golpeado como jamás creí 
se podría golpear a un ser humano. 
Los otros cuatro quisieron quitarse todos los temores 
uno saltando al vacío,
otro golpeándose la cabeza contra el muro, 
pero todos con la mirada fija de la muerte.
¡Qué espanto causa el rostro del fascismo!

Llevan a cabo sus planes con precisión artera 
sin importarles nada. 
La sangre para ellos son medallas.

La matanza es acto de heroísmo.
¿Es éste el mundo que creaste, Dios mío? 
¿Para esto tus siete días de asombro y de trabajo? 
En estas cuatro murallas sólo existe un número
que no progresa, 
que lentamente querrá más la muerte.
Pero de pronto me golpea la conciencia 
y veo esta marea sin latido, 
pero con el pulso de las máquinas
y los militares mostrando su rostro de matrona 
lleno de dulzura.

¿Y México, Cuba y el mundo?
¡Que griten esta ignominia!
Somos diez mil manos menos que no producen. 
¿Cuántos somos en toda la Patria? 
La sangre del compañero Presidente 
golpea más fuerte que bombas y metrallas.
Así golpeará nuestro puño nuevamente.

¡Canto, qué mal me sales
cuando tengo que cantar espanto!
Espanto como el que vivo  
como el que muero, espanto.

De verme entre tanto y tantos
momentos del infinito  
en que el silencio y el grito 
son las metas de este canto.
Lo que veo nunca vi,
lo que he sentido y lo que siento
hará brotar el momento...

Victor jara



Enlaces: 
Asesinato de Víctor Jara

40 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO EN CHILE.


domingo, 9 de septiembre de 2018

Chile: condenan a nueve militares por el asesinato de Víctor Jara, símbolo de la canción latinoamericana




El juez chileno Miguel Vázquez condenó a nueve militares en retiro por el asesinato del músico y folclorista Víctor Jara, acribillado días después del golpe de Estado que instaló la dictadura de Augusto Pinochet, en 1973, informó el Poder Judicial.

Jara, una de las voces más reconocidas de Chile, fue detenido, torturado y asesinado de 44 balazos días después de instalada la dictadura de Pinochet, el 11 de septiembre de 1973.

“El ministro en visita de causas de derechos humanos, Miguel Vázquez Plaza, condenó a 9 miembros del Ejército en retiro por su responsabilidad en los homicidios del cantautor Víctor Jara Martínez y el ex director de prisiones Littre QuirogaCarvajal, ocurridos en septiembre de 1973 en Santiago”, indicó un comunicado de prensa del Poder Judicial.

La británica Joan Turner, viuda del cantautor chileno Víctor Jara, y la presidenta chilena, Michelle Bachelet, observan el féretro donde reposan los restos del artista el 4 de diciembre de 2009, durante su velorio en Santiago de Chile. EFE

El magistrado sentenció a Hugo Sánchez Marmonti, Raúl Jofré González, Edwin DimterBianchi, Nelson Haase Mazzei, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, HernánChacón Soto y Patricio Vásquez Donoso a 15 años y un día por su responsabilidad como autores de ambos homicidios.

Asimismo, sentenció a todos a otros tres años de presidio por su responsabilidad como autores de secuestro simple de ambas víctimas.
En tanto, el oficial Rolando Melo Silva fue condenado a 5 años y un día de presidio por su responsabilidad como encubridor de ambos homicidios y 61 días de presidio por encubrir los secuestros.

Jara, miembro del Partido Comunista, fue detenido en la Universidad Técnica del Estado, donde ejercía como profesor, el 12 de septiembre de 1973, un día después del golpe que derrocó al entonces presidente socialista Salvador Allende, de cuyo proyecto era ferviente defensor.

Inmediatamente fue encarcelado junto a otras 5.000 personas en el estadio Chile, un recinto deportivo en el centro de Santiago que hoy lleva su nombre, donde fue reconocido por militares que lo torturaron brutalmente hasta causarle la muerte.

Cabe recordar que un reportaje emitido el año 2012 por el programa “En la mira” de Chilevisión identificó a Pedro Barrientos Núñez como el autor material del asesinato de Víctor Jara. En diciembre de ese mismo año el ministro Miguel Vásquez lo sometió a proceso, en calidad de autor material, junto a Hugo Sánchez Marmonti, calificación a la cual, en septiembre de 2014, se sumaron Hernán Chacón Soto y Patricio Vásquez Donoso. El teniente en retiro vive en Estados Unidos desde 1990 y sobre él pesa, desde enero de 2013, un pedido de extradición emitido por la Corte Suprema de Chile.
Víctor Jara Martínez y  Littre QuirogaCarvajal, 

Hace dos años, en junio de 2016, Barrientos fue condenado en un juicio civil iniciado en Estados Unidos por la familia de Víctor Jara, autor, entre otros clásico de “Te recuerdo Amanda”. El juicio se realizó durante siete días en una corte federal de Orlando (Florida) luego de que la viuda de Jara, Joan, y sus dos hijas, Manuela y Amanda, presentaran una demanda civil en contra de Barrientos en 2013.

En 1990, la denominada Comisión de Verdad y Reconciliación determinó que Víctor Jara fue acribillado con 44 disparos el 16 de septiembre de 1973 en el Estadio Chile y que fue arrojado a unos matorrales en los alrededores del Cementerio Metropolitano, ubicado a orillas de la Carretera 5 Sur. Luego fue llevado al depósito de cadáveres, donde le asignaron las siglas NN, y donde más tarde sería identificado por su esposa, la coreógrafa de origen británico Joan Turner. Sus restos fueron enterrados en el Cementerio General de Santiago de Chile.

El número de víctimas de la dictadura de Pinochet supera las 40.000 personas, de ellas 3.065 están muertas o desaparecidas entre septiembre de 1973 y marzo de 1990.
 03/07/2018 - 18:23
Clarin.com



Enlaces:
Asesinato de Víctor Jara

Fuentes:
https://www.clarin.com/mundo/chile-condenan-militares-asesinato-1973-victor-jara-simbolo-cancion-latinoamericana_0_HywdUvFzX.html
https://www.elperiodico.com/es/internacional/20180704/chile-condena-a-nueve-militares-por-el-asesinato-de-victor-jara-6923895
https://www.lavanguardia.com/internacional/20180704/45639804351/condenan-nueve-militares-chilenos-muerte-cantautor-victor-jara.html
http://www.elmundo.es/internacional/2018/07/03/5b3bdae922601d392c8b45d2.html
https://www.publico.es/internacional/justicia-chilena-condena-nueve-exmilitares-crimen-victor-jara.html

    sábado, 8 de septiembre de 2018

    La canción del castigo - Pablo Neruda



    richard_nixon_henry_kissinger

    No hay que contar con su arrepentimiento,

    ni hay que esperar del cielo este trabajo:


    el que trajo a la tierra este tormento


    debe encontrar sus jueces aquí abajo,


    por la justicia y por el escarmiento.



    No lo aniquilaremos por venganza


    sino por lo que canto y lo que infundo:


    mi razón es la paz y la esperanza.


    Nuestros amores son de todo el mundo.


    Y el insecto voraz no se suicida


    sino que enrosca y clava su veneno


    hasta que con canción insecticida,


    levantando en el aiba mi tintero,



    llame a todos los hombres a borrar


    al Jefe ensangrentado y embustero,


    que mandó por el cielo y por el mar


    que no vivieran más pueblos enteros,


    pueblos de amor y de sabiduría


    que en aquel otro extremo del planeta,


    en Vietnam, en lejanas alquerías,


    junto al arroz, en blancas bicicletas


    fundaban el amor y la alegría:


    pueblos que Nixon, el analfabeto,


    ni siquiera de nombre conocía


    y que mandó matar con un decreto


    el lejano chacal indiferente.

    Pablo Neruda
    Incitación al nixonicidio y alabanzade la revolución chilena
    [1972-1973]


    Enlaces:

    viernes, 7 de septiembre de 2018

    Donde la ciudad cambia su nombre. - Francisco Candel



    Las peleas

    Las Hermanas del Pepe Luis, las princesas,  eran de aupa,  de armas tomar, especialmente con aquel que se les acoquinaba, pero con quien les plantaba cara ya era otra cosa. Entonces, la mayoría de las veces, se rajaban y demostraban su miedo. Una vez que se pusieron tontas con la madre del Paquirri ésta que estaba planchando dio un tirón a la plancha y salió con ella en la mano, el cordón detrás colgando en el aire, como una graciosa estela. Las princesas,  confundiendo prudencia con cobardía, se habían atrevido a ir hasta la puerta de la casa a insultarla. Cuando vieron a la madre del Paquirri de esta guisa, con la plancha a manera de escudo o parachoques, salieron de estampida, huyendo , como alma que lleva el diablo, aunque no lo suficiente aprisa para que una no sintiera en las nalgas la caricia candente de la plancha.

    -    - A ver que se han creído éstas…!

    La madre del Paquirri era así. Muy buena, muy buena, pero cuando la buscaban… A veces sin saberlo, practicaba la ley del Talión: Ojo por ojo, diente por diente.

    En cierta ocasión a una hermana suya, le arrimaron una piedra así de gorda a un ojo. Una ceja  se la hicieron mixtos. La pobre mujer, al verse sangrando como un berraco degollado, berreaba como tal.
    A la madre del Paquirri se lo advirtieron las vecinas,

    - A tu hermana le han roto la cabeza.

    Había sido la vecina de enfrente. La madre del Paquirri salió en busca de su hermana. La encontró con su madre, la abuela del Paquirri por tanto, claro, que la llevaba al dispensario toda asustada.

      - Nada de dispensario – dijo la madre del Paquirri -! A casa!

    Y luego:

      - ¿Donde está la piedra con la que te han escalabrado?

    Dicha piedra era una señora piedra y estaba manchada de sangre. Con ella a su alcance se sentó la madre del Paquirri a la puerta de su casa.

    Pasó una hora , y otra, y otra. La vecina no salia ni respiraba. La madre de Paquirri decía:

      - Ya saldrá, ya saldrá...

    Tenia una paciencia de Job. Pasó una hora y otra. A la hermana le habían puesto vinagre en la ceja y le habían cortado la hemorragia,pero tenia un tajo enorme.

    La madre del Paquirri había pasado las horas inmóvil en una silla, la piedra al lado.

      - Ya saldrá, ya saldrá...

    Al final, harta de su inmovilidad, empezó a levantarse , y a entrar en su casa y a preparar la cena. La vecina , entonces creyendo que ya la tirantez del asunto se había relajado, salió con un cesto, como si fuera de compras.

      - Ya saldrá, ya saldrá...

    Ya había salido. La madre del Paquirri cogió la piedra, ya con la sangre de su hermana seca, agarró a la vecina y, !cloc! !cloc!, le golpeó con ella en la cabeza, una, dos, tres, cuatro veces, volviendo a llenar la piedra de sangre nueva y fresca. Luego tornó a su casa, buscó a su hermana y le dijo:

      - !Hala, al dispensario a que te curen!

    A la hermana de la madre del Paquirri, la tía del Paquirri, claro cierto naturalmente, le pusieron una gafa en la ceja. A la vecina de enfrente le pusieron cuatro en la cabeza.  La vida es así, la vida y la regla de tres.

    Francisco Candel
    Donde la ciudad cambia su nombre. 1956


    jueves, 6 de septiembre de 2018

    La modernidad adosó un squash ... - MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN



    La modernidad adosó un squash 
    al viejo panteón de Trotski
    su matadero
    es ahora un museo esquina Viena
    Morelos
    Coyoacán México Distrito Federal

    de espaldas a la Historia
    los jugadores de squash pelean
    contra la edad y los excesos
    de grasa en la sangre y en los ojos
    ajenos

    la pelota pájaro loco en su jaula
    de parees crueles no tiene escapatoria
    furia de verdugos que pretenden
    envejecer con dignidad
    la dignidad de Trotski la puso el asesino
    borrón y cuenta nueva de un hijo de sierva
    contra el señorito hegeliano pintor
    de ejércitos rojos por más señas

    salta la pelota hasta reventar
    entonces el músculo duerme la ambición descansa
    los jugadores beben ambrosías de coca cola
    y seven up

    cerca
    las cenizas de Trotski y Natalia Sedova
    entre arrayanes mirtáceos y flores carnales
    de su jardín de aroma insuficiente
    se suman en el doble fracaso del amor
    y la Historia

    los jugadores de squash vuelven a su casa
    hacen el amor mienten a sus espejos
    la esperanza de un pantalón más estrecho
    escaparates del Barrio Rosa
    unisex y sin edad


    MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN

    Enlaces:
    Melodia del Raval - Manuel Vázquez Montalbán
    Berenjenas a la crema con gambas
    Ciudad 
    Jamboree
    Butifarra de Perol con 'fesols' 

    TELEVISIÓN BASURA 
    los placeres

    Fuentes:
    http://asociacionvazquezmontalban.blogspot.com/p/inicio.html

    miércoles, 5 de septiembre de 2018

    La Haine, "El odio" - Mathieu Kassovitz


    24 horas en un suburbio de París donde los tres protagonistas, Vinz (Vincent Cassel), Saïd (Saïd Taghmaoui), Hubert (Hubert Kounde) son colegas que viven en una deprimente banlieu a las afueras de París. Vagan sin rumbo por las calles después de una revuelta popular que desembocó en enfrentamientos con la policía y ha dejado el barrio y sus corazones envueltos en llamas. Abdel, un buen amigo suyo, ha sufrido una fuerte paliza de la policía y está en coma. Vinz, que ha encontrado una pistola perdida tirada en el suelo, quiere venganza. Mientras tanto, Hubert no para de decir que "la haine attire la haine!", el odio lleva al odio.

    Es el inicio de La Haine, una de las películas más poderosas y admiradas del cine francés de las últimas décadas, film que escribió y realizó y con la que alcanzó éxito internacional Mathieu Kassovitz . La película obtuvo tres Premios César (César a la mejor película, César al mejor productor y César al mejor montaje) y el premio al mejor director en el Festival de Cannes de 1995.


    Estrenada en 1995, La Haine relata 19 horas desesperadas de unos parias cualquiera en los suburbios de una gran ciudad. Un judío, un negro y un árabe que, enfrentados a una vida sin futuro, son incapaces de ver más allá del muro de injusticia y violencia que se ha levantado contra ellos. Así las cosas, poco tienen que hacer más allá de vagabundear por la ciudad y mostrarse hostiles contra todo el que se cruza en su camino. En especial Vinz, quien se ve a sí mismo como un "gangster" y que, con una pistola en la mano, tiene todo lo que necesita para dejar de ser un don nadie.
    El 6 de abril de 1993, Makome M’Bowole, un chico de 17 años, moría de un disparo en la cabeza mientras estaba esposado en una comisaría de policía en París. La policía alegó legítima defensa para justificar el disparo. Durante una semana se produjeron enfrentamientos entre los jóvenes del barrio y la policía. Estos hechos impulsaron a Kassovitz a rodar El odio, irse a los suburbios y preguntar desde allí cuáles eran las razones de aquella situación.

    La ciudad de las luces y del glamour contrastaba con la mala situación de estos barrios donde se aislaba y almacenaba a las clases más bajas como si fueran mercancía en un almacén. Todo esto provocó la ira de esta población que se levantó contra el sistema mediante manifestaciones, revueltas y diversos actos para poder poner algo de luz a su futuro y también a su presente. En este film, Kassovitz, sabe retratar a la perfección esa marginalidad y los prejuicios sociales contra los que también tienen que combatir los habitantes de estas zonas como el racismo. Los tres protagonistas todos de diferentes razas y creencias (un judío, un árabe y un negro) pelean por ser los dueños de su propio destino como hacían miles de jóvenes aunque en ocasiones de manera negativa como representa Vinz en esta película.


    A pesar de ser una película de hace más de veinte años, su mensaje sigue perdurando y pudiendo ser aplicado a la actualidad. La situación de estas zonas no solo no ha mejorado si no que ha empeorado, estos problemas sociales ya no sólo se encuentran zonas "conflictivas", las ciudades se ven cada vez más afectadas por estos como observamos con las agresiones homófobas, machistas, racistas etc. Es por esto que Kassovitz afirmó en una entrevista que pretende hacer una secuela de esta película para poder denunciar los abusos producidos en pleno siglo XXI.


    Pieza clásica del cine de los 90, rodada en un apabullante blanco y negro, lleva en boca de todos prácticamente desde que se estrenó. Y no es para menos. Primero por la sacudida que provocó en las conciencias de una acomodada Francia que ignoraba sistemáticamente las demandas de sus ciudadanos más desfavorecidos. Segundo, porque aunque Kassovitz, que dirigió, escribió y co-editó la película con sólo 25 años, ha seguido dirigiendo películas (Los Ríos de Color Púrpura, Gothika, Babylon) y actuando (Amelie, Amen, El quinto elemento) con bastante éxito, nunca ha vuelto a repetir los galardones y el prestigio que le dio aquel debut.




    Fuentes:
    https://es.wikipedia.org/wiki/Mathieu_Kassovitz
    https://es.wikipedia.org/wiki/El_odio
    http://www.playgroundmag.net/noticias/actualidad/la-haine-2-mathieu-kassovitz_0_1464453542.html

    martes, 4 de septiembre de 2018

    olvídalo - CHARLES BUKOWSKI



    Ahora, escúchame,
    Cuando muera no quiero
    Ningún llanto, sólo hagan un entierro decente.
    He tenido una vida plena, y
    Si alguien tuvo un filo, fui yo.
    Viví 7 u 8 vidas en
    Una, suficiente
    Para
    Cualquiera.
    Todos somos, finalmente lo mismo, así que sin
    Discursos, por favor,
    A menos que quieras decir – jugaba a los caballos
    Y era muy bueno en eso.
    Tú eres el próximo y quizás yo ya sepa algo
    Que tú todavía no sabes.
    CHARLES BUKOWSKI


    Resultado de imagen de CHARLES BUKOWSKI forget it


    forget it 
    now, listen, when I die I don't want any crying, just get the
    disposal under way, I've had a full some life, and
    if anybody has had an edge, I've
    had it, I've lived 7 or 8 lives in one, enough for
    anybody.
    we are all, finally, the same, so no speeches, please,
    unless you want to say he played the horses and was very
    good at that. 

    you're next and I already know something you don't,
    maybe.

    CHARLES BUKOWSKI

    Enlaces
    Atrapado 
    LA SUPERFICIE DEL SOL 
    El genio de la multitud 

    domingo, 12 de agosto de 2018

    Ignacio Sánchez Mejías citas



    «Cuando la humanidad esté en un grado tal de civilización que no quede ninguna crueldad entonces sería cosa de hablar de suprimir las corridas de toros. Pero mientras los seres humanos hablen tranquilamente del número de hombres que cada nación puede matar en un momento determinado, hablar de la crueldad de las corridas de toros es ridículo.»
    Ignacio Sánchez Mejías


    Llanto por Ignacio Sánchez Mejías- Federico García Lorca

    sábado, 11 de agosto de 2018

    Contigo - Raquel Lanseros



    Porque no vive el alma entre las cosas
    sino en la acción audaz de descifrarlas,

    yo amo la luz hermana que alienta mis sentidos.

    Mil veces he deseado averiguar quién soy.

    Después de tantos nombres,
    de tanta travesía hacia mi propia brújula,
    podría abrazar la arena durante varios siglos.
    Ver pasar el silencio y seguir abrazándola.

    No está en mí la verdad, cada segundo
    es un fugaz intento de atrapar lo inasible.
    La verdad no está en nadie, y aún más lejos
    yace de un rey que de cualquier mendigo.
    Si alguien está pensando en perseguirla
    no debe olvidar esto:
    el fuego ha sido siempre presagio de declive
    como la intensidad antesala de olvido.

    Cuando mis ojos vuelvan al origen,
    pido un último don.
    Nada más os reclamo.
    Poned en mi sepulcro las palabras.
    Las que dije mil veces
    y las que habría deseado decir al menos una.

    Guardad en mi costado las palabras. 
    Las que usé para amar,
    las que aprendí a lo largo del camino,
    las primeras que oí de labios de mi madre.

    Envolvedme entre ellas sin reparo,
    no temáis por su peso.
    Pero cuidad con mimo la palabra contigo.
    Tratadla con respeto.
    Colocadla
    sobre mi corazón.
    La verdad no está en nadie, pero acaso
    las palabras pudieran engendrarla.

    Quizá entonces aquel a quien dije contigo
    y para quien contigo fue toda su costumbre,
    se acostará a mi lado con ternura,
    juntos en el vacío más sagrado,
    cuando la eternidad toma nuestra medida,
    cuando la eternidad se pronuncia contigo.

    Raquel Lanseros 

    viernes, 10 de agosto de 2018

    Refotografia, la imatge infinita RICARD MARTÍNEZ





    Somos lo que miramos. A cada mirada damos nombre a las cosas y, penetrando por los ojos, estas nos esculpen desde dentro. El producto de tal contemplación recíproca precipita en una estratigrafía perpetua de registros gráficos. Un vasto yacimiento visual que invita al observador a solapar la mirada con la de sus predecesores en una actividad meticulosa y obstinada llamada Fotografía.


    Refotografiar consiste básicamente a revisitar una imagen histórica y hacer una nueva fotografía, desde el mismo punto de vista. Se basa en una técnica científica, la fotografía de repetición (Repeat Photography), utilizada, desde finales del s. XIX, para documentar cambios geológicos y ecológicos a largo plazo. Es una acción, aparentemente, simple, que implica una metodología precisa y invoca el hecho fotográfico esencial de activar el obturador de un aparato fotográfico en un lugar y momento concretos. Desata conceptos poderosos, que, desde la imagen, impregnan el objeto y cuestionan al observador. Esta fuerza es la que ha hecho un género, del que en un principio era una técnica fotográfica. Lo ha convertido en una herramienta elocuente. Con ella se pueden crear imágenes complejas, hechos en diferentes momentos, y proyectarlas hacia el futuro, propulsadas por la energía gravitacional de los sueños de los ancestros. Este artículo revisa algunos aspectos de los que el acto refotogràfico convoca. También me permite reflexionar sobre las motivaciones del propio trabajo de fotógrafo, que me hace ir en fructífera peregrinación, entre los archivos, donde se custodian las fotografías y el espacio donde estas, alguna vez sucedieron.

    Viejos glaciares y desiertos
    El matemático alemán Sebastian Finsterwalder estableció los primeros parámetros de la fotografía de repetición, cuando en 1888 inició el estudio sobre los glaciares en los Alpes Bávaros. La metodología se basaba en la fotogrametría, la técnica para medir las dimensiones y el emplazamiento de los objetos con la ayuda de la fotografía. La investigación implicaba, por lo tanto, el establecimiento de una serie de estaciones fotográficas desde las que, periódicamente, registrar los glaciares, para estudiar la fluidez y fluctuación de aquellos colosales y frágiles ríos de hielo.


    La Fotografía de Repetición se constituyó pronto en un importante prodecimento para elaborar unas imágenes rigurosas y complejas, capaces de sostener estudios científicos sobre cambios geológicos y ecológicos del paisaje. En los Estados Unidos investigaciones sobre el árido paisaje del Sudoeste del territorio, a menudo combinaban fotografías contemporáneas, con registros gráficos y fotográficos anteriores, realizados por los artístas y fotógrafos enrolados a las expediciónes científicas organizadas por el Gobierno Federal, durante la década de los años 1870. Ya en 40 del siglo XX esta técnica era un procedimiento común para este tipo de estudios, tanto al Nuevo, como al Viejo Continente.



    Un caudal inmenso

    Dos autores destacados, Mark Klett y Camilo José Vergara, son quienes retoman a finales de los años 1970 esta técnica metódica y lo aproximan a los propios discursos fotográficos, como un procedimiento que aporta nuevo contenido.



    El primero de ellos, Mark Klett, se formó como geólogo. Este dato justifica la capacidad que tienen sus trabajos para transmitir de una manera tan poderosa el transcurso del tiempo. Pero también proporciona alguna pista sobre el itinerario seguido por la Fotografía de Repetición para acontecer una herramienta de creación. La obra de Klett surge del movimientoNew Topographics, preocupado para representar el impacto humano sobre el territorio. Klett centra particularmente su interés en la interacción del tiempo y el sujeto en el paisaje. Al 1984 publicó Second View. Era el fruto de un vasto proyecto iniciado en 1977, The Rephotographic Survey Project, que consistía a volver a fotografiar aquellos escenarios del Oeste Norteamericano, que ya habían registrado, al siglo XIX, las ya mencionadas expediciones político-científicas comisionadas por el Gobierno Federal de los Estados Unidos. A finales de los años 1990 retomó este trabajo. Así publicó Third Views, Second Sights, donde se recogen las imágenes tomadas en el siglo XIX, las de los años 1970 y las de finales del siglo XX. El extenso trabajo de Klett parte de unas imágenes tomadas por unos expedicionarios en unos Territorios todavía salvajes. Cuando el fotógrafo reencuentra estos escenarios son ya parte de unos Estados consolidados, que forman un importante país. Cuando, años más tarde vuelve, los cambios se han verificado detrás de la óptica, con nuevos formatos digitales y, el más importante, al fotógrafo, que se ha hecho grande. Sus complejas imágenes componen una nueva topografía, donde se combina la percepción política de un paisaje, con una perspectiva profundamente íntima y geológica.

    Camilo José Vergara es sociólogo y  orienta su trabajo hacia el estudio de cómo las influencias medioambientales alteran el comportamiento social. A los años 1970 empezó a adaptar las metodologías sociológicas a un trabajo sistemático propio. Desde entonces, ha registrado fotográficamente los barrios más degradados de las grandes ciudades de los Estados Unidos. Año tras año vuelve, en una transhumància de la mirada. Ha hecho de una forma de trabajar, el proyecto de una vida y ha transformado la obra en un Archivo, que constituye la enciclopedia visual del suburbio norteamericano. Los documentos gráficos creados, organizados y preservados por Vergara dejan ver cómo estos barrios son erosionados por el tiempo y los factores socioeconómicos. Este importante material ha cristalizado en varios libros y proyectos audiovisuales. Una parte del mismo es accesible on line a su página Tracking Time. Las imágenes aparecen relacionadas entre ellas y con el territorio, en una compleja estructura interactiva. Vergara se considera un constructor de ciudades virtuales, hechos de imágenes que revelan la forma y los significados de las comunidades urbanas desatendidas.


    La mirada cultural

    Trabajos como los de Klett y Vergara abren el camino para conocer uno mi nuevo, viejo e inacabado, todo a la vez, habitado por fotografías y refotografias, objetos visuales dinámicos y absolutamente reactivos, que generan fuertes conexiones, tanto entre ellos mismos, como con la mirada de los observadores. El caudal de miradas es tan denso que, a menudo, es posible conectar varias de estas imágenes obtenidas desde un mismo punto de vista, en momentos diferentes. Esto es debido a la gran frecuencia con qué determinados lugares son elogiados con los ojos. Aunque también es el resultado de una frontalidad cultural, relacionada con la educación visual del observador. El trabajo de Corinne Vionnet es ejemplar en este sentido, pues revela esta frontalidad cultural, al superponer numerosas vistas de conocidos monumentos, extraídas de redes sociales a Internet, y que resultan unas imágenes cercanas, de nuevo, a la pintura.



    El impetuoso recorrido de miradas heredadas, junto con las meticulosas imágenes compuestas, derivadas de la Fotografía de Repetición permite distinguir dos tipologías dentro de la Refotografia: las imágenes (re)-conectadas y las imágenes (re)-visitadas. Estas obras constituyen unos paisajes obstinados que hacen significando cada una de las miradas que viven. Pero, además, llenan de contenido cultural una metodología, la mencionada Repeat Photography, desarrollada, como se ha dicho, al siglo XIX por auxiliar a la ciencia, y que renace en el siglo XX como herramienta de creación.


    Los proyectos visuales donde se utiliza la Refotografia, sueño absolutamente hererogènis, a pesar de, parten de una premisa aparentemente tan estricta, como es el hecho de repetir desde el mismo lugar una imagen fotográfica ya existente. A menudo revelan el que de antiguo contienen las inquietudes modernas y, anuncian el futuro que duerme a los sueños del presente. Ponen en valor la poca o mucha invención contenida a los nuevos trabajos. Porque es precisamente entonces, cuando todo parece igual, que se manifiesta el que las imágenes tienen de diferente. A veces, fotografías tan aparentemente similares, realizadas por personas separadas en el tiempo, su indicios de cambios #suceder detrás la cámara, a los fotógrafos y, sobre todo, al observador, quien se lo mira todo. El trabajo de Douglas Levere es ejemplar, en este sentido. Toma como punto de partida Changing New York, el libro que publicó Berenice Abbott  en 1939, sobre la gran metrópoli americana. En 2004 Levere publica New York Changing con la misma cámara y desde exactamente los mismos puntos de vista. Los encuadres son tan parecidos, que incluso las sombras coinciden. Esto es debido a que están hechos no sólo a la misma hora, sino en el mismo momento del año. Hay que recordar que el Sol viaja por el cielo diariamente de este a oeste, pero también es desplaza de norte a sur con el paso de las estaciones. Cuando Levere fotografía el mismo paisaje de Abbott con, idéntica luz, no sólo hay un nuevo fotógrafo ocupando el mismo lugar que había sido otro antes, sino que, a una escalera sideral, un planeta y su estrella son también al mismo emplazamiento. Levere acontece un minúsculo -y paciente- domador de planetas. La refotografia se revela como un gesto cósmico alimentado por la gesta de vivir.



    La Refotografia es, esencialmente, la busca del punto de vista, un lugar preciso que, no obstante, se desplaza constantemente, impulsado por una imparable entropía, hacia el futuro. Poco antes, a las mismas coordenadas ha habido la lente de otra cámara fotográfica. Detrás aquella óptica estaba el fotógrafo. Encontrar el punto de vista es volver a pisar por donde antes lo hizo otra persona. Se, por lo tanto un gesto de empatía intergeneracional, del que la refotografia es el producto subsidiario, el testigo que alguien también ha sido allí, al mismo lugar desde donde ahora otro se mira un gesto, un paisaje.

    RICARD MARTÍNEZ

    Fuentes:
    https://www.fotografiacatalunya.cat/ca/bloc/refotografia-imatge-infinita
    http://www.psicosocialyemergencias.com/experiencia-de-la-refotografia-entrevista-a-ricard-martinez/
    https://www.xatakafoto.com/fotografos/refotografia-captar-el-paso-del-tiempo