Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

viernes, 4 de mayo de 2018

PSICÓPUTA - Marisol Galdón



Me importa una mierda lo que pienses sobre mí o que mi rollo corte el tuyo. Ésta es mi historia. La historia que, por fin, me he decidido a perpetrar. Si eso altera o no tu sensibilidad me la suda por completo. Si no estás preparado para afrontarlo, allá tú. Yo ya te he avisado. Ahora, dos cosas, y más vale que prestes atención porque sólo te lo diré una vez: primera, si no lo tienes claro, aún estás a tiempo de retirarte; luego será inevitablemente tarde y deberás atenerte a las consecuencias. Y segunda, aquí la que lleva la batuta soy yo. ¿Lo has entendido? Bien, cuanto antes te quede claro, mejor. Y cuando eso suceda, más vale que no se te olvide: yo soy quien dicta las reglas.
          Lo siento, pequeña, pero esto es algo entre ellos y yo. Aunque no me importa en absoluto que sigas ahí. De hecho, lo que más me pone es hacérmelo con tías como tú... Mira, ¿sabes qué? Sí, quédate, puede que aprendas algo que te sea muy útil en el futuro, o en el presente, ¿quién sabe?
          En cuanto a ti, soplapollas, te diré, para empezar, que me pasé mucho tiempo intentando condescender con tipos como tú, tratando de ser razonable. Y lo peor de todo es que, en una época ya remota, hasta me esforcé por gustaros, por complaceros. Era capaz de hacer cualquier cosa con tal de conseguirlo. Oh, sí. Tan ciega estaba que mi objetivo principal siempre pasaba por obtener vuestra aprobación. Vuestra asquerosa e insignificante aprobación, ¿te imaginas? ¿Y para qué? Pues para acabar sometida a vuestros caprichos y mentiras. Siempre pendiente de las estúpidas valoraciones de tipos como tú, que no tenéis agallas para afrontar vuestra propia miseria. Me dais asco. Sí, tú también. No eres más que otro cobarde, parapetado tras la armadura de tu falsa seguridad. ¡Ja! Me río yo de tu seguridad, de tu virilidad decadente, de tus imposiciones absurdas y de tus cochinas mentiras. No sois más que un atajo de cretinos vulnerables, embusteros y retorcidos, dispuestos a traicionarme, traicionarnos, a la primera de cambio.
          Pero en lo que a mí respecta eso se acabó. Ya no me la vas a pegar más. Ahora soy yo quien manda. Y deberás obedecerme si no quieres lamentarlo. Soy capaz de todo con tal de darte una auténtica lección. Pienso llegar hasta el final. Y, escúchame bien, nadie, ¿me has entendido? ¡Nadie me lo va a impedir! Al fin y al cabo, ¿qué significa la vida de un mediocre más o menos? La vida es un valor que hay que saber ganarse y ya estoy más que harta de contemplar cómo desperdiciáis las vuestras impunemente. No estoy dispuesta a consentir que me arrastres por el lodo de tu incompetencia, directa al asqueroso hoyo de tu perdición. A partir de ahora, eso va a cambiar. ¡Voy a por ti!
          Oh, vamos, no pongas esa cara... Por ahora, no tienes de qué preocuparte. Todavía no ha llegado tu hora. Tranquilo, las cosas bien hechas llevan su tiempo. Claro que tú no tienes ni la más puta idea de lo que eso significa, ¿verdad? No eres más que un chapucero de mierda, como todos. Dispuesto a fingir que te intereso, a cambio de un buen polvo. ¡Salido hipócrita! Pues para tu información, te diré que, por el momento, me limito a observar. Hay overbooking de capullos a mi alrededor. Lo que ocurre es que no me sirve uno cualquiera. Quiero seleccionar bien a mis víctimas. Esa fase del proyecto no es tan aburrida como pensaba y me recrearé en ella tanto como me dé la gana.
          ¿Te gusta este carmín oscuro? Pues claro... ¿Cómo no te va a gustar? ¡Si sois todos iguales! Resulta tan fácil dar en la diana de vuestra debilidad, que siempre es la misma, sea cual sea vuestra condición. ¡Qué vulgares! Da igual que seáis listos o tontos, ricos o pobres, guapos o feos... Eso es lo de menos. La debilidad, esa debilidad tan babosa y decadente, es un rasgo común a todos. Está tirado poneros cachondos... Son escasas, muy escasas, las excepciones de los que no permiten que la bragueta interfiera en sus decisiones. Tan escasas que son casi inexistentes. Los demás, o sea, todos vosotros, tarde o temprano, sucumbís a los encantos de la primera idiota guarrona que se ponga a tiro. ¡Qué patéticos, por favor! ¡Dais pena! Te puedo asegurar que si algo no soy yo es idiota, mi tiempo es muy valioso y no pienso desperdiciarlo con cualquier gilipollas. En la cruzada que me he propuesto llevar a cabo, tan sólo tiene cabida un grupo muy selecto de hombres. ¿Has oído? ¡Hombres capaces de seducir a una mujer como yo! Dispuesta a dejarse seducir, claro... A mí, lo de seducir me resulta tan aburrido... Todo pasa por hacerte creer que eres tú quien lleva la iniciativa, eso halaga tu vanidad. ¡Vuestra vacua vanidad! Es entonces cuando te relajas y puedo hacer contigo lo que se me antoje. ¡Y vaya si lo voy a hacer!
          Como puedes comprobar, la naturaleza me ha dotado de un cuerpo muy a propósito para despertar el gozo. Un cuerpo de esos que tanto te gustan, ¿lo ves? Delgado pero con curvas, con un culo apretadito y un buen par de grandes tetas... ¿Has visto cómo son, mi amor? ¡Mira, mira cómo me las toco..! Así... así... Huumm, cómo se endurece mi pezón... ¿Te gustaría tocarlas, eh? Apuesto a que te mueres de ganas de pegarles un buen sobón... Sube, sube un poco más arriba hasta mi boca. Lo sé, es carnosa y sensual... Como todo mi cuerpo. Humm, tengo los labios un poco resecos... Mi lengua lo soluciona rápido, restregándose en ellos... Sí, es una boca que siempre os atrae. Soy capaz de hacer con ella muchas diabluras que te proporcionan placer. Sólo con que pasee, lentamente, la lengua por mis labios... así... ya te resulta excitante. ¿A que sí? Claro que no tanto como si me introduzco un dedo en la boca y lo chupo con ganas, frotando mi lengua, que no cesa de moverse, por toda su superficie... Y lo meto cada vez más adentro... Y lo saco... Y lo vuelvo a meter... Y lo vuelvo a sacar... Sin dejar de lamerlo... ¡Así! ¡Así! ¡Hummm, qué rico está! ¿Lo ves? Ay, sois tan simples. Está tirado excitar a memos como tú.
Marisol Galdón
PSICÓPUTA 2018


Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios. En breve serán publicados