Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

miércoles, 2 de enero de 2013

Joan García Oliver - citas

 
 
 
 
Joan García Oliver
 
 


."Los presos deben ser liberados de los muros que les oprimen, pues son victimas de un sistema que les envilece."
Joan García Oliver
 

El cine Quinqui de los 80


El cine Quinqui de los 80
El cine quinqui es un subgénero cinematográfico que surgió en España a finales de la década de los 70 y toda la década de los 80 en el que se narraba un fenómeno que causo alarma social durante esos años, la delincuencia juvenil. Niños de entre los 10 y los 15 años, procedentes en su mayor parte de los suburbios de las grandes ciudades (Barcelona, Madrid, Bilbao).
 
 Sorprendieron a la sociedad por sus "hazañas" propias de gente mucho mayor, a los 16 años tenían un historial delictivo de robos con intimidación, tirones, robos de vehículos, atracos a mano armada mas largo que algunos delincuentes de 30 o 40 años. Su filosofía de la vida era hacer lo que les diera la gana, ser libres (a su manera), vivir a "tope. “Deprisa deprisa”.

 

Estas películas suele ser biográficas y se centran en narrar la vida de un determinado delincuente que se convierte en actor y que se interpreta a sí mismo o a otro delincuente (al cual conoce o ha conocido) pretendiendo darle así un mayor realismo a la cinta, donde se muestra su entorno, sus fechorías, la situación de exclusión social sufrida, drogas, sexo y persecuciones en coche, preferentemente en SEAT 1430. y en algunos casos la vida en prisión. En el argot utilizado en estas películas se pretende imitar el habitual de barrios humildes, de ambientes delictivos y también se utilizan algunas palabras originales del caló.

Existe una gran crítica social, y ataque directo a muchos estamentos sociales a los cuales se acusa de corrupción o desigualdad: políticos, fuerzas de seguridad, clases adineradas, consumismo, etc.

La banda sonora de estos Films es la música juvenil marginal de la época: los Chunguitos Bordón 4, los Chichos o Rumba 3


Situación socioeconómica en los años 70/80


www.mossenjoan.com/vivencies/bota/Camp
La creciente inmigración durante los sesenta y la falta de sensibilidad social por parte de la dictadura dieron como resultado la creación de polígonos y barrios marginales en las grandes ciudades, con  un urbanismo de pésima calidad,  unos barrios sin los servicios más básicos, hecho que precipitó la aparición de los movimientos vecinales. La crisis de los setenta y el paro acabaron por convertir estos barrios en el territorio germinal del quinqui.


A finales de los 70 el paro juvenil representaba el 60% del paro total .En 1975 un 25% de la población mayor de 14 años quedaba excluida del sistema educativo. La edad laboral -como la penal- se situó en los 16 años, así que para muchos jóvenes sólo quedaba la calle. Además, la irrupción de la heroína hizo estragos. En un clima de alarma social, amplificada por los medios de comunicación, el delincuente juvenil se convirtió en el enemigo público número uno.

 los 80 fue la eclosión de la heroína en España. Y todo una generación, que aún desconocía las consecuencias de esa droga, se quedó en el camino, enganchada al jaco y luego muriendo de SIDA o en las cárceles.

El Tribunal Tutelar de Menores disponía de tres opciones para tratar el problema de la delincuencia infantil. La primera era devolver el niño a casa, si los padres accedían a ello. La segunda era internarle en un reformatorio. La tercera opción, reservada a los más peligrosos, era su ingreso en prisión. Ante la falta de plazas especiales, muchos ingresaban en las prisiones de adultos. La única respuesta que se daba por parte del gobierno era una política de “mano dura” y represión de esta marginalidad, sin ofrecer alternativas sociales ni ayudas para incidir en los jóvenes ni su entorno para salir de esta situación.

A esta situación hay que añadir un sistema carcelario caduco y los problemas derivados de la superpoblación y la escasez de recursos. La herencia franquista dejaba un sistema basado en la versión más represiva y punitiva. La situación estalló con la ola de motines de 1977, que desembocó en la creación de la COPEL (Coordinadora de Presos Españoles en Lucha)

En los primeros años de la democracia, con la entrada de las asociacionesvecinales y democráticas en la vida pública y la eliminación de la censura se plantean nuevas soluciones a estos problemas que comienzan con el reconocimiento de la realidad existente.

La presencia que los jóvenes delincuentes tenían en los medios de comunicación es clave para entender su iconización. El Vaquilla y El Jaro son las estrellas más brillantes de este universo, auténticos héroes de la marginalidad, gracias a los biopics cinematográficos: Navajeros, la saga Perros callejeros y Yo, El Vaquilla. Estas películas conforman la médula del cine quinqui.

"Perros Callejeros".
 
Con la democracia llegó la libertad de expresión cinematográfica haciendo reflejo de la realidad social, directores cómo: José Antonio de la Loma, Eloyde la Iglesia mostraron los problemas sociales de la España de aquella época: “La delincuencia juvenil y sus consecuencias”

Todo empezó con una película, que acabo convirtiéndose en trilogía, y con un director, José Antonio de la Loma. La película se llamaba "Perros Callejeros". Mas que una critica social, es un film que intenta emular las películas americanas de acción con muchas persecuciones de coches, droga, violencia y exaltación de sus protagonistas “El torete” y “El vaquilla”, el Torete en realidad se llamaba Ángel Fernandez Franco, alias el Trompetilla o el Trompeta y que a partir de esa película paso a apodarse el Torete. En la película José Antonio de la Loma quería llevar al cine la vida de “el Vaquilla”, pero al estar este en la cárcel. Al final la película no narra exactamente las andanzas del "Vaquilla" sino que mezcla algunas cosas que le pasaron a este con experiencias del propio Torete con fantasía.

Jose Antonio de la Loma hace una extraña pirueta con sus películas de Quinquis, y critica a la incipiente democracia, como culpable de esta delincuencia, obviando toda la situación anterior y las verdaderas causas de este fenómeno de delincuencia juvenil.

 Gracias al éxito comercial, de la Loma no duda en explotar el filón de la delincuencia juvenil con nuevas aportaciones, * Perros callejeros – 1977, Perros callejeros II. Busca y captura – 1979, Los últimos golpes de El Torete – 1980, Yo, "El Vaquilla" – 1985, Perras callejeras – 1985 donde sustituye a los chicos delincuentes por chicas (todas actrices), para explotar mejor la parte erótica del film, lo que en la época se llamaba el cine "de destape"

Colegas, Navajeros y el Pico

Otra visión del mismo tema la da Eloy de la Iglesia que ha retratado la marginalidad y el mundo de las drogas que se vivía en muchas ciudades españolas en los años 80 y que él mismo experimentó en carne propia. En sus películas hay un ejemplo de compromiso con la realidad inmediata, gran honestidad y riesgo, su cine conserva un gran valor documental como fiel reflejo del tiempo que él vivió, especialmente de la marginalidad española de finales de los años setenta y principios de los ochenta.

Amante del discurso directo y de estética naturalista, hizo protagonistas de sus trabajos a chicos de la calle reclutados en castings nada académicos en las afueras y en la frontera misma de la delincuencia: José Luis FernándezEguia "El Pirri", José Luis Manzano, y una excepción, Antonio Flores, la mayoría fallecidos por sobredosis al cabo de cierto tiempo.

La obra de Eloy de la Iglesia es muy personal, disidente, transgresora y provocadora; inspira en parte la de PedroAlmodóvar,. Su cine posee semejanzas con el de Pier Paolo Pasolini y Rainer Werner Fassbinder, por la forma de tratar la marginalidad.

Deprisa, deprisa

Carlos Saura ya en su primer largometraje, Los golfos. (1959) describe el mundo de la marginalidad,   rodada íntegramente en escenarios naturales, es una muestra más de la lucha por la supervivencia, de un mundo de vencidos, de personajes destrozados por su irreductible impotencia interior, el enfrentamiento de un grupo de jóvenes contra una sociedad que los ha abandonado a sus primeros impulsos, y, al mismo tiempo, un testimonio subjetivo de un estado de ánimo generacional.

Es un film mas cercano al neorrealismo, por el momento cronologico que fue realizada, pero no fue estrenada hasta el verano de 1962, a pesar de haber sido seleccionada para representarnos en el Festival de Cannes de 1960 -única ocasión en la que fue proyectada íntegramente-. Como quiera que Saura se había negado a las pretensiones de la censura de cortar algunas escenas consideradas inconvenientes, la comercialización del film fue seriamente entorpecida, fue mal clasificada, declarada de nulo interés y obligada a sufrir cortes de más de diez minutos.

Con “Deprisa deprisa  también entra en la denuncia de la marginalidad, y el mundo quinqui, que al igual que en las obras de de la Loma y de la Iglesia Saura hace protagonista a un joven salido de un casting no profesional JoséAntonio Valdelomar “el mini” y de Jesús Arias, alias “El Susi”.

Deprisa, Deprisa es un crudo y triste retrato de una generación perdida que ha alcanzado la mayoría de edad en un momento de profundas transformaciones políticas y culturales que luchan para encontrar un camino en un ambiente de transformación y revolución social, el de la España recién salida de 40 años de dictadura y su paso hacia la democracia.

Carlos Saura describió la película como una historia romántica, en el sentido histórico de la palabra, como lo expresa la perspectiva del siglo XIX, que expresaba rebeldía ante la sociedad y sus reglas. En la película, los cuatro protagonistas se rebelan contra un sistema que rechazan y por el que también han sido rechazados.

Deprisa, Deprisa fue un éxito de crítica y público, ganó el Oso de Orode Berlín en 1981. La película tuvo excelentes críticas en Madrid y fue el mayor éxito del productor Elías Querejeta durante sus quince años de colaboración con Carlos Saura.

 La mayoría de los intérpretes del cine “Quinqui” de los 80 fallecieron por la misma causa: adicción a la heroína, sida, muerte de bala… Muchos de ellos eran delincuentes y consumidores de drogas habituales; los cuales más de una vez en sus vidas pasaron por prisión. Su popularidad fue breve, siendo conducidos nuevamente a la delincuencia y marginalidad. El cine tan solo fue un paréntesis en sus aceleradas e injustas vidas

Películas dirigidas por José Antonio de la Loma

* Perros callejeros - 1977
* Perros callejeros II. Busca y captura - 1979
* Los últimos golpes de El Torete - 1980
* Yo, "El Vaquilla" - 1985
* Perras callejeras - 1985
* Tres días de libertad - 1995

Películas dirigidas por Eloy de la Iglesia

* Navajeros - 1980
* Colegas - 1982
* El pico - 1983
* El pico 2 - 1984
* La estanquera de Vallecas - 1987

Películas dirigidas por otros directores

* Chocolate, de Gil Carretero - 1980
* Todos me llaman Gato, de Raúl Peña - 1981
* Barcelona Sur, de Jordi Cadena - 1981
* El regreso de los perros callejeros, de Gilberto Gazcón - 1981
* Deprisa, deprisa, de Carlos Saura - 1981
* De tripas corazón, de Jose Luis Sanchez Valdés - 1984
* Matar al Nani, de Roberto Bodegas - 1988


Los auténticos actores del cine quinqui

* Ángel Fernández Franco, "El Torete" - Fallecido en 1991
* José Luis Manzano, "El Jaro" - Fallecido en 1992
* José Luis Fernández Eguia, "El Pirri" - Fallecido en 1988
* José Antonio Valdelomar - Fallecido en 1992
* Juan José Moreno Cuenca, "El Vaquilla"-fallecido en 2003



















El cine de delincuencia juvenil.












Por su temática, la película Volando Voy del director Miguel Albadalejo podría entrar en este subgénero del cine Quinqui. Recupera una de estas sorprendentes e increíbles realidades y la lleva a la ficción. Su película es la historia de Juan Carlos Delgado, “el Pera”; un niño que a sus once años ya tenía un historial policial con más de 150 delitos, había escapado de cuatro reformatorios y su ‘don’ para conducir coches y escapar de la Policía era conocido en todo el sur de Madrid

Volando Voy” recrea la epoca y la estetica de los años ’80, pero esta realizada en 2006, y cuenta solo con actores profesionales , destacan Fernando Tejero y Mariola Fuentes y el niño Borja Navas, que poco a poco se mete en el papel del hiperactivo y juvenil delincuente hasta convencernos de que nadie podía frenar la carrera de “el Pera”.

"Barrio" (1998) dirigida por Fernando León de Aranoa. Es la historia de tres adolescentes, Manu Rai y Javi, de un barrio pobre de Madrid que buscan qué hacer durante sus vacaciones, mezclandose con delincuencia, dragas y ganas de salir de esta situación. Que tal vez esta mas cerca del cine social que de el de delincuencia .

"7 vírgenes" (2005) dirigida por Alberto Rodríguez. un chico problemático, internado en un reformatorio. Consigue un permiso especial de 48 horas para ir a la boda de su hermano conecta otra vez, con todo ese mundo que lo ha llevado al reformatorio, al final siente el derrumbe de todos sus referentes: el barrio, la familia, el amor, la amistad, todo ha cambiado. Se convierte en un viaje impuesto hacia la madurez.

Criando ratas” (2012) dirigido por Carlos Salado. Esta película, con escaso presupuesto. Cuenta la historia deEl CristoUn joven alicantino atrapado en un ambiente marginal en nuestros días. Este film se asemeja a los primeros largometrajes“Quinqui” con interpretes reales en sus entornos reales, pero rodada en el SXXI, sin la estética del cine quinqui.


fuentes:

Quinquis de los 80. Cine, prensa y calle CCCB

http://cinequinqui.blogspot.com.es/
 




 
 


 

martes, 1 de enero de 2013

Joan Margarit "Una fotografia colgada en la pared"

fotografia: C. Icaria

 


El Paseo de Gracia en la nevada de aquel invierno en que nos conocimos.
En primer plano, dándome la espalda,
se alejan transeúntes:
quizá soy yo este hombre del paraguas,
y tal vez la mujer con el gorrito
de lana seas tú. Al fondo,
todo se va borrando tras los copos,

que ponen este velo de neblina.
Debajo de los árboles parece
la nave de una blanca catedral.
Ahora estoy en la fotografía:
no se oye nada, hay coches aparcados
y sepultados hasta media rueda.
Cruzamos solos el Paseo helado,
entre los plátanos y los herrajes
negros, medio cubiertos por la nieve,
de una de las farolas de Gaudí.
Estamos dentro de aquel mismo invierno
en donde no sabíamos que el hacha
del frío ya esperaba para cuando
el porvenir no fuese nada más
que el amor de dos viejos a un fantasma.
Joan Margarit



fotografia: C. Icaria

Enlaces:

Ser vell

Paco Cano fotógrafo taurino


Paco Cano


"Sigo levantándome por las mañanas, miro para arriba y digo, ¡gracias Jefe, un día más!"


 





Paco Cano Lorenza "Canito" Reportero gráfico valenciano, especializado en fotografía taurina ha cumplido 100 años  (18 de diciembre de 1912) y continua en activo.

Francisco Cano Lorenza nace en Alicante, en el barrio de la Goteta , el 18 de diciembre de 1912. Es hijo de Vicente Cano, que actuó de novillero con el apodo "Rejillas”.

A los 17 años, Cano prueba fortuna como boxeador, dentro del peso mosca. Cuando llevaba dos años preparándose para ir a boxear en Barcelona, su padre le dijo que no volviera si no era con el cinturón de campeón y decidió no ir.


Pepe Bienvenida
Mi padre era torero en Alicante y con 13 añitos empecé y fui torero profesional porque el carné me lo dio Marcial Lalanda, que no es poco” dice con gran satisfacción Cano. Debuta como sobresaliente junto a las novilleras hermanas Palmeño. Interviene en algún festejo en Orihuela, en Alicante, sufre su primera cornada...

Paco Cano y Dominguin
Durante la guerra vive en Madrid, lo acoge su gran amigo Gonzalo Guerra Banderas, que le introduce en el mundo de la fotografía; es ayudante de laboratorio en una fábrica de cosméticos y sigue intentando ser torero. Utiliza primero una máquina Brownie; luego, una Leica, a la que acopla un tubo, a modo de objetivo. No pocos se burlan de este "torero-fotógrafo". Pero él tiene la ventaja de que conoce las dos técnicas: sabe captar el momento adecuado, en el que brilla el arte o se produce el percance... Poco a poco, le van encargando reportajes los maestros: Domingo Ortega, Pepe Luis Vázquez, Luis Miguel Dominguín, Manolete, JulioAparicio,


Manolete



 Más adelante, colaborará Cano con publicaciones como ABC, Marca, El Ruedo, Aplausos... Pero ha sido básicamente lo que en la profesión se llama un freelance, de acuerdo con su temperamento: “A mí me gustaba la independencia, la libertad”, afirma el fotógrafo.


Quizá el punto neurálgico de su trayectoria ocurrió aquel fatídico 28 de agosto de 1947, cuando "Islero", de Miura, terminó con la vida de Manolete. Es el único reportero gráfico que está en Linares la tarde trágica y que hace un reportaje de la cogida y la muerte de Manolete. Las imágenes que tomó Cano aquella tarde y la madrugada siguiente dieron la vuelta al mundo.

Aquella tarde elevó su nombre a la esfera del reconocimiento internacional, pero él se niega a reducir su trabajo a un instante de muerte. "Yo ya tenía una categoría", defiende



Antonio Ordoñez y Orson Wells



Ava Gadner
Cano y Charlton Heston


Después de más de seis décadas como profesional, su archivo fotográfico posee, sin duda, una riqueza excepcional. “Belmonte, de El Gallo, Ava Gadner, Sofía Loren, Lola Flores y Manolo Caracol, Orson Wells, Heminway, Manolete, Gary Cooper y los Dominguinez y Ordoñez son algunos de los personajes más conocidos que he fotografiado” cuenta Francisco Cano.

Chamaco y Ava Gadner
 
Cano y Heminway






El Gallo
Hoy Cano sigue viajando de ruedo en ruedo para seguir captando instantáneas del arte taurino que tanto le fascina. Su trayectoria comenzó a los 30 años, y hoy sigue en activo, acumulando 70 años de profesión y 100 años a las espaldas.



Paquirri
Decano de los fotógrafos taurinos, que ha sabido expresar la plasticidad de la tauromaquia un arte basado en el movimiento, que nace y muere delante de nosotros. Ése es, por otro lado, uno de sus grandes atractivos: como el teatro, siempre en vivo y en directo, pero que captado en un fotograma, en un instante preciso eleva a inmortal un arte efímero.

Antes de que las cámaras de cine alcanzaran el nivel técnico actual, la historia de la tauromaquia hay que buscarla en las cámaras de los fotógrafos, a la vez que en las crónicas de periodistas y revisteros. Muchos de estos fotógrafos eran grandes artistas. En el siglo XX, por ejemplo, Calvache, Alfonso, Kaulak, Baldomero, Cervera... Después de la guerra, Aguayo, Santos Yubero, Finezas, Arjona, Arenas, Zarco, Cuevas, Botán...

A esa ilustre familia artística pertenece el fotógrafo Paco Cano.

Ahora, con cien años de vida, asegura que todo ha pasado muy rápido, se me ha hecho muy corto; y afirma:Siento al de arriba decirme: ¡Cano, prepárate! Pero yo creo que voy a durar cinco o seis años más. De momento, sigo levantándome por las mañanas, miro para arriba y digo, ¡gracias Jefe, un día más! Y así seguiré hasta el final”.

 
Fuentes: