Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

martes, 2 de agosto de 2016

Frank Evans, el británico Torero de "vocación e inglés cien por cien"

Frank Evans, 'El Inglés', el británico más taurino de la historia

Nacido en la ciudad británica de Salford el 18 de agosto de 1942, Evans representa el claro ejemplo de que el toreo no posee fronteras, que no es necesaria una herencia familiar previa, ni haber nacido en un país con tradición taurina, para que por sus venas corra una afición única y maravillosa de la que se desprenden un torrente de emociones indescriptibles.

Después de leer una biografía de su compatriota Vincent Hitchcock, novillero de origen irlandés de mediados del siglo XX, "El Inglés" comenzó a sentir "un gusanillo" que se apoderó de él cuando, al acudir a una boda en España, fue a ver "en directo" una corrida del Corpus de Granada.

Evans no cesó desde entonces de viajar a España para ahondar en su afición, tanto es así que en 1964 se matriculó en una escuela de Valencia con el objetivo de "convertirse en profesional".

Después de muchos años como novillero "El Inglés" vio en 1991 cumplido el sueño de la alternativa con 48 años. En en la localidad ciudadrealeña de Chillón en presencia de los hermanos Vicente Ruiz "Soro" y AntonioRuiz "Soro II", que actuaron como padrino y testigo, respectivamente.

Aquel día se escribió una página de oro en la historia del toreo, pues Evans se convirtió en el primer británico de nacimiento en doctorarse como matador de toros.

A partir de su doctorado, Evans no ha vivido solo de los ruedos, se ha dedicado a otros negocios íntimamente ligados también con España como "el de la exportación de vinos de La Rioja, y de frutas y hortalizas del Levante a Inglaterra", como ha puntualizado.

En 2005 sufrió una grave lesión de rodilla que le obligó a apartarse de los ruedos pero, lejos de ser su adiós definitivo, su amor y devoción por la profesión hizo que reapareciera cuatro años después, en 2009, en Benalmádena(Málaga).
Frank Evans y Saul Jimenez

Desde entonces, y a pesar de su avanzada edad, nunca ha cesado de entrar y de seguir soñando el toreo, emulando quizás a su gran ídolo, Paco Ojeda,

Con dos rodillas de titanio, una de jugar al rugby, y un cuádruple bypass, no deja de soñar con completar su faena perfecta. Y es que los románticos nunca dicen adiós. Por eso tambien que quiso celebrar en los ruedos, con todo el lujo el 25 aniversario de su alternativa.
En el año 2013 a sus 71 años "El Inglés", toreo el festival número 100 de su carrera en Mijas (Málaga)  junto a sus amigos, los matadores de toros retirados Pepe Luis Martín y Francisco José Porras, además del novillero Samuel Ortiz, con novillos de la ganadería de Cebada Gago.
MONTOLIU CON FRANK EVASN ´´EL INGLES´´

Inglaterra es un país con una especial tradición taurina, a parte del matador Frank Evans, Apodado 'El Inglés' Se han conocido otros toreros britanicos: Henry Higgins, que también alcanzó la alternativa en los años 60 gracias a la ayuda económica del mánager de los Beatles, Brian Epstein, pese a criarse y vivir en el Reino Unido, nació en Colombia.

Los otros toreros conocidos en la historia del toreo nacidos en Reino Unido, John O'Hara (finales del siglo XIX), Vincent Charles Hitchcock (principios del XX) no pasaron de novilleros. Actualmente  David White "El Irlandés" es un novillero que tal vez consiga doctorarse.
Vista esta tradición no es de estrañar que en Londres esxista una peña taurina “Club Taurino de Londres”, que también lleva el taurinismo más internacional por bandera.

La influencia Britanica en la tauromaquia nos ayuda a tener otra visión de la fiesta, Frank Evans comenta que para salvar el mal momento de la fiesta habría que quizá introducir la pistola de aire para el descabello porque muchos toreros se pasan de estocadas sin matar a un toro, "y eso no hace afición y menos le gusta a los extranjeros".

P.- ¿Cómo ve el crecimiento del movimiento antitaurino?
R.- Ellos le están enseñando a la gente cómo sufre el toro. Sólo quieren prohibición y la fiesta no es totalmente buena, ni mala. Los taurinos tampoco quieren escuchar a esta gente. La masa que hay entre ambos grupos es la que decidirá si la fiesta sigue o no en el futuro. Creo que hay que pensar en cómo modificarla para que sea aceptable a todo el mundo. El crecimiento del toro en el campo es algo ecológico que nos pone de acuerdo a todos. Pero luego está la plaza.
P.- ¿Qué eliminaría de lo que son los toros en la plaza?
R.- A todo el mundo le gusta una verónica. E igual le resulta interesante lo que pasa con la muleta. Donde hay problemas para el extranjero y el antitaurino está en la suerte de picar al toro, y en su muerte. En 2003 cuando el caso de 'las vacas locas' se mataron toros con pistolas de aire. ¿Por qué volvimos a la espada? Hace poco en Madrid un torero falló con ella varias veces y descabelló veinte veces. Eso ahuyenta a la gente de las plazas.
P.- ¿Me está diciendo que aboga por quitar que se pique a los toros y se les mate en la plaza?
R.- No tengo la influencia. Pero hay gente que sí, dentro del toro, que piensa como yo. Ahora mismo estás obligado a matarlo con la espada.
P.- ¿Sería una manera de salvar la fiesta?
R.- Si los taurinos no cambiamos la fiesta, los antitaurinos la van a quitar. La fiesta está en crisis. Hay graves problemas económicos.
P.- ¿Qué es lo más desagradable que le han dicho por ser matador de toros?
R.- Tuve cartas en casa deseando mi muerte ante un toro y una bomba. Es especialmente duro cuando las cartas se las han hecho llegar a mi madre o mi mujer. Las bombas le llegaron a otras siete personas. Incluidos médicos que experimentaban con animales. Fue hace unos años. Atraparon al tipo que nos la mandó y le cayeron doce años. Si he aceptado que soy torero tengo que aceptar esto pero sufro por los míos. Es como ser político en cierta forma.
P.- ¿En qué momento decidió ser torero?
R.- Mi padre vio toros de cuando estuvo en la guerra en Gibraltar. Luego fue político y ayudó con algunos papeles a emigrantes españoles que llegaron a Salford. Una de las familias aquellas me invitaron a una boda en Granada. Fue en el Corpus. Fui a los toros. Me encantó. Volví a Inglaterra y alguien me regaló la biografía de Vicente Charles, el primer torero inglés. Y pensé, bueno también podemos hacerlo nosotros.
P.- ¿Hay algo en la vida parecido a pegarle un lance a un toro?
R.- Hacer el amor por ejemplo. O un gol en el fútbol. Pero los toros tienen el peligro de que te pueden matar.
Entrevista de FRANCIS MÁRMOL
Málaga, 22/02/2016 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios. En breve serán publicados