Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

jueves, 10 de septiembre de 2015

Queimada

Queimada es una película de 1969. Dirigida por Gillo Pontecorvo y protagonizada entre otros por Marlon Brando y Evaristo Márquez
El argumento de la obra se centra en la situación colonial a mediados del siglo XIX. William Walker (Marlon Brando), agente inglés, es enviado a Queimada, isla imaginaria del Caribe, Su misión es levantar a los esclavos negros contra los portugueses y convencer a los propietarios de las plantaciones de la conveniencia de unirse al levantamiento y beneficiarse del comercio con la Gran Bretaña .

Convence a José Dolores (Evaristo Márquez), un esclavo negro para que lidere la revuelta contra los portugueses. Después de una cruenta guerra consigue la independencia y convertir a Queimada en un país libre gobernado por la gente de la isla.
Poco tiempo después el poder se concentra en manos de los propietarios de las plantaciones, y derrocan al presidente José Dolores que es detenido, acusado de traición y ejecutado.
La anécdota de la obra es una historia conocida y no por ello mil veces repetida a lo largo del tiempo, Los nacionalismos siempre se han servido de las legítimas aspiraciones populares de libertad y justicia, para que al final sea la burguesía quien controle el poder y ponerlo a su servicio, para producirle mayores beneficios.

Actualizando la obra de Pontecorvo, no puedo dejar de imaginar a muchos catalanes honrados como la figura de José Dolores en esta ficción. Ellos luchan por unos valores de libertad, justicia y reconocimiento cultural a los que todo pueblo tiene derecho, pero cuidado que detrás están “los propietarios de las plantaciones” escondidos en las listas, al acecho para imponernos la misma reforma laboral que el PP en España, el recorte en sanidad y educación con la excusa del patriotismo y el sacrificio actual para el bien de las nuevas generaciones.
Muchos pensarán, que este es un peligro conocido al que sabrán en su momento controlar, pero de momento el Presidente Mas se presenta a unas elecciones sin tener que responder por ningún acto de su gobierno de los últimos años (algo imposible en cualquier democracia occidental), sin un programa que comprometa a unas acciones de gobierno futuras y tan solo la promesa de la felicidad futura.


Nos perdemos en la falsa división entre independentistas y unionistas ¿quienes son estos. Quien se define así? Es necesario regresar a situaciones mas conocidas que realmente describen mejor el mundo, dividido entre ricos y pobres, explotadores y explotados. Lugares comunes donde los conceptos e intereses están totalmente claros.

Fuentes:
https://es.wikipedia.org/wiki/Queimada_(pel%C3%ADcula)
http://www.elortiba.org/queimada.html
http://www.amnistiacatalunya.org/edu/pelis/dudh/es/queimada2.html
http://fnpi.org/periodismoyliteratura2014/cronicas/erase-una-vez-marlon-brando-en-cartagena/

2 comentarios:

  1. Es una manera de veure-la película pero es una manera de veure-la, molt pesimista, molt "burgesa" precisament. Hi ha una altra manera de veure-ho i es que en lloc de centrar el mal en el proces s'hauria de centrar en com s'ha portat. Potser les preguntes son unes altres ... ¿Perque en Dolores perd el control sobre el proces? ¿Com les elits perverteixen el seu resultat?

    Potser els procesos han de ser portats per tots i no apartar-se i deixar que altres ho facin. Com va dir en Jefferson: "El preu de la llibertat es la eterna vigilancia" i no ens podem quedar a les barraques dels esclaus MAI.

    ResponderEliminar
  2. La visión de Pontecorvo no es para nada burguesa, en todo caso es una visión marxista de la descolonización. Preguntas por qué Dolores pierde el control del proceso, pues sencillamente porque nunca lo ha tenido, es un simple instrumento en manos del capital, es la burguesía quien tutela el proceso. En el caso de Catalunya es mucho más claro que en el expuesto en la película. Tal vez yo sea pesimista me hago dos preguntas.
    1¿ Por qué salir de un estado democrático que podemos y debemos cambiar entre todos? Contrariamente a lo que nos cuentan nosotros tenemos la posibilidad de cambiar este estado.
    2 Un proceso en el que se involucra la burguesía de forma tan clara en una región mundial dominada por una economía de mercado pienso que pocas o nulas posibilidades de cambio real existen.
    Al final ¿Todo esto para qué?

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios. En breve serán publicados