Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

miércoles, 8 de abril de 2015

Errico Malatesta






¿Por qué ocultar ciertas verdades, hoy que son del dominio de la historia y pueden ser una enseñanza para el presente y para el porvenir?
Errico Malatesta

martes, 7 de abril de 2015

LA SUPERFICIE DEL SOL de CHARLES BUKOWSKI


Los toros son grandiosos
como la superficie del sol
y aunque los matan para las rancias multitudes,
es el toro quien atiza el fuego,
y aunque hay toros cobardes
tanto como toreros y hombres cobardes,
generalmente el toro se mantiene puro
y muere inmaculado
sin ser tocado por símbolos y élites o falsos amores,
y cuando lo sacan arrastrando
nada ha muerto
y el hedor final
es el mundo.

Charles Bukowski.




the bulls are grand as the side of the sun

and although they kill them for the stale crowds,


it is the bull that burns the fire

,
and although there are cowardly bulls as


there are cowardly matadors and cowardly men,


generally the bull stands pure


and dies pure


untouched by symbols or cliques or false loves,


and when they drag him out


nothing has died

something has passed


and the eventual stench


is the world.


Charles Bukowski.

Enlaces:
El genio de la multitud
Atrapado 

lunes, 6 de abril de 2015

'Tragedia' Vicente Huidobro



María Olga es una mujer encantadora. Especialmente la parte que se llama Olga.
Se casó con un mocetón grande y fornido, un poco torpe, lleno de ideas honoríficas, reglamentadas como árboles de paseo.


Pero la parte que ella casó era su parte que se llamaba María. Su parte Olga permanecía soltera y tomó un amante que vivía en adoración ante sus ojos.

Ella no podía comprender que su marido se enfureciera y le reprochara infidelidad. María era fiel. ¿Qué tenía él que meterse con Olga? Ella no comprendía que él no comprendiera. María cumplía con su deber, la parte Olga adoraba a su amante.

¿Era ella culpable de tener un nombre doble y de las consecuencias que esto puede traer consigo?
Así, cuando el marido cogió el revólver, ella abrió los ojos enormes, no asustados, sino llenos de asombro, por no poder comprender un gesto tan absurdo.

Pero sucedió que el marido se equivocó y mató a María, a la parte suya, en vez de matar a la otra. Olga continuó viviendo en brazos de su amante, y creo que aún sigue feliz, muy feliz, sintiendo sólo que es un poco zurda.

Vicente Huidobro

domingo, 5 de abril de 2015

Parque Inés de Suárez de Gabriel Zanetti




  • para Gonzalo Boudony Juan Sebastián Rodríguez.

    Los jóvenes drogados en la banca nos miran sin ver
    hasta que la pelota de pimpón cae en sus zapatillas caras.

    La moda son cortes de futbolista
    ademanes choros y estar al borde de la pelea.

    Con el guardia un año mayor fuman sus primeros cigarros
    y silban las mujeres que pasan.

    Un anciano inmóvil es un niño fantasma mirándose en la pichanga
    mientras su mujer hace del lugar un manicomio corriendo por los montículos.

    El atardecer es perfecto para los perros ylos árboles
    para los que se aman y beben tras los matorrales.

    En el parque nunca es tarde
    el agua sigue corriendo en la pileta.
  • Gabriel Zanetti
Enlaces: 

sábado, 4 de abril de 2015

'Oscar Wilde y Lord Alfred Douglas' Alicia Misrahi.


Alfred Douglas consideraba a Óscar Wilde como la representación del éxito, la brillantez y el mundo artístico. Cuando se conocieron, Wilde no era muy atractivo, se encontraba excedido de peso, fofo y tenia los dientes estropeados por el mercurio que había injerido para curar la sífilis. Sin embargo, Óscar compensaba sus carencias con ingenio y una conversación brillante, en la que abundarían comentarios como: «un cínico es alguien que conoce el precio de las cosas pero no su valor».

Alfred Douglas, a quien llamaban Bosie, había sido acusado de no corresponder al amor de Wilde, de quien aprovechaba su dinero y su generosidad. De igual manera, Alfred lo quiso a su manera y quizás su único error fue ser demasiado joven. En 1891 se conocieron, Alfred apenas tenia 21 años mientras que Wilde 37. Juntos exploraron el camino de la prostitución masculina en Londres durante la época victoriana. Al respecto, Óscar Wilde comparaba estas prácticas con «cenar con panteras», aludiendo a su peligrosidad. En alguna ocasión, uno de estos chicos, Albert Wood, se apoderó de algunas cartas que Wilde enviaba a Douglas y demandó una suma de dinero para devolverlas.

Alfred era un joven un tanto egoísta, muchas veces propenso a las rabietas y otro tipo de escenas en público, las cuales irritaban a Óscar. Además tenia ojos azules y cara de niño. Incluso, absorbía la mayor parte del tiempo de Wilde y le imposibilitaba escribir. Wilde disfrutó unos cuantos años de gloria, de 1892 a 1895, con el éxito de obras como “El abanico de lady Windermere” o “La importancia de Llamarse Ernesto”.

La vida de Wilde no fue fácil, muchas veces parecía caminar hacia la autodestrucción, en el fondo vivia atormentado por su homosexualidad. Douglas se dedicaba al jardín, o a aporrear el piano. Luego ambos iban al teatro, a conciertos, o a cenar, simulando ser desconocidos. Estaban conscientes de que el escásndalo estaba a la vuelta de la esquina. El peligro enardecía aún más su pasión. El escándalo estalló, y la verguenza, la ira y la venganza sulfuraron al padre del joven Douglas. El marqués presentó pruebas referidas a la homosexualidad de Wilde (la cual era considerada un delito). A raíz de ello, Óscar fue sentenciado a dos años de trabajos forzados por el crimen de sodomía. Sin embargo, tuvo la oportunidad de huir a París cuando se supo que la sentencia le iba a ser desfavorable, pero, en contra de los consejos de sus amigos, no lo hizo.

La sociedad en la que vivio Wilde condenaba la homosexualidad, entonces, naturalmente, el camino que tomaría Óscar seria el del matrimonio. Después de tener varias novias, se casó en 1824 con Constance Lloyd a los 29 años. Su esposa era una mujer bella y leal que intentó por todos los medios comprenderle. Con ella, tuvo dos hijos que la estropearon por lo que él empezó a sentir horror ante cualquier contacto y la convenció para que no tuvieran relaciones sexuales.

En 1886, la vida de Wilde cambió; le sedujo Robert Ross, un muchacho de diecisiete años que se convertiría en su amigo incondicional hasta el final y en su albacea literario, y descubrió el placer y la alegría del sexo entre hombres. Lord Alfred se casó, y Wilde enfermó de pena y cayó en la bebida. Se fué a París. Allí, sucio, sin dientes, casi ciego por la tracoma que atacó sus ojos, y convertido en un mendigo, leyó que Lord Alfred y su esposa habían tenido un hijo. Esto terminó de destruirle. Murió de meningitis a los 46 años, en 1900.

 Alicia Misrahi.

Algunos extractos basados en 99 Amores de la Historia de Alicia Misrahi.

viernes, 3 de abril de 2015

No la boca sino el beso - Luis Eduardo Aute -

Autor: Luis Eduardo Aute
No la boca sino el beso

No la boca sino el beso
fue el crimen, transgresión
humana de lo Perfecto;
boca que por el beso
se traiciona contra Dios
para besarse en su espejo.
Ensimismado,
el Verbo Infinito reflexiona,
se observa
desde el féretro
La palabra
se nombra paradoja.
Labios contra labios,
rocío tierno, húmeda flor
del reflejo suicida
quebrantando la ley por el deseo.
Lenguas contra lenguas, hambres
cruzadas convocan
en lid lenguajes
inversos.
Boca que por el beso
abrió la puerta Nunca
del Árbol del Conocimiento,
beso que se besa,
sed de ser sed,
origen y fin del círculo
eterno:
iris, planeta, pupila del Éxtasis,
anillo del agua, la cifra cero,
pompa, torbellino, espectro del arco
iris, seno y óvulo y órbita
del centro, latido,
latido, latido contra sí mismo,
corazón circular del Universo.
Esfera del Azar, fe de Armonía;
engendra la fe del Azar
el fuego.
Voluntad de luz, voluntad de sombra,
voluntad de beso entre infierno y cielo;
beso inmortal
que asesina su muerte.
Alma del amor
contra amor del cuerpo.
Siguen los años pasando, impasibles.
Por ahí asoma
el final del Trayecto, cerca,
tan cerca que anuncia los labios
que habrán de sellar el último
beso.
Bésame, bésame
y dame tu nombre:
Yo, Tú, Él,
las tres personas del Verbo.


miércoles, 1 de abril de 2015

Tal para cual - Margarita Rivière

in memoriam

Mas convoca a las urnas con exagerada anticipación y ahora su socio/opositor lanza dudas sobre la fecha fijada


Faltaba esa perla en la nube independentista. El muy astuto Artur Mas anunció hace semanas a bombo y platillo, ante el asombro de la humanidad —el mundo nos mira—, que el 27 de septiembre habría elecciones autonómicas. Era un hecho de su exclusiva competencia y, a la vez, un golpe de efecto maestro muy de Mas, ya que nadie anuncia unas elecciones serias con tantísima anticipación. Pero aquí somos peculiares, originales y pintureros: la claque, pues, aplaudió a rabiar; ¡gran estratega Mas, rey de lo inesperado, que coge a todos con el paso cambiado! Obsérvese que nuestra peculiar sofisticación requiere que unas elecciones, sean algo más que unas elecciones tout court, así que, además de apodarse plebiscitarias, estas elecciones nacieron para la la historia. Como devoradores de acontecimientos históricos nuestra dieta reclama esta constancia.
Ha pasado un mes y hete aquí que el aliado/opositor (otra peculiaridad que encarna el alambicado amigo/enemigo ERC, a la vez compinche gubernamental que jefe de la oposición) deja caer, como quien no quiere la cosa —y ya se sabe que este tipo de actitudes aquí se toman siempre muy en serio— si va a ser verdad o no que el 27-S habrá elecciones autonómico/plebiscitarias. Y, como es obvio —¿es cierto que Junqueras no cree que haya elecciones el 27-S como anunció Mas? se pregunta el foro de corifeos mediáticos mantenedores de estos juegos olímpicos del independentismo— se organiza el terremoto.
El gran jaleo dura toda la noche: ¡No vaya usted señor Mas a pasarse de listo! ¿Dado su astuto currículo, es esta otra jugada de las suyas? ¿Quiere liarnos otra vez? ¿No le basta con el 9-N, con el tricentenario, con los solemnes pactos de tutti quanti, con el encandilamiento europeo —¡y tanto que nos observan, les resultamos divertidísimos!—, con el colapso de Montserrat y con la admiración, en fin, de la diplomacia universal? Dijo que habría elecciones el 27-S pero ¿aseguró su celebración? ¿Le hemos pillado in fraganti o es otro lío de su aliado/opositor?
Un suspense tremendo. Un país en vilo. Así transcurre la intriga apasionante de la política catalana, cuando el amigo Oriol Junqueras —oso Yogui para sus simpáticos simpatizantes— sale a la palestra. ¡Paren máquinas! ¡Nada de nada! ¡La fecha se mantiene! Nadie duda de Mas, ahí está el anuncio: todo será como se dijo, no hay sombra de duda, viene a decir. Así calma a la jauría mediática que husmea buscando emociones imposibles en el aburrimiento congénito del proceso. Aviesas intenciones contra Cataluña —ya lo dijo Marta Ferrusola— andan sueltas.
Votar alcaldes para la independencia es como inventarse una novela, mucho más divertido, claro, pero ¿funcionarán las cosas?

Pero luego Quico Homs, eseconseller que sirve para un barrido y para un fregado, reparte Transilium: todo fue un malentendido… Aquí todos nos queremos. Por ello esta política vive de malentendidos, hoy con Esquerra mañana con Unió y siempre con los enemigos del procés, siempre dispuestos a sacar los colores a los valientes y heroicos independentistas no del todo declarados como el mismo Artur Más.
Lo de los malentendidos es un sin vivir del día a día. Algo se ve en esa puesta en escena. Ahora, por ejemplo ¿es un malentendido pensar que las elecciones municipales son también plebiscitarias? Ni el sapientísimo Quico Homs es capaz de aclararlo: nos encanta el lío. Y seguro que hay quien se lava los dientes pensando que así se evita el españolismo, no crean. El mismo monotema es, a la vez, un gran lío, ¿puede pedirse mayor intriga que hacer posible lo imposible? Exceso de excesos hacia dentro, sin moverse, mirando el ombligo y con aires de estar por casa. Votar alcaldes para la independencia es como inventarse una novela, mucho más divertido, claro, pero ¿funcionarán las cosas? Cuando la historia nos convoca hasta para graduárnos las gafas habrá que hacérselo mirar.
Juan Tapia se pregunta en un interesante libro ¿España sin Cataluña? si entiende España nuestro pétit point y nuestro kitschmonotemático? Parece claro que en el engrudo patrio cabe de todo, hasta esa ocurrencia de hacer paralelismos del partido Popular con Cáritas que, obviamente, aprovechan los listos. Y parece cierto que el autor del chiste es, nada menos, que Hacieda. Celtiberia showcontinúa in aeternunm.
Si Mas se monta unas elecciones fake y lo anuncia a bombo y platillo no es nada si resulta que Hacienda se encarga de informarnos de que el PP es en realidad una ONG. Ah, amigos, qué descubrimiento maravilloso, el control de este país, su gobierno, está en las benéficas manos de unos entregados muchachos que sólo piensan en la beneficencia, como el señor Montoro y sus amigos. ¿Qué han de contarnos en Madrid de este tipo de beneficencia teniendo aquí nuestros Nobel de la solidaridad como ha quedado patente estas semanas con el paso de la familia Pujol por el Parlamente de Cataluña? España sin Cataluña, digámoslo una vez más, apenas es nada. Sin nosotros no serían nada. Y que todos lo disfrutemos como hasta ahora. Tal para cual.

Margarita Rivière 24 MAR 2015 -
(Barcelona17 agosto de 1944 - , 29 de marzo de 2015)