Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

domingo, 18 de junio de 2017

Iván Fandiño, el torero vasco


Iván Fandiño Barros ha fallecido a los 36 años de edad víctima de una cornada de 15 centímetros, que afectó a órganos vitales, en la ciudad francesa de Aire SurL’Sdour
El toro empitonó de forma violenta a Iván hundiéndole por el costado. La extensión y gravedad de la cogida hicieron que el equipo médico tomara la decisión de trasladarlo al hospital donde nada pudieron hacer por su vida

Iván Fandiño nació en Orduña, Bizkaia, en 1980, es matador de toros desde el año 2005. Ha tenido una intensa y dura trayectoria como torero, siempre apoderado por su fiel amigo Nestor García, plantearon su carrera a la antigua usanza: torero y apoderado independientes que basan el éxito de su temporada en el triunfo de cada tarde. Torero artista pero con gran valor, serio, consciente del drama del toreo.

Iván Fandiño era el único torero vasco en activo. De carácter serio y hombre de pocas palabras, se abrió paso en la profesión a base de valor y una técnica bien aprendida. Sin tradición taurina en su familia, llegó a destacar como pelotari cuando aún era un adolescente, pero pudo más su afición a los toros. Se vistió de luces por vez primera en Llodio en 1999, y debutó con picadores en su pueblo natal en 2002. Cortó una oreja en su presentación en Madrid, el 12 de septiembre de 2004, casi un año antes de que tomara la alternativa en Bilbao el 25 de agosto de 2005, con El Juli como padrino y Salvador Vega como testigo.

En cada tarde parecía torear siempre hacia adentro para poder sacar todo el arte que llevaba hacia afuera, sin alharacas y sin aspavientos. Triunfador en Madrid y en su Bilbao natal llevaba años viviendo en Guadalajara, donde sus triunfos, su participación en la promoción de la fiesta con los más pequeños y su generosidad con todos los que trataba le convirtieron en un admirado alcarreño más.

Confirmó en Las Ventas en 2009, y, un par de temporadas después, comenzó la remontada en todas las ferias importantes. En 2011, hizo el paseíllo en Madrid en cuatro ocasiones, cortó cuatro orejas y fue declarado triunfador de la feria de San Isidro.

En 2013, fue premiado como autor de la mejor faena del ciclo madrileño ante un toro de Parladé, que le infirió una fuerte cornada en la suerte suprema, y al año siguiente abrió la Puerta Grande el 13 de mayo tras cortar las dos orejas a otro toro de esa misma ganadería. Un gran torero que tocó la gloria del éxito con la yema de los dedos, y desde hace un par de años atravesaba una etapa de ostracismo de la que no ha podido salir a pesar de sus intensos esfuerzos.

Iván Fandiño vivió hasta 2015 sus años de grandeza, en los que se convirtió en un torero imprescindible en todas las ferias y triunfador en muchas de ellas.
El momento culminante de su vida torera lo vivió el 29 de marzo de 2015, cuando se encerró en solitario en la plaza de Las Ventas con seis toros de las llamadas ganaderías duras: Partido de Resina, Adolfo Martín, Cebada Gago, José Escolar, Victorino Martín y Palha. Colgó el cartel de no hay billetes, y protagonizó la página más brillante de su carrera taurina y una tarde para la historia de la tauromaquia.
No triunfó porque los toros no se le permitieron, pero se marchó de la plaza con paso firme y convencido de que había realizado una de las grandes gestas de la fiesta de los toros.

Una faceta poco conocida del vasco Iván Fandiño,  ha seguido la estela de diestros como Enrique Ponce o Jesulín de Ubrique y se ha metido un estudio para grabar la canción Capote y muleta. de la cantante jiennense Raquel Morey.
Aunque es el primer disco que graba, no es la primera incursión del diestro de Orduña en el mundo de la música, ya que en diciembre grabó un videoclip en la plaza de toros de Bilbao junto a la modelo Elena Ibarbia, interpretando el tema Maritxu para felicitar las fiestas navideñas.

Ahora, por los misteriosos azares del destino, el torero vizcaíno descansa en paz tras una mortal cornada en una plaza francesa. . El torero resbaló al intentar hacer un quite a un toro de su compañero Juan del Álamo, cayó al suelo y allí el astado, perteneciente a la ganadería española de Baltasar Ibán, lo corneó en el costado derecho. Inmediatamente, fue trasladado a un hospital de Mont de Marsan, donde los facultativos no pudieron hacer nada por salvarle la vida. De todos modos, los facultativos no quisieron confirmar la noticia y remitieron a un próximo parte médico.

Iván Fandiño había cortado una oreja en su primer toro, y actuaba junto al citadoJuan del Álamo y el torero francés Thomas Duffau.

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios. En breve serán publicados