Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

sábado, 22 de junio de 2019

Eusebio Poncela y el cine


“El cine te devora el cuerpo y el alma, y yo no he querido eso para mí. Por eso suelo desaparecer, me voy a tomar por culo”,
 Eusebio Poncela (actor)

miércoles, 12 de junio de 2019

Canción amarga - Luis García Montero



En la cara lleva
tres años perdidos
y el frío de las seis de la mañana.
Van a partirte el corazón.
De pronto
la luz apagada,
los pasillos turbios,
la puerta que clava su ruido en la espalda.
Van a partirle el corazón.
Y arrastra
una cadena oscura
de pasiones heladas,
ese frío que cabe solamente
detrás de una palabra.
Y yo la veo caminar,
despacio,
perderse en lo que anda,
fugitiva tristeza que va y viene
de la sombra a la puerta de mi casa.
La luz artificial deja en la calle
el temblor silencioso
de tres barcas ancladas.
cuando ella cruza por mi lado siento
como un golpe de remos
y un murmullo de agua.

martes, 11 de junio de 2019

'Placer numérico' - MCMolinaA






Siempre le habían atraído los números, de hecho, contaba cada cosa a lo largo del día. Uno, dos, tres... pasos por la calle; cuatro, cinco, seis... baldosas en la calle; siete, ocho, nueve, diez coches. Por eso, el sexto día de la semana, a las cuatro treinta de la tarde, se disponía a encontrar una película en el canal de cine independiente. Entre las películas de autor, halló en la tercera fila, con el número nueve: 'Sauna de noche'. La cinta, de cine asiático, de un director joven; trataba sobre unos baños turcos. En las saunas, los hombres se miraban y se retiraban a otros apartados. Allí se acariciaban. La historia era pura imaginación -se adivinaba por las caras de los actores, sin verse nada explícitamente-.
Once, doce, trece...
Todo aquello le resultaba treméndamente excitante y, ella, cada vez más estimulada. Metió su mano entre su ropa... Catorce, quince, dieciséis. Acarició su sexo: UNO DOS TRES... ¡Oooohhhhh! Sonaron cinco 'haches' de placer. A las cinco y cuarto de la tarde. Un seXto día de la semana.

viernes, 7 de junio de 2019

AMADA REGINA - Joan Margarit



En todas las ciudades busco siempre
un hotel que llevara el nombre de ella.
El Regina de Roma y su fachada
severa y gris, fascista, de granito.
El Regina de Londres, frente a un parque
tristísimo al crepúsculo. El Regina
con las piedras negruzcas de Bruselas.
El cálido Regina de París,
junto al «quai» solitario de barcazas.
El Regina y su zócalo de moho
lamido por las aguas oscuras de Venecia.
Y cuando ella murió, y él no viajaba ya,
el último Regina, en el bullicio
del centro, en Barcelona,
le acogió con sus gélidos espejos
y con su delicada marquesina
de hierro y de cristal en la calle Bergara.
Regina amada, hoteles y mujer:
algunos negros bultos en la noche,
la caldera encendida y los neones
de tu nombre, violentos de tanta soledad.
Ciudades que están llenas de imprevistos
hitos de amor.
Joan Margarit


Enlaces:
Ser vell

"Una fotografía colgada en la pared"
Nadal a Paris Despedir-se 

jueves, 6 de junio de 2019

Las diez mejores películas del maestro del terror barato John Carpenter - Quim Casas

El cineasta es a la serie B terrorífica de los 70 y 80 lo que The Beatles al pop y por eso el festival de Cannes le ha entregado el premio Carroza de Oro en reconocimiento a su carrera


Asalto a la comisaría del distrito 13 (1976)
Magnífico cruce bastardo entre los asedios de 'Río Bravo' y 'La noche de los muertos vivientes'. Carpenter firma el montaje con el seudónimo de John T. Chance, nombre del personaje de John Wayne en 'Río Bravo'.

La noche de Halloween (1978)

Nace el terror moderno. Plano-secuencia subjetivo. El mal como una emanación antes que un cuerpo. El 'slasher' en estado puro después de 'Psicosis'. Su banda sonora es uno de los 'hits' del cine de horror.

La niebla (1980)

Piratas leprosos que regresan del pasado entre la niebla para vengarse. Un contador de historias a la lumbre de una hoguera en la playa. El escenario es Antonio Bay, homenaje al Bodega Bay de 'Los pájaros'.

1997: Rescate en Nueva York (1981)

Primera aventura de 'Serpiente' Plissken. Debe rescatar al presidente estadounidense secuestrado en Nueva York, ciudad convertida en una gran prisión de máxima seguridad. La aparición de Isaac Hayes tiene miga.

La Cosa (1982)

Pantagruélico 'remake' de una serie B producida por Howard Hawks en 1951 ('El enigma de otro mundo'). La cosa procedente del espacio exterior se multiplica y muta, y hay preclaras alegorías al virus del sida.

Golpe en la Pequeña China (1986)

Pura diversión antes que fantástico. Carpenter y su entonces mejor cómplice, Kurt Russell, ofrecen una saludable mezcla de 'pulp', artes marciales, cine chino de fantasmas y homenaje a cineastas como Tsui Hark.

El príncipe de las tinieblas (1987)

Satanás descansa en el sótano de una iglesia abandonada de Los Ángeles. Tema y decorado ideales para otro asedio carpenteriano, uno de sus filmes más terroríficos. Alice Cooper lidera a los mendigos zombis.

Están vivos (1988)

El cine de terror casi siempre es político, y este filme lo demuestra con creces: en un futuro similar al de la Gran Depresión de los años 30, alienígenas y políticos corruptos han establecido un pacto.

En la boca del miedo (1994)

Revisión de los mecanismos de la literatura fantástica construida como un bucle sin fin. Lovecraft se erige en la gran influencia: el título original está tomado de su libro 'En las montañas de la locura'.

Vampiros (1998)

La habitual música repetitiva con sintetizadores de Carpenter es susstituida por una musculosa ración de blues y rock duro ideal para este relato de vampiros salvaje, terroso, westerniano y nada correcto.