Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

martes, 29 de noviembre de 2011

Calles y sueños, (Poeta en Nueva York) Federico Garcia Lorca

Calles y sueños
Paisaje de la multitud que vomita
Anochecer en Coney Island

Foto : C. Icaria

Foto : C. Icaria
La mujer gorda venía delante
arrancando las raíces y mojando el pergamino de los tambores;
la mujer gorda
que vuelve del revés los pulpos agonizantes.
La mujer gorda, enemiga de la luna,
corría por las calles y los pisos deshabitados
y dejaba por los rincones pequeñas calaveras de paloma
y levantaba las furias de los banquetes de los siglos últimos
y llamaba al demonio del pan por las colinas del cielo barrido 
y filtraba un ansia de luz en las circulaciones subterráneas.
Son los cementerios, lo sé, son los cementerios
y el dolor de las cocinas enterradas bajo la arena,
son los muertos, los faisanes y las manzanas de otra hora
los que nos empujan en la garganta.



Foto : C. Icaria
Llegaban los rumores de la selva del vómito
con las mujeres vacías, con niños de cera caliente,
con árboles fermentados y camareros incansables
que sirven platos de sal bajo las arpas de la saliva.
Sin remedio, hijo mío, ¡vomita! No hay remedio.
No es el vómito de los húsares sobre los pechos de la prostituta,
ni el vómito del gato que se tragó una rana por descuido.
Son los muertos que arañan con sus manos de tierra
las puertas de pedernal donde se pudren nublos y postres.


La mujer gorda venía delante
con las gentes de los barcos, de las tabernas y de los jardines.
El vómito agitaba delicadamente sus tambores
entre algunas niñas de sangre
que pedían protección a la luna.
¡Ay de mí! ¡Ay de mí! ¡Ay de mi!
Esta mirada mía fue mía, pero ya no es mía,
esta mirada que tiembla desnuda por el alcohol
y despide barcos increíbles
por las anémonas de los muelles.
Me defiendo con esta mirada
que mana de las ondas por donde el alba no se atreve,
yo, poeta sin brazos, perdido
entre la multitud que vomita,
sin caballo efusivo que corte
los espesos musgos de mis sienes.

Pero la mujer gorda seguía delante
y la gente buscaba las farmacias
donde el amargo trópico se fija.
Sólo cuando izaron la bandera y llegaron los primeros canes

la ciudad entera se agolpó en las barandillas del embarcadero.


Federico Garcia Lorca
Foto : C. Icaria








New York, 29 de diciembre de 1929







3 comentarios:

  1. Bonita y bien escogida poesía. Duro poema sobre una realidad que ya vislumbró el poeta.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. perturbador ...y latente...sería interesante ver las expresiones (externes e interna)de la gente cuando lee estos versos...

    anarkhia

    ResponderEliminar
  3. Lorca describía Coney Island como un lugar “dedicado exclusivamente a parques de juegos, títeres y extravagancias. Es, como todo lo de este país, monstruoso”, y “estupendo aunque excesivo”. Y, aun así, son justamente esos excesos tecnológicos y culturales estadounidenses, encarnados por Coney Island, los que dieron lugar a los surreales vuelos de imaginación en la poesía de Lorca. En su “Paisaje de la multitud que vomita", un viaje por la tarde a los parques de diversiones motiva imágenes delirantes que reflejan perfectamente los espectáculos en Coney. Dados sus excesos y sus asombros tecnológicos, Coney Island, donde la cantidad se convertía en una nueva cualidad cultural, estuvo siempre al frente de la vida y la cultura moderna y durante décadas fue una inspiración para la estética avantgardeeuropea.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios. En breve serán publicados